Imágenes de página
PDF

HASTA LA ENTRADA

DEL EJERCITO TRIGARANTÉ.

• OBRA ESCRITA EN ROMA

POR m PABRl álBEES £¡A?0,

di la CompaSía de Jesús. .
PUBLICADA CON NOTAS ¥ SUPLEMENTO

POR EL LICENCIADO

CARLOS MARIA DE BUSTAMANTE.

[graphic][ocr errors]

EL EDITOR.

CUANDO tocaba el último tercio de mi vida y lloraba como una gran desgracia bajar al sepulcro sin dejar á mis conciudadanos una historia completa de lo que habIa ocurrido en esta república durante el gobierno español de trescientos años y diez y siete dias; una feliz casualidad me proporciono la historia autografa del sabio jesuita Andrés Cavo, escrita en Roma, la que poseia el lllmo. &r. D. Joaquin Madrid, obispo ira partibus de Tenagra, que me la franqueo generosamente. Ya tenia noticia de ella desde el año de 1799, comunicada por su hermano el P. Lorenzo Cavo; pero era inferior á la idea que me he formado después de su lectura; habinla escrito y dedicado al Exmo. ayuntamiento de Méjico, de cuya secretaria se le remitieron muehos apuntamientos por mano del Sr. regidor D. Antonio Rodriguez de Velasco, y aun se le habia excitado á escribirla. Efectivamente, correspondio el P. Cavo á este encargo de una manera muy cumplida, y cual solo pudiera un sabio expatriado hasta Roma, que no tenia otro objeto á que consagrarse, que recordaba sin cesar la memoria de su cara patria, y que por un acaso se encontraba alli con los mas sabios jesuitas mejicanos con quienes consulto sus dudas. Por tales causas ha salido la obra mas acabada que pudiera desearse, y que la hará harto recomendable á sus lectores. Hoy, pues, se las presento con el mismo placer que lo haria si estuviera en mis manos poner á los piés del presidentete de la república ocho o doce millones de pesos con que remediara las necesidades que afligen á la nacion; pero ya que no me es dado háceilo asi, le pongo á la vista los medios y arbitrios de que el gobierno español se valio para llevar á esta colonia al grado de poderio, esplendor y arreglo á que no llego ninguna de la otra América, pudiendo decirle, tanto al gobierno corrio al congreso general.... Huno igitur spectemus, hoc propositum sit nobis exemplum. Si queréis tener hacienda copidsa y arreglada, seguid las huellas que os dejaron vuestros mayores. Creo que no es este un pequeño servicio en circunstancias en que todo se ha destruido y nada reparado. El P. Cavo escribio sui historia hasta principios del gobierno del virey marqués de Croix, y no toco, sin duda por politica, el gran sueeso de la expulsion de los padres jesuitas: yo la he tomado desde este periodo, y estoy haciendo los mayores esfuerzos por llenarlo hasta la entrada del ejército trigarante en Méjico: la empresa es ardua, y tanto, que para poderla Ilehar es preciso recorrer mas de ciento cuarenta volúmenes que contiene la correspondencia de los vireyes con el ministerio de Indias de Madrid, sin contar con la que llevaron con el consejo de este nombre. Este suplemento (si logro concluirlo) será un remiendo de jerga echado sobre una capa de púrpura: yo no puedo ladearme junto á este sabio escritor, y mis conciudadanos me dispensarán tamaño atrevimiento, solo por el deseo que tengo de instruirlos de lo que ha pasado en poco mas de medio siglo, y que ahora podrán saber, aunque de una manera imperfecta.

El texto del P. Cavo en nada lo he alterado, su castellano es puro, y su sencillez inimitable; solo he corregido una ú otra palabra que me ha parecido menos castiza y que olia ápatavinismo, porque era imposible dejara de pegársele á un hombre que solo trataba con italianos y no cultivaba el castellano. 1 Ofrezco mis afanes á los buenos mejicanos que han contribuido á la edición de esta obra, y miro en ellos unos verdaderos patriotas, amigos de la gloria de su nación y protectores de su bella literatura. Méjico, 18 de julio de 1836.

Carlos María De BustAmante.

1 Al calce del texto de la historia se leen algunas notas que he puesto para aclararlo y am• pliñcar sus conceptos, que por lo común son tomadas del P. Francisco Javier Alegre, que se ocupaba de escribir la historia de la Compañía cuando ocurrió la expulsión.

STA obra trata de la historia moderna de la ciudad de Méjico. En la del

I A antiguo imperio de los mejicanos,"aun en nuestros dias, se han empleado valientes plumas; pero hasta ahora (á lo menos que yo sepa) ninguno ha emprendido la historia desde la conquista de los españoles de aquella ciudad hasta nuestros tiempos. Desconfío de poder desempeñar asunto tan grave, que seguramente seria superior á mis medianos alcances, si el amor de la patria y las exhortaciones de los amigos no hubieran alentado mi cobardía, para no de. jar sepultados en eterno olvido los monumentos de la primera ciudad del NuevoMundo. El trabajo, á la verdad, es excesivo, debiéndose recorrer el espacio de doscientos cuarenta y cinco años, mucho mas que desde aquellos tiempos Méjico es recomendable por su opulencia, y tanto, que apenas pocas ciudades de Europa la excedían. De la historia eclesiástica de ella no hablaré sino en los puntos que tienen conexión con la civil. A un sugeto desterrado lejos de su patria como yo me hallo, faltan los monumentos de esta parte de la historia: si acaso los adquiriere, me dedicaré á servir á mi nación aun en esto. Juzgo inútil el protestar al principio que contaré los sucesos como los hallo en los monumentos qüe se conservan en los archivos de aquella ciudad ó en los autores que entre los sabios son tenidos por eruditos. La libertad con que escribo es la de un historiador que no sigue partido. Este candor deseo en mis lectores, para que no desaprueben \o que estriba en sólidos fundamentos. Y si como es antigua costumbre de los poetas al principio de sus obras el invocar la Divinidad, lo fuera de los historiadores, con gran contento mió me volvería á Dios, que á Colon cuando buscaba por el Occidente la India Oriental, le deparó un Nuevo-Mundo en que su santo nombre fuera adorado, no solo en espíritu y verdad, sino también con el mayor.

[graphic]
« AnteriorContinuar »