Historia constitucional de la Monarquia espaÆnola: Desde la invasion de los barbaros hasta la muerte de Fernando VII. 411-1833, Volumen 2

Portada
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 318 - Indias; y en cortes legítimamente congregadas, compuestas de unos y otros , lo mas pronto que restablecido el orden y los buenos usos en que ha vivido la nación , y con su acuerdo han establecido los reyes, mis augustos predecesores, las pudiere juntar...
Página 479 - El Estatuto Real ha echado ya el cimiento : á vosotros os corresponde, ilustres Próceres y señores Procuradores del reino, concurrir á que se levante la obra con aquella regularidad y concierto que son prendas de estabilidad y firmeza.
Página 420 - ... el de jurar el primero, y no darte este disgusto y los que de él resulten; pero mi conciencia y mi honor no me lo permiten: tengo unos derechos tan legítimos á la corona siempre que te sobreviva y no dejes varón, que no puedo prescindir de ellos; derechos que Dios me ha dado cuando fue su voluntad que yo naciese, y solo Dios me los puede quitar concediéndote un hijo varón...
Página 445 - ... -Mas no por eso dejaré estadiza y sin culto esta preciosa posesión que le espera. Conozco los males que ha traído al pueblo la serie de calamidades, y me afanaré por aliviarlos: no ignoro y procuraré estudiar mejor los vicios que el tiempo y los hombres han introducido en los varios ramos de la administración pública, y me esforzaré para corregirlos. Las reformas administrativas, únicas que producen inmediatamente la prosperidad y la dicha, que son el solo bien, de un valor positivo...
Página 320 - Y las leyes que en lo sucesivo hayan de servir de norma para las acciones de mis súbditos serán establecidas con acuerdo de las Cortes. Por manera que estas bases pueden servir de seguro anuncio de mis reales intenciones en el gobierno de que me voy a encargar, y hará conocer a todos, no un déspota ni un tirano, sino un rey y un padre de sus vasallos.
Página 320 - Constitución y tales decretos nulos y de ningún valor ni efecto, ahora ni en tiempo alguno, como si no hubiesen pasado jamás tales actos y Se quitasen de en medio del tiempo y sin obligación en mis pueblos y subditos de cualquier clase y condición a cumplirlos ni guardarlos.
Página 383 - Granada, regidor perpetuo de la ciudad de Antequera, del Consejo de Estado, secretario de Estado y del Despacho Universal de Gracia y Justicia y notario mayor de los reinos: Certifico...
Página 401 - Estos deseos de la paz inalterable y permanente de sus amados súbditos , mueven el beneficio y paternal corazon del Rey á proponer que se trate y resuelva con el mayor secreto y sin la menor dilacion esta materia, á cuyo fin me ha parecido extender al Reino los términos de la súplica que podria hacer á SM en este asunto, conforme en todo á sus soberanas intenciones.
Página 319 - Cesará tambien toda sospecha de disipacion de las rentas del Estado, separando la tesorería de lo que se asignare para los gastos que exijan el decoro de mi real persona y familia y el de la...
Página 420 - Adiós, mi muy querido hermano de mi corazón; siempre lo será tuyo, siempre te querrá; siempre te tendrá presente en sus oraciones, este tu más amante hermano, Carlos.

Información bibliográfica