Comedia de Calisto y Melibea (Burgos, 1499)

Portada
Librería de M. Murillo, 1902 - 179 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice


Otras ediciones - Ver todo

Pasajes populares

Página 125 - CELESTINA. En tu seso has estado, bien sabes lo que hazes, que los sabios dizen, que vale mas vna migaja de pan con paz, que toda la casa llena de viandas con renzilla.
Página 177 - ... como las paredes eran altas, la noche escura, la escala delgada, los siruientes que traya no diestros en aquel genero de seruicio...
Página 61 - ... de fuerza, aquel flaco andar, aquel espacioso comer? Pues, ¡ay, ay, señora!, si lo dicho viene acompañado de pobreza, allí verás callar todos los otros trabajos, cuando sobra la gana y falta la provisión; ¡que jamás sentí peor ahito que de hambre!
Página 120 - Que assí goze de mí, vnas tetas tiene, para ser donzella, como si tres vezes houiesse parido; no parecen sino dos grandes calabazas. El vientre no se le he visto; pero, juzgando por lo otro, creo que le tiene tan floxo, como vieja de cincuenta años.
Página 175 - Quiero cerrar la puerta, porque ninguno suba a me estorbar mi muerte, no me impidan la partida, no me atajen el camino, por el cual en breve tiempo podré visitar en este día al que me visitó la pasada noche.
Página 63 - También hasme dado placer con tus razones. Toma tu dinero y vete con Dios, que me parece que no debes haber comido.
Página 160 - A quien no me quiere no le busco. De mi casa me vienen a sacar, en mi casa me ruegan. Si bien o mal vivo, Dios es el testigo de mi corazón.
Página 101 - Cata que no seas avarienta de lo que poco te costó. No atesores tu gentileza. Pues es de su natura tan comunicable como el dinero.
Página 43 - E dizen algunos, que la nobleza es vna alabanza que prouiene de los merescimientos é antigüedad de los padres; yo digo, que la agena luz nunca te hará claro, si la propia no tienes. E por tanto, no te estimes en la claridad de tu padre, que tan magnifico fué, sino en la tuya.
Página 180 - Yo pensaba en mi más tierna edad que eras y eran tus hechos regidos por alguna orden; agora, visto el pro y la contra de tus bienandanzas, me pareces un laberinto de errores, un desierto espantable, una morada de fieras, juego de hombres que andan en corro, laguna llena de cieno, región llena de espinas, monte alto, campo pedregoso, prado lleno de serpientes, huerto florido y sin fruto, fuente de cuidados, rio de lágrimas, mar de miserias, trabajo sin provecho, dulce ponzoña, vana esperanza,...

Información bibliográfica