Floresta de rimas modernas castellanas: o, Poesías selectas castellanas desde el tiempo de Luzan hasta nuestros días

Portada
Rohrmann y Schweigerd, 1837 - 515 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 408 - Y luego sobrevenga el jugueton gatillo bullicioso, y primero medroso al verte, se retire y se contenga, y bufe, y se espeluce horrorizado, y alce el rabo esponjado, y el espinazo en arco suba al cielo, y con los pies apenas toque al suelo. « Mas luego recobrado, y del primer horror convalecido, el pecho al suelo unido, traiga el rabo del uno al otro lado, y cosido en la tierra, observe atento ; y cada movimiento que en ti llegue a notar su perspicacia le provoque al asalto y le dé audacia.
Página 370 - ... del mundanal tumulto lejos, y en estos montes guarecido, alguna vez gozara del reposo, que hoy desterrado de su pecho vive. Mas ¡ ay de aquel que hasta en el santo asilo de la virtud arrastra la cadena, la pesada cadena con que el mundo oprime...
Página 371 - ... un valle, que de mil delicias con sabia mano ornó Naturaleza. Pártele en dos mitades, despeñado de las vecinas rocas, el Lozoya, por su pesca famoso y dulces aguas. Del claro río sobre el verde margen crecen frondosos álamos, que al cielo ya erguidos alzan las plateadas copas, o ya sobre las aguas encorvados, en mil figuras miran con asombro su forma en los cristales retratada.
Página 369 - DESDE el oculto y venerable asilo do la virtud austera y penitente vive ignorada y, del liviano mundo huida, en santa soledad se esconde, el triste Fabio al venturoso Anfriso salud en versos flébiles envía.
Página 82 - Cual flecha se disparó despedida de la cuerda, de tal suerte le embistió; detrás de la oreja izquierda la aguda lanza le hirió. Brama la fiera burlada; segunda vez acomete, de espuma y sudor bañada, y segunda vez la mete sutil la punta acerada. Pero ya Rodrigo espera con heróico atrevimiento, el pueblo mudo y atento: se engalla el toro y altera, y finge acometimiento.
Página 368 - ... la desgracia que la muerte; morir en fin de angustia y de tormento, víctima de un amor irresistible; ve aquí mi situación, ésta es mi suerte; Y ¿aun pretendes; cruel!
Página 166 - Cierto recien llegado forastero, Transformado de payo en caballero. El espadero, viendo que al presente Es la espada un adorno solamente, Y que pasa por buena cualquier hoja, Siendo de moda el puño que se escoja, Díjole que volviese al otro dia.
Página 384 - Costó á su padre. Oh ! ¡ cuánto tus jubones , De perlas y oro recamados , cuánto Tus francachelas y tripudios dieron , En la cazuela, el Prado y los tendidos, De escándalo y envidia ! Como el humo Todo pasó , duró lo que la hijuela. Pobre...
Página 380 - ¿Qué más? hasta los duros Sillones moscovitas y el chinesco Escritorio, con ámbar perfumado, En otro tiempo de marfil y nácar Sobre ébano embutido, y hoy deshecho, La ancianidad de su solar pregonan.
Página 171 - Por vida del Dios Baco.... Entre ellos ya se sabe Que es juramento grave: Donde yo estoy, ninguno Dará mas oportuno, Ni mas fundado voto.