Imágenes de página
PDF
ePub

de agosto último se nos comunicó por el ministerio de Estado, j en que declarando S. M. ser la pretensión de rigorosa justicia, manda que se ponga corriente el cobro en la tesorería mayor, y se auxilie mensualmente á la Academia con proporción á sus necesidades y atenciones.

Al mismo tiempo se practicaban las diligencias convenientes para recoger los documentos justificativos de nuestros crecidos créditos contra la tesorería mayor hasta fines del año de 1809. Y la Academia después de haber satisfecho cumplidamente por su parte con el sagrado deber de atender á su conservación y existencia, y al cuidado del depósito que se le ha confiado, puede ya acudir con mas libertad y desembarazo al desempeño de sus demás funciones, y al objeto ordinario de su instituto, que es ilustrar la historia nacional, purgarla de errores y promoverla con nuevos descubrimientos.

A principios del año tuvo la Academia la honra de presentar el tomo V de sus Memorias por medio de una diputación á SS. MM. y AA., y la satisfacción de hallar la mas benigna acogida en el Rei, quien se dignó informarse por menor de su contenido y asuntos. En él la Academia después de cumplir con su gratitud á la memoria del insigne magistrado que la dirigió tantos años con un acierto igual á su celo y sabiduría, ha derramado nueva luz sobre el delicado asunto de la parte que tuvieron los españoles en las cruzadas de Oriente , y del influjo de estas en el comercio y navegación de nuestros mayores. Como encargada del oficio de cronista mayor de Indias, ha ilustrado la historia de aquellas regiones en el punto de las apariciones y culto de nuestra Señora de Guadalupe de Méjico, de un modo que satisface á un mismo tiempo á la religiosidad de los naturales y á lo que exige la austera verdad. En la memoria sobre las monedas arábigas acuñadas en España por los príncipes mahometanos, se han comunicado al público especies tan importantes como desconocidas acerca de este obscuro é intrincado asunto. El origen del condado de Rivagorza y el catálogo de sus gefes hasta su incorporación en el reino del Pirineo, tratado con novedad y juiciosa crítica, desata infinitas dificultades de nuestra historia y la enlaza con la de .la nación francesa, dando luz á una y otra. Y finalmente las eruditas y oportunas noticias de la Memoria sobre diversiones públicas, la belleza de su estilo, sus ideas nobles, generosas, animadas del patriotismo mas puro , aseguran mas y la merecida celebridad de su autor. El público ha hecho justicia al tomo V de las Memorias académicas, recibiéndolo con estimación y aprecio; y ¿como pudiera ser de otro modo, tratándose de un libro que además de su mérito esencial, empieza con el nombre de Camjpomanes y acaba por el de Jovellanos7.

Enmédio de las dificultades de todas clases que tuvo que vencer la Academia para dar á luz el tomo V de sus Memorias, preparaba ya desde entonces y continua preparando en la actualidad materiales abundantes para la continuación. El discurso de nuestro decano el Sr. D. José de Vargas y Ponce sobre las fiestas de toros; el del Sr. D. Juan Sans de Barutell sobre el incierto origen de las barras en el escudo real de Aragón; los orígenes del monacato en la península por el Sr. D. Antonio de Siles; la vida del célebre arquitecto Juan de Herrera por el Sr. D. Juan Agustín Cean Bermudez; el sumario de los monumentos romanos relativos á las bellas artes que se conservan en España, escrito por el mismo; la colección de lápidas é inscripciones antiguas del reino de Valencia por nuestro difunto individuo el Excmo. Sr. Príncipe Pió; la introducción y nuevas ilustraciones á la España antigua del geógrafo Tolomeo por el Sr. D. Ambrosio Ruibamba; todas estas producciones y frutos de la doctrina, laboriosidad y crítica de sus autores, aguardan, entre otros escritos de menor extensión, el puesto que la Academia tenga á bien señalarles en los tomos succesivos de sus Memorias.

No se ha ceñido á esto solo la atención del cuerpo. Encargado por reales órdenes de la edición de las obras del Rei D. Alonso el Sabio, publicó en 1807 las famosas Partidas, consultando gran cantidad de códices antiguos y autorizados, sin perdonar trabajo ni diligencia para ajustarías con la mas escrupulosa puntualidad al texto original y primitivo. Pero la aprobación que la nueva edición habia merecido de los inteligentes, y su decidida superioridad sobre todas las que le habían precedido, no alcanzá

ban á llenar enteramente los deseos de la Academia. Faltaba para que se sacase de sus tareas todo el fruto á que debia aspirarse, que el Gobierno autorizase la edición para los usos del foro, de que la excluía el privilegio concedido á la del licenciado Gregorio López desde que se publicó á fines del reinado de Carlos V. Años ha que habíamos entablado esta justa solicitud, á que finalmente se ha dignado acceder S. M. en virtud de la consulta hecha por una junta de sabios é ilustrados ministros del Consejo real, que en ella dieron el mas honroso testimonio del celo , laboriosidad é inteligencia con que habia procedido la Academia , declarando su edición como la mas correcta de cuantas se han dado á luz hasta ahora.;

En la serie de las obras legales del Rei D. Alonso, la Academia ha creído que á la edición de las Partidas debe seguir la del Fuero real y la del Espejo de los fueros, obras ambas del mismo Monarca. El primero de estos códigos se dio á título de fuero municipal á muchas ciudades y pueblos de los reinos de Castilla, con el objeto de que desterrada la multitud de fueros particulares y cartas-pueblas, incoherentes unas con otras, por donde antes se gobernaban , se fuese uniformando la legislación, y se dispusiesen los animes para recibir sin dificultad ni contradicción las leyes de las Partidas, con que se pensaba coronar empresa tan importante. El Espejo de los fueros, libro citado con aprecio y respeto por nuestros antiguos jurisconsultos, habia desaparecido en estos últimos tiempos de las librerías y colecciones de los literatos. Ignorábase absolutamente la existencia de ninguno de sus ejemplares , cuando la diligente actividad de la Academia lo descubrió en el precioso depósito de papeles de la ilustrísima casa de los duques del Infantado; y su poseedor actual, individuo nuestro honorario, lo franqueó generosamente para que se copiase. La falta de otros ejemplares excusa de cotejos y reconocimientos; y el trabajo de la edición se reduce á publicar con puntualidad y exactitud el único texto que se ha descubierto. No sucede lo mismo con el Fuero real, de que se ha hecho una y otra edición, y de que se encuentran muchas copias manuscritas mas ó menos recomendables. El Rei D. Alonso concedió este fuero á muchas ciudades, en cuyos archivos debieran hallarse ejemplares coetáneos y autorizados, si la ordinaria negligencia délos cuerpos municipales ú otras causas involuntarias no hubiesen privado de ellos á la posteridad. Sin embargo no han sido del todo inútiles los esfuerzos y diligencias que ha hecho la Academia en busca de códices antiguos del Fuero real. Los ha encontrado en la Biblioteca real de esta corte, en la de S. Lorenzo del Escorial, en la de la santa iglesia de Toledo: y gracias á la protección que nos ha dispensado el supremo Gobierno, á las órdenes que ha comunicado para que se nos franqueen los códices , y á la buena voluntad con que se han prestado á ello los dueños y gefes respectivos de los establecimientos, se ha logrado reunir varios ejemplares apreciables, que servirán de mucho auxilio para llevar adelante la empresa. La Academia celosa de su buen nombre, todavía no ha crejd.o tener el aparato bastante para desempeñarla dignamente. En Niebla, Cádiz, Córdoba, Cuenca, Valladolid, Simancas , Sahagun, Ocaña y Burgos se han hecho ó hacen diligencias para hallar nuevos códices, y ponerse en estado de dar una edición del Fuero real que no desdiga de la de las Partidas.

Para la formación del Diccionario histórico -geográfico de Galicia, hai nombrada una comisión, y se han reunido abundantes materiales, entre otros los apuntamientos y manuscritos que legaron á la Academia sus-individuos el Sr. D. José Cornide, secretario que fué del cuerpo, y el P. Mro. Fr. Juan Sobréira, abad del monasterio de Sopetran. Pero el trabajo que está mas adelantado, es la colección de los historiadores primitivos de Indias. En la noticia histórica del año de 1817 se explicó con extensión el plan de este proyecto literario, que ha concebido la Academia en desempeño de su oficio de cronista mayor de las posesiones de Ultramar , para ilustrar la historia de aquellas vastas regiones, teatro de los succesos mas importantes de los tiempos modernos, y del valor y hazañas con que los españoles emularon y aun obscurecieron las de las naciones mas célebres de la antigüedad. Entre la inmensa copia de materiales que la Academia tiene á su disposición para formar una compilación de tanta entidad , ha empezado por examinar y disponer para la imprenta la crónica inédita del descubrimiento y primeros succesos de Indias por el célebre obispo de Chiapa D. Bartolomé de las Casas; la cual por las circunstancias personales de su autor que fué testigo de lo que escribe , y la clase de reputación que ls tiene grangeada su Relación de la destrucción de las Indias, debe excitar y excitará sin duda mui particularmente la curiosidad de nacionales y extrangeros. La Academia posee el original mismo firmado por el obispo Casas, quien lo legó á su colegio de S. Gregorio de Valladolid con el encargo de que no se publicase hasta pasados cuarenta años después de su fallecimiento. La copia que ha de servir para la impresión , y fué presentada á la Academia por el Sr. D. Antonio Uguina, tesorero de los Sermos. Sref. Infantes, está ya cotejada cuidadosamente y ajustada al original; se han recogido noticias bibliográficas de su autor para ilustrar y amenizar la edición; y solo falta que el estado de los intereses del cuerpo le permita atender con desahogo 3 este asunto , y comunicar al público hs preciosidades que posee en el ramo de nuestra historia ultramarina. Entretanto no olvida el cuidado que le prescriben sus estatutos de trabajar en la incesante adquisición de materiales históricos, para preparar sus tareas sucesivas. Sin hablar de las inscripciones, monedas y monumentos de este género, de que se hará mención en su lugar, el Sr. D. Manuel Cesáreo del Castillo, individuo correspondiente, ha remitido las descripciones de los pueblos de las Rebolledas, Marmellar de arriba, Marmellar de abajo, Lodoso, Mansilla, Miñón, Zumel y Güérmeces, con algunos apuntamientos históricos relativos á los mismos pueblos. D. José Cabeda, académico de igual clase, nos ha remitido la descripción geográfica del concejo de Villaviciosa en Asturias con varias noticias particulares, una idea de la historia natural del país y un mapa mui circunstanciado del terreno. Por donación del Sr. director adquirió la Academia una descripción anónima de la ciudad de Tortosa y de su estado político é industrial, escrita por los años de 1800. El Sr. D. Felipe Bausa nuestro individuo supernumerario, presentó los apuntamientos que poseía sobre diferentes antigüedades de España. El Sr. D. Tomás González, académico correspondiente, cuyo celo por los progresos de nuestra historia y cuyo amor al cuerpo tenemos bien experimentado, ha remitido por el conducto de la secretaría de Estado muchos documentos pertenecientes á nuestra historia de fines del siglo XV y principios del XVI, entre ellos nueve cartas orí

« AnteriorContinuar »