Necrópolis de La Habana: historia de los cementerios de esta ciudad : con multitud de noticías interesantes

Portada
Imprenta "El Trabajo", 1875 - 543 pàgines
 

Què en diuen els usuaris - Escriviu una ressenya

No hem trobat cap ressenya als llocs habituals.

Pàgines seleccionades

Altres edicions - Mostra-ho tot

Frases i termes més freqüents

Passatges populars

Pàgina 453 - Esos campos do la ceiba hasta las nubes levanta de su copa el verde toldo que grato frescor derrama; donde el cedro y la caoba confunden sus grandes ramas, y el yarey y el cocotero sus lindas pencas enlazan...
Pàgina 454 - ... de hadas, — la misteriosa armonía de árboles, pájaros, aguas, que en soledades secretas, con ignotas concordancias, susurran, trinan, murmuran, entre el silencio y la calma. Llevadlos por esos montes de cuyas vírgenes faldas se desprenden mil arroyos en limpias ondas de plata. Llevadlos por los vergeles. llevadlos por las sabanas en cuyo inmenso horizonte quiero perder mis miradas. ¡ Llevadlos férvidos, puros, cual de mi seno se exhalan — aunque del labio el acento a formularlos no...
Pàgina 455 - Doquier los oiga esta tierra de juventud coronada, ya la que el sol de los trópicos con rayos de amor abrasa: Doquier los hijos de Cuba la voz oigan de esta hermana, que vuelve al seno materno —después de ausencia tan larga— con el semblante marchito por el tiempo y la desgracia, mas de gozo henchido el pecho, de entusiasmo ardiendo el alma. Pero, ¡ah!, decidles que en vano sus ecos le pido a mi arpa; pues sólo del corazón los gritos de amor se arrancan.
Pàgina 453 - ¡Hermanas, que sois su gala! ¡Salud! ... Si afectos profundos Traducir pueden palabras, Por los ámbitos queridos Llevad -¡brisas perfumadas, Que habéis mecido mi cuna Entre plátanos y palmas !Llevad los tiernos saludos Que a Cuba mi amor consagra. Llevadlos por esos campos...
Pàgina 114 - Mas, si no me corono con mi intento, En haberlo emprendido estoy contento. Quiero cantar al héroe sin segundo, Que impertérrito, firme, denodado, Surcó atrevido el piélago profundo Por senda extraña y rumbo desusado: Aquel que pudo conquistar un mundo, De ciencia solo y de constancia armado, Dejando su renombre esclarecido En la faz de dos orbes esculpido. Canta, Musa, á COLON: en dulce rima Refiere sus fatigas y quebranto, Cómo errante vagó de clima en clima, Buscando apoyo á su proyecto...
Pàgina 172 - ¡Qué pronto, qué generoso en condenar los excesos que a él su vista, y aun contra su sagrada representación cometían las partes! ¡Qué paciente en escuchar las molestas relaciones de litigantes inconsiderados! ¡Qué amigo de simplificar los trámites judiciales! Muchas veces devolvió escritos injurídicos sin ponerles providencia así aplicaba la segur a la raíz de un vicio, que domina despóticamente a algunos causídicos, tal es, el llenar sus libelos de mil inconducencias e importunas...
Pàgina 452 - ¡Perla del mar! Cuba hermosa después de ausencia tan larga que por más de cuatro lustros conté sus horas infaustas, torno al fin, torno a pisar tus siempre queridas playas, de júbilo henchido el pecho, de entusiasmo ardiendo el alma. ¡Salud, oh tierra bendita, tranquilo edén de mi infancia que encierras tantos recuerdos de mis sueños de esperanza! ¡Salud, salud nobles hijos de aquesta mi dulce patria!... ¡Hermanos que hacéis su gloria!
Pàgina 144 - Miembros todos de la gran familia española, identificados con los estrechos vínculos de una misma religión, idioma y costumbres, y regidos y gobernados bajo iguales principios de legislación civil y política, se veían allí el nervudo vizcaíno, el grave navarro y el activo catalán, unidos con el culto castellano, el andaluz alegre y el criollo de ojos centelleantes, rivalizando en el glorioso deseo de medir sus fuerzas con el enemigo, castigar su arrojo y salvar aquella porción de la patria...
Pàgina 114 - Do reverbera el sol con viva lumbre. ¡Tierra! COLON arrebatado exclama; Ojos y corazon levanta al cielo; Llora de gozo, y á su gente llama, Y le señala el suspirado suelo. Un grito universal su nóínbre aclama; Repítelo la mar; y en raudo vuelo.
Pàgina 172 - Madre ni genealogía; que inscribe en su corazon los códigos de la Ley Divina, de la Eclesiástica, de la Civil: que desenreda el laberinto de los procesos, y arranca las espinas de que siembra la malicia los negocios más sencillos; que sostiene en sus manos la balanza de Astrea para inclinarla indistintamente al lado de la Ley: que no...

Informació bibliogràfica