Imágenes de página
PDF
ePub

v ".; HISTORIA

'DEL LUXO,

X DE LAS LEYES SUNTUARIAS

DE ESPAÑA.

PARTE SEGUNDA.

. CAPITULO I.

Del Luxo, y de las Leyes suntuarias de España en tiempo de los Reyes Católicos.

JL odo cedió en España al poder y í la politica de los Reyes Católicos, Don Fernando y Doña Isabel. Los Grandes, cuyos privilegios y encontrados intereses habían sido causa en los tiempos anteriores de continuas turbulencias, se vieron contenidos en el suyo, y reducidas sus preeminencias á justos límites. Él Estado eclesiástico, secular y regular, tuvo una reforma conforme í la mejor disciplina de la Iglesia. Y el Pueblo, estragado con las pasadas guerras, se vio sosegado, y extendido generalmente Tom II. A

por todo el Reyno el respeto á la justicia.

Por otra parte, los apuros del estado, y el exemplo de los Reyes, cuya conducta en el porte y trato de sus personas era la mas severa, (i) estaban continuamente estimulando á sus vasallos á la imitacion. Mas á pesar de todo esto, el luxo continuó en aumento , burlando todos los esfuerzos con que aquellos Reyes procuraron contenerlo. La cronología de las leyes suntuarias de aquel reynado , lejos de manifestar su buen efecto , prueba por el contrario la constante oposicion que habia en los pueblos í obedecerlas , y las invenciones y modas con que procuraba indemnizarse el capricho , y la vanidad de las trabas con que se la intentaba contener.

(i~) Estando en Salamanca S. Fernando,yhabiendoledicho uno que se pastaba mucho en traces, abrió la capa o gabardina que le cabria, y mostrando el jubon , respondia: ¡Ob buen jubon l ¡ que tres pares de mangas me bas gastado! En su mesa era tan parco, que al Almirante de Castilla, su tío, le solia decir: Quedaos á comer con Nos, /í/mirante, que tenemos Polla. En otra ocasion , consultándole en las Cortes de Castilla, y pidiendole que dexase entrar canela y pimienta , que habia empezado á venir á Portugal por su India, respondió: Escusemos esto , que buena especia es el aio. Juicio político de los daños y remedios de qual

fuiera Monarquía , del Señor alafox en el Tom. V. de sus

Obras, Sabido (s lo que respondió la Reyna Católica á Su Confesor el P. Talabera , q: ando la escribió este que el Reyno estaba escandalizado deque hubiese sacado nuevos trages. „ Los trages nuevos, le decia, ,, ni los hubo en mi, ni en „ mis Dama.'; ni aun vestidos „ nuevos, que todo lo que allí ,, vestí habia vestido ¿¡uando „ estabamos en Aragón , y „ aquel mismo me habían vis,, to los Franceses. Solo un „ vestido hice de seda y con „ tres marcos de oro , c mas „ llano que pude , y esta fu* ,, toda mí fiesta: Digo esto „ porque no se hizo cosa nue,, va , ni en que pensasemos „ que habia error. " Hstosia ds S. Gerónimo del P. Siguenzj, ¡ib. a, cap. 3.

„Bien sabedes, dice la Pragmatica expedida „en dos de Septiembre de 15 94, y á todos „es notorio , quánto de poco tiempo á esta „parte todos estados, y procisiones de perdonas , nuestros subditos y naturales se han „desmedido y desordenado en sus ropas é „trages, y guarniciones, y jaeces, no midien„do sus gastos cada uno con su estado , ni „con su manera de vivir; de lo qual ha rebultado , que muchos por cumplir en esto „sus apetitos é presunciones, malbaratan sus ^rentas, é otros venden , empeñan, é gastan „sus bienes é patrimonios, é rentas, vendiendolo, é gastandolo para comprar brocados, ,,é paños de oro tirado , y bordados de filo „de oro, é de plata para se vestir , y aun „para guarnecer sus cavallos é muías , y pa„ra dorar y platear espadas, y espuelas, é ^puñales, é otros jaeces; lo qual es de creer j^que no farian, sino fallasen luego á la ma„no, y en mucha abundancia los dichos broceados , é paños de oro tirado > é bordados „de filo de oro é de plata; de lo qual ha ^resultado , y resulta otro daño universal en „todos nuestros Reynos , ca comunmente estros brocados y paños de oro tirado los traen „á los dichos nuestros Reynos hombres es„trangeros, los quales sacan el oro, y plata j,del precio porque los venden , fuera de nues-«

A:

„tros reyoos. E asi mismo en el dorar, y

„platear sobre hierro, é cobre, é laton se „pierde mucho oro, y mucha plata, sin que „de ello se puedan mas aprovechar. Sobre lo „qual todo á Nos , como £ Rey é Reyna , é „Señores pertenece proveer , y remediar, por „manera que nuestros súbditos no tengan ocasion de usar mal de sus cosas, ni de des„truir ni gastar sus faciendas é rentas en co„sa tan escusada , ni que por esta causa se „saque el oro, y plata de nuestros Reynos, „n¡ gaste en cosa de que despues no se pue„da aprovechar. E como quiera que el remedio de esto redunda en detrimento de nuestras rentas; pero celando, segun somos obligados , el bien comun, é pro y buena orden „de nuestros subditos , y naturales, Nos, con „acuerdo de los Prelados, Cavalleros , y Legrados del nuestro Consejo, mandamos proveer i remediar sobre ello en la manera de „yuso contenida en esta carta , por la qual ^defendemos , y mandamos, que en este ^presente año de la data de esta nuestra careta , y. en los dos años primeros siguientes de ^noventa y cinco, é noventa y seis, ningut,na , ni algunas personas no sean osados de „traer ni meter, ni traigan ni metan i es„ tos nuestros reynos, de fuera de ellos, pa,,nos , ni piezas algunas de brocados , raso, „ ni de pelo , ni de oro ni de plata; ni pa„ ños de oro tirado; ni ropas fechas de co-. „ sa de ello para vender, ni bordados de filo de „ oro é de plata, pública ni secretamente, ni „ por mar ni por tierra: ni sean osados de „ Ío vender, ni trocar : ni bordador , ni sas„ tre, ni juvetero , ni guarnicionero , ni si„ llero, ni otro alguno no sean osados de ,, cortar, ni coser , ni facer cosa alguna de „ las suso dichas de paño nuevo , sopena que ,, qualquier que lo tragere , y el que lo com„ piare , y el que lo vendiere ó trocare cai„ gan é incurran en las penas siguentes. Que „ qualquier que lo tragere y metiere, en es„ tos rey nos, por ese mismo fecho , por la „ primera vez haya perdido é pierda todos los „ paños é piezas de brocado, y de paño, y „ de oro tirado , y bordado de filo de oro ,, ó de plata, ó qualquier cosa dello que asi „ metiere, y tragiere á estos dichos nuestros „ reynos; é qualquiera persona que lo falla— „ re ó lo supiere , lo notifique á la Justicia del „ logar mas cercano donde lo fallare: 6 en n.el logar donde lo fallare, por ante Escri9, bano:é que esta Justicia lo embie á notifi„ car á qualquier nuestro Corregidor, ó Asis,, tente, ó Alcalde de la Cibdad, ó Villa, 6 „ Provincia, ó Merindad de la nuestra Coro„ na Real que mas cerca estoviere, para que j, lo juzgue, é cobre, é aplique para la nues„ tra Cámara la parte que nos pertenece. E „ otrosí, qualquier persona que lo vendiere» „ por la primera vez pierda el precio que por.

« AnteriorContinuar »