Imágenes de página
PDF
ePub

de caballo que se apearon y entraron en la barca con armas, y vinieron á la carabela para prender al Almirante. Levantóse el Capitan eñ- laVbírca- y pidió seguro al Almirante : dijo que se lo daba; pero ¿qué inovacion era aquella que no via ninguna de su gente en la barca? y añadió el Almirante que viniese y entrase en la carabela, quel haria todo lo quel quisiese. Y pretendia el Almirante con buenas palabras trae lio por prendello para recuperar su gente, no creyendo que violaba la fé dándole seguro, pues él habiéndole ofrecido paz y seguridad lo habia quebrantado. El Capitan, como diz que traia mal propósito , no se fió á entrar. Visto que no se llegaba á la carabela , rogóle que le dijese la causa por qué detenia su gente, y que dello pesaria al Rey de Portugal, y que en tierra de los Reyes de Castilla recebian los portugueses mucha honra, y entraban y estaban seguros como en Lisboa; y que los Reyes habian dado cartas de recomendacion para todos los Príncipes y Señores y hombres del mundo, las cuales le mostraría si se quisiese llegar; y quel era su Almirante del mar Océano y Visorey de las Indias, que agora eran de sus Altezas, de lo cual mostraría las provisiones firmadas de sus firmas y selladas con sus sellos, las cuales le enseñó de lejos; y que los Reyes estaban en mucho amor y amistad con el Rey de Portugal , y le habian mandado que hiciese toda la honra que pudiese á los navios que topase de Portugal; y que dado que no le quisiese darle su gente, no por eso dejaría de ir á Castilla , pues tenia harta gente para navegar hasta Sevilla , y serian él y su gente bien castigados, haciéndoles-aquel agrafvjoi Entonces respondió el Capitan y los demas no conocen acá Rey é Reina de Castilla , ni sus cartas , ni le habian miedo, antes les darían á saber qué era Portugal, cuasi amenazando. Lo cual oido, el Almirante hobo mucho sentimiento, y diz que pensó si habia pasado algun desconcierto entre un reino y otro despues de su partida , y no se pudo sufrir que no les respondiese lo que era razon. Despues tornóse diz que á levantar aquel Capitan desde lejos, y dijo al Almirante que se fuese coa la carabela al puerto, y que todo lo que él hacia y habia hecho el Rey su Señor se lo habia enviado á mandar; de lo cual el Almirante tomó testigos los que en la carabela estaban, y tornó el Almirante á llamar al Capitán y á todos ellos, y les dió su fé, y prometió, como quien era, de no descender ni salir de la carabela hasta que llevase un ciento de portugueses á Castilla, y despoblar toda aquella isla. Y así se volvió á surgir en el puerto donde estaba primero, por quel tiempo y viento era muy malo para hacer otra cosa. >> ■■

[graphic]

1 í. 1 ■ - * ■ •' - •** í •'

Miércoles no de Hebrerol

L.t> ¡..i: r i.'.-. ".tL'í 's. . ■• í... :.>...

Mandó aderezar el navio y hinchir las pipas de agua de la mar por lastre, por questaba en muy mal puerto, y temió que se le cortasen las amarras, y asi fue i por lo cual dió la vela hacia la Isla de San Miguel, aunque en ninguna de las de los Azores hay buen puerto para el tiempo que entonces hacia, y no tenia otro remedio sino huirá la mal? <'-''- »' ~r> •' *■'" "-'* • Jueves 21 de Hebrero. 1'.. -ii. . , t. • .. '* ..'

Partió ayer de aquella Isla de Santa María para la de San Miguel para ver si hallaba puerto para poder sufrir tan mal tiempo como hacia, con mucho viento y mucha mar, y anduvo hasta la noche sin poder ver tierra una ni otra por la gran cerrazón y oscurana 1 quel viento y la mar causaban. El Almirante dice que estaba con poco placer porque no tenia sino tres marineros solos que supiesen de la mar, porque los que mas allí estaban no sabian de la mar nada. Estuvo á la corda toda esta noche con muy mucha tormenta y grande peligro y trabajo , y en lo que nuestro Señor le hizo merced, fue que la mar ó las ondas della venian de sola una parte, porque si cruzaran como las pasadas, muy mayor mal padeciera. Después del sol salido, visto que no via la isla de San

«'*"' ■ ' ** -'1 Por oscuridad.

Miguel, acordó tornarse á la Santa María por ver si podía cobrar su gente y la barca y las amarras y anclas que allá dejaba. -.-a ¡ . ..i'...-:ií.;.'. {. L.:i oí

Dice que estaba maravillado de tan mal tiempo como habia en aquellas islas y partes, porque en las Indias navegó todo aquel invierno sin surgir ¿ é habia siempre buenos tiempos, y que una sola hora no vido la mar que no se pudiese bien navegar , y en aquellas islas habia padecido tan grave tormenta, y lo mismo le acaeció á la ida hasta las Islas de Canaria; pero pasada dellas siempre halló los aires y la mar con gran templanza. Concluyendo dice el Almirante , que bien dijeron los sacros teólogos y los sabios filósofos, quel Paraiso terrenal está en el fin de Oriente, porque es lugar temperadísimo. Así que aquellas tierras que agora él habia descubierto, es (dice él) el fin del Oriente.; - •.. < [r.. 7

í\ J "¡j'iu . , .:. • . ', .. ;:: '. Si d ¡ .. ¡¡ ) la nvvj (; • Viernes 2a de Hebrerfa , 1 -jh r.:¡ . .,:1 cih. (..; .*„ :.i o " 1 , ¡ (i es¿..o:~-.* v: y op¡i'i'ii¡

Ayer surgió en la isla de Santa María en el lugar ó puerto donde primero habia surgido, y luego vino un hombre á capear desde unas peñas que allí estaban fron-tteras, diciendo que no se fuesen de allí. íl>ueg^ vá»o la barca con cinco marineros, y dos clérigos y un escribano: pidieron seguro , y dado por el Almirante subieron á la carabela , y porque era noche durmieron allí, y el Almirante les hizo la honra que pudo. A la mañana le requirieron que les mostrase poder de los Reyes de Castilla para que á ellos, Jes constase como con poder dellos habia hecho aquel viage. Sintió el Almirante que aquello hacian por mostrar color que no habian en lo hecho errado, sino que tuvieron razon, porque no habian podido haber la persona del Almirante, la cual debieran de pretender coger á las manos ,,pues vinieron con la barca armada, sino que no vieron quel juego les saliera á bien , y con temor de lo quel Almirante habia dicho y amenazado, lo cual tenia propósito de hacer, y creyó que saliera con ello. Finalmente por haber la gente que le tenían, hobo de 1 T»S COLO». - • IÍ9

mostralles la carta general de los Reyes para todos los Príncipes y,Señores de encomienda, y otras provisiones;

?r dióles de lo que tenia y fuéronse á tierra contentos, y uego dejaron toda la gente con la barca, de los cuales supo que si tomaran al Almirante nunca lo dejaran libre, porque dijo el Capitan quel Rey su Señor se/lo. había, así mandado. : a ,nr. ;.I t í.lecJ

Sabado 13 de Hebrero. • /. •'• ~' r :¡r.

Ayer comenzó á querer abonanzar el tiempo, levantó las anclas y fue á rodear la isla para buscar algun buen surgidero para tomar leña y piedra para lastre, y no pudo tomar surgidero hasta horas de completas.

.iuf, . ...Domingo 24 de Hebrero.

-...u sc¡;cii/í:"¡ "y < ?'.'( ;• .-:'in:-iv

V , Sureió/ayet en; la tarde para tomar leña y piedra j yt porquera marera muy alta no pudo la barca llegar en tierra, y al rendir de la primera guardia de nodíe co<menzó á ventar Oueste y Sudueste: mandó levantar las velas por el gran peligro que en aquellas islas hay en esperar el viento Sur sobre ¿1 ¿ocla,. y, en ventando Sudueste luego vienta Sur. Y visto que era buen tiempo para ir á Castilla, dejó de tomar leña y piedra, y hizo que gobernasen al Leste, y andaria hasta el sol salido, que habría seis horas y media, siete millas ppr hora, que. son cuarenta y cinco millas y media. Despues del sol salido hasta el ponerse anduvo seis millas por hora, que en once horas fueron sesenta y seis millas, y cuarenta y cinco y media de la noche fueron ciento once y media, y por consiguiente veinte y ocho leguas* :. L -A 2:i

Lunes 2$ de Hebrero.

.OS. £. Ijiit. . .... •Ayer despues del sol puesto navegó al Leste su camino cinco millas por hora: en trece horas de esta noche andaria sesenta y cinco millas, que son diez y seis leguas y cuarta. Despues del sol salido hasta ponerse anduve! otras diez y seis leguas'y media con la mat liana, gráciasá: Dios. Vino á la carabela un ave muy grande que parecía águila; - :.i '. :'.; ;; . •.. • ;. i . • . '\'. . t

v. <. • -. Martes 26 de Hebrero. i

-.. - ..-i :.• i :-n 1 .. '. .'»!'. i;.;.!. ; i . p ^" u: Ayer despues del sol puesto navegó á su camino al Leste, la mar llana, á Dios gracias: lo mas de la noche andaria ocho millas por hora , anduvo cien millas, que son veinte y cinco leguas. Despues del sol salido, con poco viento: tuvo aguaceros, anduvo obra de ocho leguas ai Lesnordeste. .*;.¡,-,• :j¡ r. oni v -i.!,

.'; '..1.L-:«í '. - < . A vi'tiwi

Miercoles 37 de Hebrtto. ^...... .:.. -• ;..;.wJ

Esta noche y dia anduvo fuera de camino por los vientos contrarios y grandes olas y mar, y hallábase ciento veinte y cinco leguas idekGabo 'de - San Vicente, y ochenta de la Isla déla Madera, y ciento y seis de la de Santa María. Estaba muy penado con tanta tormenta agora questaba á la puerta de casa. •¡ :•;ii.-'

í'' ' - - --«.;• J' >----' i-- :,«••'

< n..,!:,h.. .- i Jueves 38 deHebrero^ |> '.i- i oc.rr .'i - -i , o- 'Y .- ;« ';,*.. ¡v <>. «.'•.:.'

Anduvo de la mesma manera esta noche con diversos vientos al Sur y al Sueste , y á una parte y á otra, y al Nordeste , y al Lesnordeste , y desta manera todo este ¿U. i' kl' -;>.v. :•. •» .' c:¿. „\v.;¡' r . .: ¡, , i.i..! - Vientes z.° de Marzo, r ;!. cTcrt -• •1:1.. • • . Jii. .' . . -j.•• i i' ... r"\- ñ .t.« ri -"•; ¡ Anduvo esta noche al Leste cuarta al Nordeste, doce leguas: de dia corrió al Leste cuarta del Nordeste, veinte y tres leguas y media. •

.0'..i..A ... >a x.v 1 Sabado 3 de Marzo. -r-i .:. .1 '.-', i; y, -; c'.. . , '. c.fcícl A

Anduvo esta noche á su camino al Leste cuarta del Nordeste, veinte y ocho leguas, y el dia corrió veinte leguas^ : v •. .. -1. .. / : ;.-...^-Al

« AnteriorContinuar »