Imágenes de página
PDF
[graphic]

íes y dos hembras, todos ygualmente •irtud mas que humana. Y aunque ■s despues, ella ha biuido siempre, tanta honestidad, y gouernado -, que está en duda, qual sea > la religion, ô la justicia, » solamente dignas de -si como la prudencia s, muchos lugares 1 los homicidios :en la modestia ouecho publico, : de tal manera, de justo dominio .a la vna à Monfer, I/le contento y satisfa- es de oluidar la señora , madre d'el señor Guillermo, , honestissima y virtuosissima - justo, prudente y valeroso hijo. Bonisicneys también en la señora Bona Maria ia señora Cicilia de sant George, de quien hablé . día, y en la señora Anna de Prado. Y no poco pueden .er las biudas de la señora Violante de Bentiuogli, auger que fue d'el señor luán Paulo Sforza, hermano d'el Duque Francisco segundo. Y otro tanto, de la señora Morona de Botti, cuyas virtudes he oydo muy largamente loar. Y ambas están adornadas de tantas y tan señaladas, que ha cabido harta parte al señor Mucio y al señor Brogonzo, sus hijos. En este numero están también la señora Amabilia Morona, la señora Leonor Visconte, de Pauia, y otras muchas, que por no ser largo callo, y por boluer à la señora Vittoria, Marquesa de Pescara, y à la señora Verónica Gambara, Condesa de Correggio : que no solamente son espejo de las biudas, ygualmente menospreciô las riquezas y las honrras, con què copia de graues y elegantes palabras se podria bastamente loar? Allende d'esto, aunque biuio cien afios y mas, no dio lugar jamas al pensamiento de boluerse à casar : y llegada à lo vltimo de sus dias, tal quiso que fuesse su sepultura qual auia sido su vida : y hizo que sin titulo ninguno pusiessen su cuerpo junto con el de su marido. Puedesse, sefiora Dorothea, hallar exemplo entre los antiguos ni modernos escritores, que mas deuan imitar las biudas que este ? Vuo jamas muger, ni mas casta, ni mas sincera ? Adonde resplandecen con mas clara luz la vida actiua y la contemplatiua ? Mas ya que las biudas no tienen, ni querrian tener, ocasion de ponerse en riesgo con Holofernes, procuren la vitoria que Iudith alcançô d'el, alcançarla ellas de nuestro aduersario : que es mas fuerte enemigo que Holofernes y atiende continamente à las ofensas de l'alma.

[graphic]

Pero no penseys ' que en nuestros tiempos nos faltan, para las biudas, exemplos de mugeres Illustres y de exemplar y honestissima vida, que muchas ay: de las quales yrè trayendo alguna à la memoria, breuemente y como de passo. Y la primera, que me ocurre, es la sefiora Anna Lanconia, que quedando en su mas florida edad biuda d'el senor Guillermo, Marques de Monferrato, con dos hijas hembras y vno varon, sufrio con tanta paciencia y fortaleza de animo la muerte de su marido y la desdicha de su hijo (que siendo moço de gran valor y de mayor esperança, cayô por desastre de vn cauallo y murio) que ninguna de las mas celebradas y famosas antiguas se le puede anteponer : y lo mesmo hizo, muriendosele la hija mayor. Y assi permitio la benignidad de Dios que aquellas aduersidades, se recompensassen con otro tanto contento : porque la otra hija, que estaua casada con el excelentissimo Federico, Marques de Mantua, tuuo

i. Loores de algunas biudas de nuestro tiempo.

d'el quatro hijos varones y dos hembras, todos ygualmente dotados de valor, y de virtud mas que humana. Y aunque el Marques murio pocos afios despues, ella ha biuido siempre, à imitacion de su madre, con tanta honestidad, y gouernado con tanta prudencia sus subditos, que està en duda, qual sea mas digno de admiracion en ella, ô la religion, ô la justicia, ô la piedad, ô las otras virtudes, no solamente dignas de Princesa, sino de excelente Principe. Y assi como la prudencia de la madré librô, en las guerras passadas, muchos lugares de las armas, de los fuegos, de los robos, de los homicidios y de los estupros de los enemigos, assi tambien la modestia de la hija, procurando siempre el bien y prouecho publico, réconcilié- todos los animos de sus tierras : de tal manera, que cada vno se huelga y goza, debaxo de justo dominio y lleno de paz y sossiego. Y assi, gouierna la vna à Monferrato, y la otra à Mantua, con increyble contento y satisfacion de aquellos pueblos. Tampoco es de oluidar la senora Margarita de sant George, madre d'el sefior Guillermo, Presidente de Monferrato, honestissima y virtuosissima senora, y digna de tan justo, prudente y valeroso hijo. Bonissimo exemplo teneys tambien en la senora Bona Maria Soarda y en la senora Cicilia de sant George, de quien hablè el primer dia.y en la senora Anna de Prado. Y no poco pueden aprender las biudas de la senora Violante de Bentiuogli, muger que fue d'el sefior Iuan Paulo Sforza, hermano d'el Duque Francisco segundo. Y otro tanto, de la senora Morona de Botti, cuyas virtudes he oydo muy largamente loar. Y ambas estan adornadas de tantas y tan sefialadas, que ha cabido harta parte al sefior Mucio y al sefior Brogonzo, sus hijos. En este numero estan tambien la senora Amabilia Morona, la senora Leonor Visconte, de Pauia, y otras muchas, que por no ser largo callo, y por boluer à la senora Vittoria, Marquesa de Pescara, y à la senora Veronica Gambara, Condesa de Correggio : que no solamente son espejo de las biudas, sino dechado y honrra de todas las mugeres. En quien se acabaran nuestras razones, pues no pueden tener fin en mas dignos, ni mas perfetos exemplos. Assi que, señora Dorothea, tienen las biudas muy ancho y espacioso campo, para poder exercitar

la virtud : y su estado es
grato y acepto à Dios,
y muy prouechoso
al mun-
do.

Soli Deo honor & gloria.

TABLA

DE LO QVE EN ESTE DIALOGO
SE CONTIENE.

En El Libro Primero.

Que es muy necessario enseñar buenas costumbres à las mugeres 442

Que para salir perfectos en alguna arte es menester començarla desde niños 443

Que la leche que la niña mamare sea de su propia madre, pudiendoser: y de quanta importancia esto sea. . . 444 Que si la madre no criare su hija, busque con gran cuydado la ama que la ha de criar 446

La partes que an de tener las amas 447 Quales y con quien an de ser los primeros juegos de

las niñas 448

Que delante de las hijas no se ha de hazer acto desho-
nesto, ni dezir palabra fea 449

La manera que se ha de tener para enseñar buenas

costumbres à las niñas 450

Reprehendese la demasiada libertad, que algunos padres

dan à sus hijos 451

En què edad ha de començar la niña à aprender letras,

y los fines à que ha de ser encaminada 452

Dos virtudes que se ha de procurar, que tengan principal-
mente las niñas 452

Labores que las mugeres principales antiguas vsauan:

y las que an ahora de vsar 453

Que las labores de las manos son muy necessarias à

todo estado de mugeres 454

Que las donzellas sepan hazer todas las cosas necessa-
rias de vna casa 455

Que es bien que las mugeres aprendan letras 456

Que todas las mugeres doctas an sido honestas y de

buena vida 458

Exemplos de muchas honestas y doctas 459

Que las letras hazen buenas las mugeres 463

La primera doctrina que an de aprender las hijas. . . 464
Qual ha de ser el maestro de la niña, y como la ha de

enseñar 464

Què estudio ha de ser el de la muger 465

Los libros que las mugeres an de leer 466

Loores de la virginidad, y quales son verdaderas virgenes. 468
Que es indigna de la vida y recibe grandes daños la

donzella que se priua de ser virgen 471

Que en la muger no se requiere otra excelencia sino
castidad 474

REVUE HISPANIQUE. 37

« AnteriorContinuar »