Parnaso español: Colección de poesías escogidas de los mas célebres poetas castellanos ...

Portada
Juan José López de Sedano
J. Ibarra, 1770
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 11 - Elisa, vida mía, Cuando en aqueste valle al fresco viento Andábamos cogiendo tiernas flores, Que había de ver con largo apartamiento Venir el triste y solitario día, Que diese amargo fin á mis amores?
Página 8 - Extremo en el invierno? Mas ¿qué vale el tener, si derritiendo me estoy en llanto eterno? Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. Con mi llorar las piedras enternecen su natural dureza y la quebrantan...
Página 15 - Divina Elisa, pues agora el cielo con inmortales pies pisas y mides, y su mudanza ves, estando queda, ¿por qué de mí te olvidas y no pides que se apresure el tiempo en que este velo rompa del cuerpo, y verme libre pueda...
Página 1 - EL dulce lamentar de dos pastores, Salicio juntamente, y Nemoroso, he de cantar, sus quejas imitando ; cuyas ovejas al cantar sabroso estaban muy atentas, los amores, de pacer olvidadas, escuchando.
Página 13 - ... a mi dolor, y así me quejo en vano de la dureza de la muerte airada. Ella en mi corazón metió la mano, y de allí me llevó mi dulce prenda, que aquel era su nido y su morada.
Página 3 - ... él, con canto acordado al rumor que sonaba del agua que pasaba, se quejaba tan dulce y blandamente...
Página 7 - ¡trocara mi ventura! Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. ¿Cómo te vine en tanto menosprecio? ¿Cómo te fui tan presto aborrecible? ¿Cómo te faltó en mí el conocimiento?
Página 14 - A los votos y lágrimas no dieras Por no ver hecha tierra tal belleza, O no ver la tristeza En que tu Nemoroso Queda, que su reposo Era seguir tu oficio, persiguiendo Las fieras por los montes, y ofreciendo A tus sagradas aras los despojos?
Página 6 - Materia diste al mundo de esperanza de alcanzar lo imposible y no pensado, y de hacer juntar lo diferente, dando a quien diste el corazón malvado, quitándolo de mí con tal mudanza, que siempre sonará de gente en gente.
Página 4 - ¡Oh Dios!, ¿por qué siquiera (pues ves desde tu altura esta falsa perjura causar la muerte de un estrecho amigo) no recibe del cielo algún castigo? Si en pago del amor yo estoy muriendo, ¿qué hará el enemigo? Salid sin duelo, lágrimas, corriendo.

Información bibliográfica