Imágenes de página
PDF
ePub

cana de Geografía y Estadística en la que por muchos años fungió como Secretar,o; fué Presidente honorario de la Sociedad de Africa, establecida en París; el mismo honorífico cargo tuvo en la de “Artes é Industrias" de Londres; miembro del Instituto Cooper de Nueva York; socio corresponsal de la de Geografía y Estadís. tica de la misma ciudad, etc.; además, fué de clarado ciudadano de varios Estados de la República.

Sin ser una eminencia, Payno fué un hombre notable en las letras y en la política de Mé. sic. Sus obras fundamentales de Hacienda, el arreglo de la deuda y el desestanco del tabaCO, produjeron, la primera, evitarnos dificulta des diplomáticas y aplazar por doce años la intervención europea, y la segunda la prosperidad de que hoy disfruta la industria tabacalera; fué además un hombre honrado, pues no obstante los puestos que desempeño, nunca fue rico; si en política cometió faltas, no son ellas de las que manchan la reputación de un hombre que á cambio prestó muchos servicios á su país; no fué orador, y sin embargo, cuando subía á la tribuna sabía atraerse la atención del Congreso; "piensa en voz alta, decía un escritor, y jamás orador alguno ha subido con tanta tranquilidaa ni ha tratado al auditorio con más confianza. Por muy grave que sea el ne. gocio, por muy acalorada que esté la discusión, por muy exaltados que se encuentren los ánimos, Payno se presenta impasible y habla como podría hacerlo en su despacho ó en una reunión de amigos acostumbrados á escucharle; no anda buscando ni las frases pomposas ni las figuras poéticas, ni los golpes de teatro; muy pocas veces se exalta, y no hay peligro de que muera por impetuosidad de su carácter."

ALEJANDRO VILLASEÑOR Y VILLASEÑOR.

MARIA.

[graphic][merged small][merged small][merged small]

El mar inquieto é irritado: una cadena de ensenadas y lagunas solitarias: grupos de rocas negras: multitud de miédanos que son transportados por el viento: tempestades horribles :-un aspecto rudo, imponente; tal es la naturaleza de Soto la Marina.Algunas chozas miserables, habitadas por los pobres pescadores. r::spiran desolacion y abandono; parece que las ramas del árbol protector nunca han alcanzado á dar sli

« AnteriorContinuar »