Catálogo de la Real Armería

Portada
por Aguado, impresor, 1849 - 317 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 95 - Portocarrero fueron aquel día buenos caballeros, entre otros que allí se hallaron ; don Francisco , cercado y fuera de la silla, se defendió con daño de los enemigos , rompiendo por medio. Don Alonso, herido de dos saetadas con yerba, peleó hasta caer trabado del veneno usado dende los tiempos antiguos entre cazadores.
Página 8 - El qual es trecientas lanzas rompidas por el asta con fierros fuertes en arneses de guerra , sin escudo nin tarja , nin mas de una dobladura sobre cada pieza.
Página 34 - Orompello fuese dada. Pues la rica celada allí traída, Al ufano Orompello le fue puesta , Y una cuera de malla guarnecida De fino oro á la par vino con esta , Y al mismo tiempo á Leucoton vestida , Todos conformes en alegre fiesta A las copiosas mesas se sentaron , Donde mas la amistad confederaron.
Página 25 - Tiene dentro un pedacitode hierro ó latón para que, meneándolo, suene. Sirve para ponerlo á algunos animales al cuello, en los jaeces de los caballos y para otros usos.
Página 88 - E otros avia que levaban tarjas pequeñas muy ricamente guarnidas , con estrañas figuras é invenciones. E non era poca la diversidad % que levaban en las cimeras , sobre las celadas é los almetes ; ca unos levaban timbles de bestias salvages , é otros penachos de diversos colores , é otros avia que 10 levaban algunas plumas , assi por cimeras de sus celadas , como de las testeras de sus caballos.
Página 77 - Señor, Vuestra Alteza sepa que ayer, cuando supe que la batalla se había de dar, hice seis pelotas de plata y una de oro, para vuestros monsieurs, y la de oro para vos. De las de plata, las cuatro yo creo que fueron bien emplea'das, porque no las eché sino para sayo de brocado o carmesí.
Página 95 - Otra se hace en las montañas nevadas de Granada de la misma manera, pero de la yerba que los moros dicen rejalgar, nosotros yerba, los romanos y griegos acónito, y porque mata los lobos, lycoctonos ; color negro, olor grave, prende más presto, daña mucha carne: los accidentes en ambas los mismos, frío, torpeza, privación de vista, revolvimiento de estómago, arcadas, espumajos, desflaquecimiento de fuerzas hasta caer.
Página 35 - La gruesa lanza estriada y rebutida De barras de metal lleva en la cuja , Y un pendoncillo ó banderilla asida Que bordó con primor sutil aguja...
Página 39 - ... surtió rayando fasta el borde de las platas en la parte derecha, é lanzóle el fierro por so el sobaco derecho, donde armadura ninguna puede haber.
Página 93 - Pérez que, aunque se pudiese, no pensaba volver atrás ni con torpe huida dar muestra de cobardía. Junto con esto, ido el compañero, toma sus armas, cala la visera y pone en el ristre su lanza; los enemigos, sabido quién era, no quisieron pelear.

Información bibliográfica