Crónicas de los reyes de Castilla desde don Alfonso el sabio, hasta los católicos don Fernando y doña Isabel. Coleccion ordenada por C. Rosell, Volumen 70

Portada
Cayetano Rosell y López
1878
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice


Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 256 - Reyna su muger, porque conocía su gran suficiencia; desde su niñez fue criado en guerras, do pasó muchos trabajos é peligros de su persona. E porque todas sus rentas gastaba en las cosas de la guerra, y estaba en continas necesidades, no podemos decir que era franco.
Página 339 - Manrique se metió con tanta osadía entre los enemigos, que, por no ser visto de los suyos para que fuera socorrido, le firieron de muchos golpes, e murió peleando cerca de las puertas del castillo de Garcimuñoz...
Página 257 - En el proveer de las Iglesias que vacaron en su tiempo ovo respeto tan recto, que, pospuesta toda afición, siempre suplicó al Papa por hombres generosos e grandes letrados e de vida honesta: lo que no se lee que con tanta diligencia oviese guardado ningún Rey de los pasados.
Página 354 - E luego en pocos días súpitamente se imprimió en los corazones de todos tan gran miedo , que ninguno osaba sacar armas contra otro, ninguno osaba cometer fuerza, ninguno decia mala palabra ni descortes; todos se amansaron é pacificaron, todos estaban sometidos á la justicia, é todos la tomaban por su defensa.
Página 256 - Era de buen entendimiento, é muy templado en su comer é beber, y en los movimientos de su persona; porque ni la ira ni el placer facia en él alteración.
Página 354 - y el escudero, que poco antes con soberbia sojuzgaban al la»brador é al oficial [menestral], se sometían á la razón, é no «osaban enojar á ninguno, por miedo de la justicia que el Rey »y la Reyna mandaban executar. Los caminos estaban ansi»mesmo seguros, é muchas de las fortalezas que poco antes »con diligencia se guardaban, vista esta paz estaban abiertas, »porque ninguno había que osase furtarlas, é todos gozaban »de la paz é seguridad.
Página 257 - Era firme en sus propósitos, de los quales se retraía con gran dificultad. Érale imputado que no era franca; porque no daba vasallos de su patrimonio a los que en aquellos tiempos la sirvieron.
Página 257 - Era muger cerimoniosa en sus vestidos é arreos, y en el servicio de su persona; é quería servirse de homes grandes é nobles, é con grande acatamiento é humillación. No se lee de ningún Rey de los pasados, que tan grandes homes toviese por oficiales como tovo.
Página 355 - Maestre, Dios vos dé hueUnas andanzas contra los moros, enemigos de nnesntra santa fe católica.! El Maestre recibió aquellos pendones, é besó las manos al Rey é á la Reyna; é suplicóles que le diesen licencia, para que él con toda la Orden de la caballería de Santiago fuese á la tierra de moros, á les facer la guerra que era obligado de facer, porque sirviese á Dios é á ellos, é cumpliese los estatutos de su Orden.
Página 142 - Y entonces los otros señores que allí quedaron , subidos en el cadahalso , se pusieron al derredor de la estatua: donde en altas voces mandaron leer una carta mas llena de vanidad que de cosas sustanciales , en que señaladamente acusaban al Reí de cuatro cosas.

Información bibliográfica