Historia universal, Volumen 4

Portada
Gaspar y Roig, 1866
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 312 - Enrique yace muerto el rey Don Pedro, más que por su valentía por voluntad de los cielos. Al envainar el puñal el pie le puso en el cuello que aun allí no está seguro de aquel invencible cuerpo. Riñeron los dos hermanos y de tal suerte riñeron que fuera Caín el vivo a no haberlo sido el muerto. Los ejércitos movidos a compasión y contento, mezclados unos con otros corren a ver el suceso; y...
Página 312 - ... mal hechos ; y que los yerros de amor son tan dorados y bellos cuanto la hermosa Padilla ha quedado por ejemplo; que nadie verá sus ojos que no tenga al rey por cuerdo, mientras como otro Rodrigo no puso fuego a su reino. Y los de Enrique cantan, repican, y gritan: « ¡ Viva Enrique ! » , y los de Pedro clamorean, doblan, lloran su rey muerto.
Página 172 - Dios es comiendo, e medio, e acabamiento de todas las cosas e sin El ninguna cosa puede ser: ca por el su poder son fechas, e por el de su saber son gobernadas, e por la su bondad son mantenidas.
Página 209 - La fuerza del fuego que alumbra, que ciega mi cuerpo, mi alma, mi muerte, mi vida, do entra, do hiere, do toca, do llega, mata y no muere su llama encendida: ¿pues qué haré, triste, que todo me ofende?
Página 172 - Que riquezas grandes además non debe el Rey cobdiciar para tenerlas guardadas, e non obrar bien con ellas. Ca naturalmente el que para 10 esto las cobdicia, non puede ser que non faga grandes yerros para averias, lo que no conviene al Rey en ninguna manera.
Página 312 - La tragedia del maestre, la muerte del hijo tierno, la prisión de doña Blanca, sirven de infame proceso. Algunos pocos leales dan voces, pidiendo al cielo justicia, pidiendo al rey, y mientras que dicen esto, «Los de Enrique», etcétera.
Página 288 - ... fieras. Con la larga costumbre de ir divagando, nunca edificaron casas ni fundaron posesiones; en la campaña y en las fronteras de enemigos tenían su habitación y el sustento de sus personas y familias; despojos de sarracenos, en cuyo daño perpetuamente sacrificaban las vidas, sin otra arte ni oficio...
Página 172 - ... estremar el derecho del tuerto, e la mentira de la verdad ; ca el que no supiere esto, no podra fazer la justicia bien e cumplidamente, que es a dar a cada vno lo que le conuiene cumplidamente, e lo que meresce.
Página 172 - Ja muy gran honrra que á ellos faze, queriendo que ellos sean llamados Reyes, que es el su nombre. E otro si por la justicia que han de fazer para mantener los Pueblos de que son Señores, que es la su obra: e conociendo la muy gran carga, que les es con esto, si bien no lo fiziesen: no tan solamente...
Página 336 - República se hará un alistamiento general de todos los ciudadanos, desde la edad de diez y seis años hasta la de cincuenta.

Información bibliográfica