Imágenes de página
PDF
ePub

Sus galas dellos é dellas es pintarse, unos de negro, otros de blanco é colorado, de tantos visajes que en verlos es bien cosa de reir; las cabezas rapadas en logares, é en logares con vedijas de tantas maneras que no se podria escrebir. En conclusion, que todo lo que allá en nuestra España quieren hacer en la cabeza de un loco, acá el mejor dellos vos lo terná en mucha merced. Aquí estamos en comarca de muchas minas de oro, que segun lo que ellos dicen no hay cada una delias de veinte ó veinte é cinco leguas: las unas dicen que son en Niti, en poder de Caonabó , aquel que mató los cristianos ; otras hay en otra parte que se llama Cibao, las cuales, si place á nuestro Señor, sabremos é veremos con los ojos antes que pasen muchos dias, porque agora se ficiera sino porque hay tantas cosas de proveer que no bastamos para todo, porque la gente ha adolecido en cuatro ó cinco dias el tercio della, creo la mayor causa dello ha seido el trabajo é mala pasada del camino; allende de la diversidad de la tierra; pero espero en nuestro Señor que todos se levantarán con salud. Lo que parece desta gente es que si lengua toviesemos que todos se convertirian, porque cuanto nos veen facer tanto facen, en hincar las rodillas á los altares, é al Ave María, é á las otras devociones é santiguarse; todos dicen que quieren ser cristianos, puesto que verdaderamente son idólatras, porque en sus casas hay figuras de muchas maneras; yo les he preguntado que es aquello , dicenme que es cosa de Tureyy que quiere decir del cielo. Yo acometi á querer echarselos en el fuego é haciaseles de mal que querian llorar; pero ansi piensan que cuanto nosotros traemos que es cosa del cielo, que á todo llaman Turey, que quiere decir cielo. El dia que yo salí á dormir en tierra fue el primero dia del Señor : el poco tiempo que habemos gastado en tierra ha seido mas en hacer donde nos metamos, é buscar las cosas necesarias, que en saber las cosas que hay en la tierra, pero aunque ha sido poco se han visto cosas bien de maravillar, que se han visto árboles que llevan lana y harto fina, tal que los que saben del arte dicen que podrán hacer buenos paños dellas. Destos árboles hay tantos que se podrán cargar las carabelas de la lana, aunque es trabajosa de coger, porque los árboles son muy espinosos; pero bien se puede hallar ingenio para la coger. Hay infinito algodon de árboles perpetuos tan grandes como duraznos. Hay árboles que llevan cera en color y en sabor é en arder tan buena como la de abejas, tal que no hay diferencia mucha de la una á la otra. Hay infinitos árboles de trementina muy singular é muy fina. Hay mucha alquitira , tambien muy buena. Hay árboles que pienso que llevan nueces moscadas, salvo que agora estan sin fruto, é digo que lo pienso porque el sabor y olor de la corteza es como de nueces moscadas. Vi una raiz de gengibre que la traía un indio colgada al cuello. Hay tambien linaloe, aunque no es de la manera del que fasta agora se ha visto en nuestras partes; pero no es de dudar que sea una de las especias de linaloes que los dotores ponemos. Tambien se ha hallado una manera de canela , verdad es que no es tan fina como la que allá se ha visto, no sabemos si por ventura lo hace el defeto de saberla coger en sus tiempos como se ha de coger, ó si por ventura la tierra no la lleva mejor. Tambien se ha hallado mirabolanos cetrinos, salvo que agora no estan sino debajo del árbol, como la tierra es muy humida estan podridos, tienen el sabor mucho amargo, yo creo sea del podrimiento; pero todo lo otro, salvo el sabor que está corrompido, es de mirabolanos verdaderos. Hay tambien almástica muy buena. Todas estas gentes destas islas, que fasta agora se han visto ¿ no poseen fierro ninguno. Tienen muchas ferramientas, ansi como hachas é azuelas hechas de piedra tan gentiles é tan labradas que es maravilla como sin fierro se pueden hacer. El mantenimiento suyo es pan hecho de raices de una yerba que es entre árbol é yerba, é el age, de que ya tengo dicho que es como nabos, que es muy buen mantenimiento: tienen por especia, por lo adobar, una especia que se llama agí, con la cual comen tambien el pescado, como aves cuando las pueden haber, que hay infinitas de muchas maneras.

Tienen otrosí unos granos como avellanas, muy buenos de comer. Comen cuantas culebras é lagartos é arañas é cuantos gusanos se hallan por el suelo; ansi que me parece es mayor su bestialidad que de ninguna bestia del mundo. Despues de una vez haber determinado el Almirante de dejar el descobrir las minas fasta primero enviar los navios que se habian de partir á Castilla % por la mucha enfermedad que habia seido en la gente, acordó de enviar dos cuadrillas con dos Capitanes, el uno á Cibao * y el otro á Niti, donde está Caonabó, de que ya he; didio; los cuales fueron é vinieron el uno á veinte dias de' Erie^ro, éel otro á veinte é uno: el que fue á Cibao halló oro en tantas partes que no lo osa hombre decir , que de verdad en mas de cincuenta arroyos é rios hallaban oro, é fuera de los rios por tierra; de manera que en toda aquella provincia dice que do quiera que lo quieran buscar lo hallarán. Trajo muestra de muchas partes como en la arena de los rios é en las hontizuelas, que estan sobre tierra; creese que cabando, como sabemos hacer, se hallará en mayores pedazos, porque los indios no saben cabar ni tienen con que puedan cabar de un palmo arriba. El otro que fue á Niti trajo tambien nueva de mucho oro en tres ó cuatro partes; ansi mesmotrajo la muestra dello. Ansi que de cierto los Reyes nuestros Señores desde agora se pueden tener por los mas prósperos é mas ricos Príncipes del mundo, porque tal cosa hasta agora no se ha visto ni leido de ninguno en el mundo,-porque verdaderamente áotro camino que los navios vuelvan pueden llevar tanta cantidad de oro que se puedan maravillar cualesquiera que lo supieren. Aquí me parece será bien cesar el cuento: creo los que no me conocen que oyeren estas cosas, me ternán por pro•- . rt ;:u-w' •«! '' :•" '''-'{ « ,

1 Envió en efecto doce navios al mando de Antonio de Torres, que se hizo á la vela del puerto de la Navidad A día 2 de Febrero de 1494, trayendo relacion de todo lo que haola ocurrido,. .''... ,

2 Este fue Alonso de Hojeda, que con quince hombres salió por el mes de Enero de 1494 á buscar las minas de Cibao, y volvió pocos dias despues con buenas noticias, habiendo sido en todas partes muy bien recibido de los naturales.

[graphic]

lijo é por hombre que ha alargado algo; pero Dios es testigo que yo no he traspasado una jota los términos de la verdad.

Hasta aquí es el treslado de lo que conviene á nuevas de aquellas partes é Indias 1. Lo demas que venia en la carta no hace al caso, porque son cosas particulares que el dicho Dotor Chanca, como natural de Sevilla, suplicaba y encomendaba á los del Cabildo de Sevilla que tocaba á su hacienda y á los suyos, que en la dicha Cibdad habia dejado, y llegó esta á Sevilla en el mes de * t , i j año de mil é cuatrocientos é

noventa y tres años. . J .. --..*.',--

Se ha copiado de un códice que posee la Real Academia de la Historia, escrito ámediados del siglo xvi,j era parte de la coleccion de papeles relativos á Indias que formó Fr. Antonio de Aspa, religioso Gerónimodel Monasterio de la Mejorada, junto á Olmedo. El códice tiene treinta y tres hojas: las diez y siete primeras contienen los libros z.° y 3.a de las Decadas de Pedro Mártir de Angleria, traducidos al castellano. El J.° está interpolado con varias adiciones del traductor que escribía hacia los años de i$i2 á 1524. El es traduccion casi literal. Desde la hoja diez y siete v. hasta la treinta y uno se contiene la relacion anterior del Dr. Chanca: documento hasta ahora inédito, del cual sacó una copia D. Manuel Avella, que se halla en la coleccion de D. J. B. Muñoz, y la he tenido presente al confrontarla con el original en Madrid á 12 de Junio de 1807. zz, Martin. Fernandez de Navarrete. - <• <

f. #'- i'* *•

1 Es lástima que el Dr. Chanca no refiriese los sucesos posteriores de la Española, que son muy importantes, y los cuentan otros historiadores coetáneos. « '*

1 Igual vacío en el original. La fecha del año está equivocada. Esta carta debió venir en los navios de Torres, y ser por consiguiente escrita á fines de Enero de 1494, despues de la primera expedicion de Hojeda.

- . - . i . i • ....*¡,..., ,.j . >

MEMORIAL

Que para los Reyes Católicos dio el Almirante D. Cristóbal Colon, en la ciudad Isabela, d 3 o de Enero de i494 ^ Antonio de Torres, sobre el suceso de su segundo viage d las Indias; y al final de cada capítulo la respuesta de sus Altezas 1.

Lo que vos Antonio de Torres, Capitan de la nao Marigalante, é Alcaide de la ciudad Isabela, habeis de decir é suplicar de mi parte al Rey é la Reina nuestros Señores es lo siguiente:

Primeramente, dadas las cartas de creencia que llevais de mí para sus Altezas, besareis por mi sus reales pies é manos, é me encomendareis en sus Altezas como á Rey é Reina mis Señores naturales, en cuyo servicio yo deseo fenecer mis dias, como esto mas largamente vos podreis decir á sus Altezas, segun lo que en mi vistes é supistes.

Sus Altezas se lo tienen en servicio. \ Item : Como quiera que por las cartas que á sus Altezas escribo y aun el Padre Fray Buil y el Tesorero, podrán comprender todo lo que acá despues de nuestra llegada se fizo, y esto harto por menudo y extensamente; con todo direis á sus Altezas de mi parte, que á Dios ha placido darme tal gracia para en su servicio, que hasta aquí no hallo yo menos ni se ha hallado en cosa alguna

sin haber entrado dentro en la tierra, se halla tal rastro é

[graphic]

i En el original y en el traslado del registro, de donde se sacó esta copia, estan las respuestas al margen de cada capitula TOSIO I. 'FP

« AnteriorContinuar »