Cantos populares españoles, Volumen 5

Portada
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 174 - ¿No es religiosa la magnífica del marinero que, en los supremos momentos de peligro, ó mejor dicho, despues de vencidos, dice, recordándolos El que no sepa rezar Que vaya por esos mares, Y verá qué pronto aprende Sin enseñárselo nadie?
Página 190 - V 21 canta es ménos esclavo de las circunstancias exteriores y del impulso que lo solicita: el hombre del pueblo canta siempre sin mira interesada, sin fin preconcebido, sin otro estímulo que el de su sentimiento; los símiles que emplea, las metáforas de que se vale, los pensamientos que integra en sus producciones forman, por decirlo así, el tuétano, la médula de su propia vida.
Página 165 - Durán, de que la emancipacion del pensamiento en literatura es la aurora de la independencia y el síntoma más expresivo de la nacionalidad. Circunstancias que no importan para nada, y de que hago caso omiso al benévolo lector, cavilaciones filosóficas y la inmensidad de obstáculos que se opusieron para hacer una clasificacion acertada de las coplas á mi magistral pereza, que no á mi superior inteligencia, como tan galantemente asegura mi querido compañero el Sr.
Página 233 - ... muchachos en la actualidad que son, por la lindísima y discreta descripcion que de ellas hace el Sr. Marin, una de las más preciosas ilustraciones de este libro. TOMO n. — Una coleccion de estribillos usados como piezas de encaje para las seguidillas que sólo constan de cuatro versos. — Discusion con el Sr. Trueba sobre el mérito artístico de la copla primera de un trovo que comienza diciendo: Ni el Padre Santo de Roma Hiciera lo que yo he hecho.
Página 220 - No hay ojos más bonitos Que los azules. Y si no, mira al cielo Cuando no hay nubes. Tienes los ojos azules, Ojos de color de cielo, Y al cielo le darás cuenta Del mal que hiciste con ellos, indican que el pueblo andaluz, contra lo que acaso se piensa, estima la belleza del color azul de los ojos, por más que este color no sea el común, ni se encuentre ordinariamente en las personas morenas: más aún, el color negro, en sí...
Página 26 - No; pero me lo dijo el monacillo; mira, duermen: Una hora el gallo, Dos el caballo, Tres el santo, Cuatro el que no lo es tanto, Cinco el peregrino, Seis el teatino, Siete el caminante, Ocho el estudiante, Nueve el caballero, Diez el majadero, Once el muchacho, Doce el borracho.
Página 176 - ... expuestos á los grandiosos peligros que ofrecen la vida marinera y el pasar los mejores años de su existencia privados de la luz del sol, tan necesaria hasta para las mismas plantas que sobre la tierra crecen: género de vida singular y tristísimo que recuerdan tan perfectamente estas coplas: Con qué pena vivirá La mujer del marinero, Que al pié del palo mayor Tiene pagado su entierro; y la ternísima, que dice...
Página 228 - Siempre que se mira al cielo Se ve la gracia de Dios. No importa, niña, que seas Morenita de color, Si tienes en esa cara Toda la gracia de Dios. La gracia es la síntesis de todas las perfecciones, tanto físicas como espirituales del pueblo andaluz. Considerando cada una de ellas como astro de un sistema planetario, la gracia es el sol que las ilumina a todas y les presta su luz.
Página 162 - Del salón en el ángulo oscuro, De su dueño tal vez olvidada, Silenciosa y cubierta de polvo Veíase el arpa. ¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas, Como el pájaro duerme en las ramas, Esperando la mano de nieve Que sabe arrancarlas! ¡Ay! — pensé — , ¡cuántas veces el genio Así duerme en el fondo del alma, Y una voz, como Lázaro, espera Que le diga: "Levántate y anda"!
Página 217 - Moreno pintan a Cristo, morena a la Magdalena, moreno es el bien que adoro. ¡Viva la gente morena!

Información bibliográfica