Repertorio de literatura y variedades

Portada
Imprenta del Repertorio, 1841
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 45 - AL sonante bramido del piélago feroz que el viento ensaña lanzando atrás del Turia la corriente; en medio al denegrido cerco de nubes que de Sirio empaña cual velo funeral la roja frente; cuando el cárabo oscuro ayes despide entre la breña inculta...
Página 183 - Vertí un mar de llanto: el alma No se me hallaba sin ella — Al fin una amiga estrella Dolióse y me puso en calma. ¡Oh, qué dolor tan agudo Es olvidar!...
Página 313 - Así se entretuvo hasta que vio salir tortugas; viéndolas lejos de la mar, arremetió con una de ellas y la volvió de espaldas; lo mismo hizo de todas las que pudo, que para volverse a enderezar son torpes...
Página 46 - ¿Por qué, por qué benigna», clamé bañado en llanto de alborozo, «osas pisar, señora, »esta morada indigna »que tu respeto y tu virtud desdora? »¡Ah! si a la fuerza del inmenso gozo, «del placer celestial que el alma oprime, »hoy a tus plantas expirar consigo, »mi fiebre, mi prisión, mi fin bendigo...
Página 304 - Un negro galán doliente Negras lágrimas derrama De un negro pecho que tiene. Hablóle una negra noche, Y tan negra , que parece Que de su negra pasión El negro luto le viene : Lleva una negra guitarra , Negras las cuerdas y verdes, Negras también las clavijas, Por ser negro el que las tuerce. — ¡Negras pascuas me dé Dios, Si...
Página 268 - ¿Qué es el placer, la vida y la fortuna sin un sueño de gloria y de esperanza?
Página 314 - Con este trabajo y cuidado vivió tres años, y en este tiempo vió pasar algunos navios; mas aunque él hacía su ahumada, que en la mar es señal de gente perdida, no echaban de ver en ella, o por el temor de los bajíos no osaban llegar donde él estaba y se pasaban de largo. De lo cual Pedro Serrano quedaba tan desconsolado, que tomara por partido el morirse y acabar ya.
Página 313 - Serrano con bastante recaudo para comer y beber, le pareció que si pudiese sacar fuego para siquiera asar la comida y para hacer ahumadas cuando viese pasar algún navio, que no le faltaría nada.
Página 304 - Por una negra señora un negro galán doliente negras lágrimas derrama de un negro pecho que tiene. Hablóle una negra noche, y tan negra, que parece que de su negra pasión el negro luto le viene : lleva una negra guitarra, negras las cuerdas y verdes, negras también las clavijas, por ser negro el que las tuerce.
Página 183 - ¿Puede haber cosa más bella que de la arrugada cama saltar, y en la fresca grama del campo estampar la huella? Campo digo; porque pierde la mañana su sonrisa, en no habiendo agreste brisa, mucho azul y mucho verde.

Información bibliográfica