Imágenes de página
PDF
ePub

sentimiento se habia de enterrar en ella , excepto los religiosos conforme a lo que estaba tratado, escrito y acordado en algunas escrituras, así suyas como de la órden á que se referia, segun mas largamente en la dicha peticion se contiene; y por nos vista, hici. mos traer ante nos los libros antiguos de este convento de Méjico que estaban en el archivo de él, para saber y verificar lo en la dicha peticion conte. nido, y andando en su busca halla inos una cláusula en la cual decia, la capilla mayor de este convento de Méjico ser de su Illma. señoria del Sr. Marques del Valle, y pertenecer á él y á sus decendientes, sin cuyo consentimiento y voluntad ninguna persona se podia enterrar en ella: y tratado ventilado entre nos sobre esta dicha razon, y visto que lo contenido en la dicha peticion es verılad, y que en ello no hay con• tradiccion alguna hallamos conforme á la escritura y testimonio público de los religiosos de su fundacion acá, que la dicha capilla pertenece y es del Sr. Marqués del Valle, y que sin su consentimiento ninguna otra persona de cualquier estado y condicion que sea se debe en'errar en ella, por cuanto gu señoría, segun parece, la hizo á su costumbre y mencion (1), y su voluntad fué sirviese para sí y sus herederos y no otra persona, y así sabido que un contador de S. M. sin su consentimiento se había enterrado en ella, quiso y tuvo determinado mandarle sacar los huesos de ella, segun parece por los uuestros libros de nuestro archivo. Por todo lo cual hallamos ser saya la dicha capilla, y no del convento, salvo las sepultu. ras que el mismo Sr. Marques señaló, donde se en.

I Ast dice, tanto el original como el testimonio

tierren los religiosos, y esta respuesta y revalidacion se dé y entregoe al factor de su señoria, sellada con el sello mayor de la comision del dicho padre comisario, y con el ordinario de esta provincia del Santo Evaogelio, para que la envie y haga entregar al dicho Sr. Marques del Valle. Dada en nuestro convento de San Francisco de Méjico á cuatro dias del mes de Agosto año de nuestro Redentor de mil y quinientos y setenta y cinco años.-Fray Antonio Roldan.-Fray Miguel Navarro.-Fray Melchor de Benavente.-Fray Pedro Orog.–Fray Francisco de las Navas.

Posteriormente, habiendo ocurrido al definitorio el coronel D. Pedro del Barrio Espriella, gobernador que fré del Estado y marquesado del Valle de Oajaca, reclamando en nombre del Exmo. Sr. Duque de Terrapova, el que como heredero del título y casa del Sr. D Fernando Cortés, se le reconociese por patrono de dicha capilla mayor: los RR. PP. Fray Fernando Alonso Gonzalez, comisario general; Fray Buenaventura de Calera, vicario provincial y los definidores, declararon: "no haber conocido esta santa provincia y convento otro patrono de la capilla mayor de su iglesia y enterramiento que al Exmo. Sr. Marques del Valle y sus herederos, enterrándose tambien en el mismo lugar de la capilla mayor los religiosos." En esto intervino el Sr. obispo de Michoacan D. Fray Márcos Martinez de Prado, promovido despues al arzobispado de Méjico, y entonces visitador del tribunal de la cruzada, quien en carta escrita sobre esta materia al gobernador del estado D. Diego Valles, en 27 de Octubre de 1649 le dice, que habia tratado con fervor este negocio, "pues redun

Alamán.-Tomo IV.-38

da en memoria del mayor hombre del mundo, por quien pisamos esta tierra, y porque á casa tan ilus tre no le falte el decoro que se debe á sus antepasados."

Documentos que comprueban el sitio en que se deposi

taron los cadaveres
de los Sres. D. Fernando y D. Pedro Cortés.

Peticion. El Padre Fray Domingo de Arizaga, sacristan mayor de este convento de Nuestro Padre San Francisco de esta ciudad de Méjico con licencia que tengo de mi prelado, digo: Que un devoto de este dicho convento, por nos hacer limosna y bue na obra, prestó cien pesos en reales para hacer la bóbeda en que está metido el ataud donde está e) cuerpo del Sr. Marques del Valle, los cuales se deben el dia de hoy, porque yo la tenia hecha para depositar unos huesos de cuerpos santos de nuestra órden, y el gobernador del dicho marques y las demas personas que trataron de su entierro, ofrecieron que para hacer otra darian los cien pesos por la brevedad y falta de tiempo que hubo para hacer una para el dicho efecto, y no gastar mayor cantidad que era fuerza costase la que habian de hacer, y asi. mismo me pidieron que pusiese unas barandillas doradas, que costaron treinta pesos, en el entierro de) Sr. D. Fernando Cortés, primer Marques del Valle. Y habiéndolas puesto dijeron que las pagarian, y atento á que en esto se les hizo gran comodidad excusándoles mucha mayor costa, y haber quedado el gobernador de pagarlos: A Vm. pido y suplico que como juez á quien incumbe el conocimiento de esta causa, sea servido de mandar que Luis Carrillo de Alarcon, gobernador actual del dicho Marques, pague los dichos ciento y treinta pesos en que recibiré bien y merced con justicia que pido &c.-Fray Domingo de Arizaga.

Auto. El gobernador Luis Carrillo, como albacea y tenedor de bienes del marques D. Pedro Cortés difunto, y gobernador del estado del Valle, por los Sres. Duques de Terranova, sucesores, vea estas obras y constándole que están hechas y dando fé de ello Antonio Manuel de la Rocha, escribano del estado, pague lo que el padre sacristan pide o dé razon. En Méjico á siete de Agosto de mil setecientos veinte y nueve años.--Señalado con una rúbrica.

Certificacion. En conformidad del decreto del Sr. Dr. D. Juan de Canseco, del consejo de S. M., y su oidor en esta real audiencia, juez privativo de las causas del estado del Valle: certifico como el ataud en que se enterró el Sr Marqnes D. Pedro Cortés, está metido en una bóveda pequeña que está á la parte del altar mayor del lado del Evangelio, en el convento de San Francisco de esta ciudad, y metida la dicha bóveda debajo del descanso, lo que está en el dicho altar mayor, y por la parte de fuera están hechas y puestas unas barandillas de azul y dorado. y encima de todo el ataud donde están los huesos del Sr. D. Fernando Cortés, primer Marques del di. cho Valle de Oajaca, con su dosel de brocado; y pa. ra que de ello conste dí el presente en Méjico, á sie

te de Agosto de mil seiscientos veinte y mueve años: testigos Fray Lorenzo Lobato, y Fray Diego de Carbajal de la orden del Señor San Francisco.--Diego Manuel de la Rocha, escribano real.

Reconocimiento de los peritos. TIENE la bóveda del marques del Valle, donde está depositado, cuatro varas de largo, y de ancho cuatro tercias, y de alto dos varas; tiene rompido de pared dos varas, las dos rompido en la pared, y tiene la pared en que están las barandillas que se levantó was, que todo nos parece valdrá eiento y treinta pesos, ántes mas que menos, y por ser verdad lo firmamos de nues. tros nombres en trece de agosto de mil y seiscientos veinte y nueve años.- Luis Gomez.--Alonso Her nandez.

En la ciudad de Méjico á diez y ocho días del mes de agosto de mil y seiscientos y veinte y nueve años. Ante mí el escribano y testigos; parecieron Alonso Hernandez, y Luis Gomez, maestros de cantería y albañilería, vecinos de esta ciudad que doy fé que conozco y dijeron, que las firmas de arriba, donde dice Luis Gomez y Alonso Hernandez las hicieron y firmaron de su mano, y que han visto la bóveda y barandillas que se contienen en la declaracion de arriba, hecbas segun y como lo tienen declarado y firmado, y les parece y tienen por cierto bizo de costa los ciento y treinta pesos que tienen declarado, y de nuevo ante mí lo declaran y juran á Dios y á la cruz en forma de derecho, ser cierto y verdadero y lo firmaron, siendo testigos Juan Adame, Lucas San. tillan y Alonso Delgado, vecinos de Méjico.-Luis

« AnteriorContinuar »