Imágenes de página
PDF
ePub

ras se interrumpió por las turbaciones y acontecimientos que son notorios, pero volvió d continuar luego que restablecida la tranquilidad pudo la Academia anudar el hilo de sus ocupaciones ordinarias. Oyó entonces las ilustraciones que restaban, y creyó conveniente que se imprimiesen todas junto con el elogio, tanto porque le sirven de pruebas , como por lo que contribuyen al mayor conocimiento de los succesos de aquel tiempo, sea rectificando y corrigiendo errores comunes, sea publicando noticias y documentos ignorados hasta ahora.

Fijadas en la I ilustración las opiniones, antes inciertas , acerca del lugar y fecha del nacimiento de la Reina Doña Isabel, en la II se refiere circunstanciadamente la historia de su casamiento con el Rei D. Fernando, sacándola de la confusión y obscuridad en que antes la han tenido las crónicas: se corrige la equivocación con que generalmente se señala el dia de la boda; se refieren con novedad las consecuencias y ruidosas alternativas que produjo este enlace en la corte del Rei D. Enrique, hermano de Doña Isabel; y se desentraña la cuestión acerca de la dispensa pontificia para el matrimonio de los Reyes católicos y de la. que apenas hablan los historiadores.

En la III ilustración se describe el estado interior de Castilla antes de que empezase Doña Isabel d reinar; y se inserta éilustra con notas la carta que Fernando de Pulgar, secretario del Rei D. Enrique, escribía sobre este asunto d su amigo el obispo de Coria dfines del año de 1473-

En la ilustración IV se trata de la hermandad establecida por los Reyes católicos: se indican los fines de su institución ,y se muestra la diversidad que habia entre ella y las anteriores hermandades de Castilla.

En la V se describe el desorden y desconcierto del patrimonio real en tiempo del Rei D. Enrique IV, y su restauración por Doña Isabel. Con esta ocasión se dd noticia del libro, apenas conocido hasta el presente, de las Declaratorias de Toledo; y se incluyen una lista de los principales personages comprendidos en la reforma, y una relación comparativa de las rentas de la corona en los reinados de D. Enrique III, D. luán II, D. Enrique IVy Doña Isabel, acompañando con respecto d este último los estados de los años 14.77, J^2 y IS°4^ 1ue existen en el archivo de Simancas.

La ilustración VI contiene varios apuntamientos sobre los progresos que hizo en este reinado el arte de la guerra; se cuentan las novedades introducidas en sus diversos ramos, y se manifiesta la relación y correspondencia entre los sistemas militar y político que se adoptaron por aquel tiempo. A. continuación se refiere el establecimiento de la guardia personal de los Reyes después de la muerte de Doña Isabel y se dan noticias acerca de su primer capitán Gonzalo de Ayora y de sus inmediatos succesores en este cargo.

En la VII se recopilan algunas acciones de los moros granadinos , las cuales los califican de enemigos dignos de los castellanos, y hacen ver que entre ellos solían hallarse las prendas de valor y virtud que les niega la preocupación del vulgo.

En la ilustración VIII se hallan reunidas diferentes particularidades y anécdotas, algunas de ellas poco sabidas, por donde puede juzgarse del carácter personal cíe la Reina Doña Isabel y de la prudente mezcla de entereza y dulzura con que dirigió sus operaciones gubernativas y consiguió las reformas que hizo en el estado político de Castilla.

las colecciones de leyes que se formaron y publicaron durante su gobierno, son el objeto de la ilustración IX, en la cual se pone d la vista el progreso de sus ideas en esta importante materia , se demuestra la autoridad legal que tuvieron las Ordenanzas de Alonso de Montalvo, se describe la colección de Juan Ramírez , que no conocieron ó conocieron mal los historiadores de nuestra jurisprudencia, y se refieren los pasos por donde llegó últimamente d formarse la Recopilación de leyes del reino.

la ilustración X se reduce d la noticia y descripción de las Quincuagenas ó diálogos historiales de Gonzalo Fernandez de Oviedo: obra de suma utilidad para conocer los succesos de este reinado, pero absolutamente ignorada de nuestros bibliógrafos y literatos.

En la ilustración XI se trata del influjo que el gobierno de la Reina Doña Isabel tuvo en la prosperidad nacional de su tiempo y de los siguientes. Se inserta un catalogo cronológico de sus providencias ción y comercio, y se discurre acerca de los progresos que hicieron en su tiempo la civilización y la población del reino. En seguida se habla del descubrimiento del nuevo mundo} y de los errores que después del fallecimiento de Doña Isabel se cometieron en la gobernación y comercio de aquellos países y ;finalmente se describe y censura el sistema económico que se siguió en el reinado de Carlos V, cuyos funestos extravíos arruinaron los elementos de la riqueza de Castilla.

El lujo de las fiestas y espectáculos en el siglo XV; la reforma que de él hizo la Reina, autorizándola con el ejemplo de su moderación y parsimonia personal; el resumen de sus leyes suntuarias; la renovación de la profusión antigua y de los abusos después de su muerte; y la inutilidad de las quejas que sobre esto dirigieron los castellanos al Emperador , son el asunto de la ilustración XII: la cual concluye con algunos documentos inéditos en que se describen las fiestas celebradas en la corte de Doña Isabel, y otros acerca de sus joyas y de los regalos que se hicieron d su nuera Doña Margarita y d su hija Doña Maria, cuando casaron la primera con el príncipe D. Juan de Castilla y la segunda con el Reí D. Manuel de Portugal.

En la ilustración XIII se ponen las dos cartas de la Reina Doña Isabel d su confesor D. Fr. Hernando de Talavera) corregido con la mayor escrupu-. losidad el texto y libre de los defectos y equivocado

nes con que hasta aquí se ha publicado. Se añade la carta, recientemente descubierta , de Fr. Hernando d que contesta la Reina en su última; y á las tres acompañan algunas notas sobre los succesosy personas que en ellas se citan, para hacer mas fácil su inteligencia y mas agradable su lectura.

En la ilustración XIV se dd cuenta de lo que practicó la Reina en orden d la educación de sus hijos y señaladamente d la del príncipe D. Juan: y en la XV, después de referirse las ideas de ferocidad entonces comunes aun entre los eclesiásticos, y las de inhumanidad é injusticia que se profesaban generalmente respecto de los moros, se exponen y se prueban con nuevos documentos las máximas de indulgencia y equidad que en esta parte dirigieron la conducta de Doña Isabjl.

La materia de la ilustración XVI es el siglo literario de la Reina y su influjo en la cultura española del tiempo siguiente. Asunto vasto, cuyo desempeño exigiría otra extensión de la que permite la naturaleza de una obra colecticia como la presente, y que aquí se halla reducido aun bosquejo en que se delinean por mayor los rasgos de este gran cuadro.

A. la ilustración sobre el influjo del gobierno de Doña Isabel en la literatura de su país, sigue naturalmente la noticia de su biblioteca particular, cuyo catálogo conservado en dos documentos del archivo de Simancas presta objeto d la ilustración XVII Se han puesto algunas notas y observaciones en que se suple lo diminuto é imperfecto del cata

« AnteriorContinuar »