Floresta de rimas antiguas castellanas, Parte 3

Portada
Juan Nicolás Böhl de Faber
F. Perthes, 1825 - 438 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 225 - Opinión ninguna gana, pues la que más se recata, si no os admite, es ingrata, y si os admite, es liviana. Siempre tan necios andáis, que con desigual nivel a una culpáis por cruel ya otra por fácil culpáis.
Página 274 - DULCE vecino de la verde selva, huésped eterno del abril florido, vital aliento de la madre Venus, céfiro blando ; si de mis ansias el amor supiste, tú, que las quejas de mi voz llevaste, oye, no temas, ya mi ninfa dile, dile que muero.
Página 163 - Hilaba la mujer para su esposo la mortaja, primero que el vestido; menos le vio galán que peligroso. : \ Acompañaba el lado del marido, más veces en la hueste que en la cama; sano le aventuró, vengóle herido. Todas matronas y ninguna dama; que nombres del halago cortesano no admitió lo severo de su fama.
Página 320 - ... él mi esperanza y ella mi tormento. Si la flor delicada, si la peña que altiva no consiente del tiempo ser hollada, ambas me imitan, aunque variamente, ya con fragilidad, ya con dureza, mi dicha aquélla y ésta mi firmeza.
Página 291 - ... la ribera umbrosa del claro Tajo, rica y venturosa con vuestro bien, con vuestro mal sentida; cuya muerte penosa no deja rastro de contenta vida.
Página 330 - Y ríase la gente. Cuando cubra las montañas De plata y nieve el enero Tenga yo lleno el brasero De bellotas y castañas, Y quien las dulces patrañas Del rey que rabió me cuente, Y ríase la gente.
Página 88 - No me mueve, mi Dios, para quererte, el cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte.
Página 342 - No hay camino que no yerre, ni juego donde no pierda, ni amigo que no me engañe, ni enemigo que no tenga. Agua me falta en el mar, y la hallo en las tabernas: que mis contentos y el vino son aguados donde quiera.
Página 334 - Tambien los sacó de España. De pastillas le sirvieron Ardiendo Troya y Numancia, Sepan, si es caro el perfume, Que con sus narices gasta.
Página 277 - Desmayarse, atreverse, estar furioso, áspero, tierno, liberal, esquivo, alentado, mortal, difunto, vivo, leal, traidor, cobarde y animoso: no hallar fuera del bien centro y reposo, mostrarse alegre, triste, humilde, altivo, enojado, valiente, fugitivo, satisfecho, ofendido, receloso; huir el rostro al claro desengaño, beber veneno por licor suave, olvidar el provecho, amar el daño; creer que un cielo en un infierno cabe dar la vida y el alma a un desengaño: esto es amor; quien lo probó, lo sabe.

Información bibliográfica