Imágenes de página
PDF
ePub

Miercoles ig de Setiembre.

Navegó su camino, y entre dia y noche andaría veinte y cinco leguas, porque tuvieron calma; escribió veinte y dos. Este dia á las diez horas vino á la nao un alcatraz, y á la tarde vieron otro, que no suelen apartarse veinte leguas de tierra x; vinieron unos llovizneros sin viento, lo que es señal cierta de tierra; no quiso detenerse barloventeando el Almirante para averiguar si habia tierra; mas de que tuvo por cierto que á la banda del Norte y del Sur habia algunas islas, como en la verdad lo estaban y él iba por medio dellas; porque su voluntad era de seguir adelante hasta las Indias, y el tiempo es bueno , porque placiendo á Dios á la vuelta se veria todo: estas son sus palabras.... Aquí descubrieron sus puntos los pilotos: el de la Niña se hallaba de las Canarias cuatrocientas cuarenta leguas: el de la Pinta cuatrocientas veinte: el de la donde iba el Almirante cuatrocientas justas \

Jueves 20 de Setiembre.

Navegó este dia al Oueste cuarta del Norueste , y á la media partida, porque se mudaron muchos vientos con la calma que habia ; andarían hasta siete ó ocho leguas. Vinieron á la nao dos alcatrazes, y despues otro , que fue señal de estar cerca de tierra , y vieron mucha yerba, aunque el dia pasado no habian visto della. Tomaron un pájaro con la mano que era como un garjao; era pájaro de rio y no de mar, los pies tenia como gaviota: vinieron al navio en amaneciendo dos ó tres pajaritos de tierra cantando, y despues antes del sol salido desaparecieron; despues vino un alcatraz, venia del Ouesnorueste, iba al Sueste, que era señal que dejaba la tierra al Ouesnorueste, porque estas aves duermen en tierra y por la mañana van á la mar á buscar su vida, y no se alejan veinte leguas.

1 Estaban como á diez leguas de las rompientes»

2 Es exacta la distancia que señala el Almirante. i

Viernes 2 x de Setiembre.

Aquel dia fue todo lo mas calma, y despues algun viento: andarían entre dia y noche dello á la via , y dello no hasta trece leguas; en amaneciendo hallaron tanta yerba que parecía ser la mar cuajada de ella, y venia del Oueste: vieron un alcatraz, la mar muy llana como un rio, y los aires los mejores del mundo. Vieron una ballena, que es señal que estaban cerca de tierra, porque siempre andan cerca \

Sabado 22 de Setiembre.

Navegó al Ouesnorueste mas ó menos, acostándose á una y otra parte; andarían treinta leguas; no veian casi yerba; vieron unas pardelas y otra ave: dice aquí el Almirante, mucho me fue necesario este viento contrario, porque mi gente andaban muy estimulados 1 que pensaban que no ventaban estos mares vientos para volver d España: por un pedazo de dia no hubo yerba, despues muy espesa.

Domingo 2$ de Setiembre.

Navegó al Norueste, y á las veces á la cuarta del Norte, y á las veces á su camino, que era el Oueste y andaría hasta veinte y dos leguas: vieron una tórtola y un alcatraz, y otro pajarito de rio, y otras aves blancas: las yerbas eran muchas, y hallaban cangrejos en ellas, y como Ja mar estuviese mansa y llana murmuraba la gente diciendo: que pues por allí no habia mar grande que nunca ventaría para volver á España; pero despues alzóse mucho la mar y sin viento, que los asombraba, por lo cual dice aquí el Almirante: asi que muy necesario me fue la mar alta, que no pareció, salvo el tiempo de los judíos cuando salieron de Egipto contra Moysen que los sacaba de captiverio.

1 Es muy fundado el juicio del Almirante, pues navegaba por el Norte de las dichas rompientes , á cuatro leguas de distancia.

2 Aqui comienza á murmurar la gente del largo viage. Casas.

Lunes 24 de Setiembre.

Navegó á su camino al Oueste dia y noche, y andarían catorce leguas y media, contó doce, vino al navio un alcatraz, y vieron muchas pardelas.

Martes 2$ de Setiembre.

Este dia hubo mucha calma, y despues ventó; y fueron su camino al Oueste hasta la noche. Iba hablando el Almirante con Martin Alonso Pinzon, capitan de la otra carabela Pinta , sobre una carta que le habia enviado tres dias hacia á la carabela, donde segun parece tenia pintadas el Almirante ciertas islas por aquella mar 1, y decia Martin Alonso que estaban en aquella comarca , y respondía el Almirante que asi le parecía á él; pero puesto que no hubiesen dado con ellas lo debia haber causado las corrientes que siempre habian echado los navios al Nordeste, y que no habian andado tanto como los pilotos decían; y estando en esto dijo el Almirante que le enviase la carta dicha, y enviada con alguna cuerda comenzó el Almirante á cartear en ella con su piloto y marineros; al sol puesto subió el Martin Alonso en la popa de su navio, y con mucha alegría 1 llamó al Almirante pidiéndole albricias que via tierra, y cuando se lo oyó decir con afirmacion el Almirante, dice que se echó á dar gracias á nuestro

1 Esta carta delineada por el Almirante no podia dejar de ser como la que Paulo Toscanelli, médico florentin y célebre astrónomo de su tiempo , envió á Lisboa en 1474. Comprendía desde el Norte de la Irlanda hasta el fin de Guinea, con todas las islas que estan situadas en este viage, y hácia el Occidente se representaba el principio de la India con las islas y lugares por donde se podría andar. Colon víó esta carta y su lectura de las relaciones de los viageros, especialmente de Marco Polo, le confirmó en la idea de hallar por el Occidente la misma India adonde ellos habian ido por la parte oriental. Por esta causa la situacion de las costas é islas tomada de noticias tan vagas debia ser muy imperfecta é inexacta, como lo era tambien en el planisferio de Martin de Behem, construido en 1492.

2 Alegron de tierra por Martin Alonso, pero no lo era. Casas.

Señor de rodillas, y el Martin Alonso decia, Gloria in excelsis Deo con su gente , lo mismo hizo la gente del Almirante , y los de la Niña subiéronse todos sobre el mastel y en la jarcia, y todos afirmaron que era tierra, y al Almirante así pareció, y que habría á ella veinte y cinco leguas: estuvieron hasta la noche afirmando todosser tierra; mandó el Almirante dejar su camino que era el Oueste, y que fuesen todos alSudueste, á donde habia parecido la tierra: habrían andado aquel dia al Oueste cuatro leguas y media, y en la noche al Sudeste diez y siete leguas, que son veinte y una, puesto que decia á la gente trece leguas , porque siempre fingia á la gente que hacia poco camino porque no les pareciese largo; por manera que escribió por dos caminos aquel viage, el menor fue el fingido, y el mayor el verdadero; anduvo la mar muy llana, por lo cual se echaron á nadar muchos marineros; vieron muchos dorados y otros peces.

Miércoles s.6 de Setiembre.

Navegó á su camino al Oueste hasta despues de medio dia. De allí fueron al Sudueste hasta conocer que lo que decían que habia sido tierra no lo era sino cielo: anduvieron dia y noche treinta y una leguas, y contó á la gente veinte y cuatro. La mar era como un rio, los aires dulces y suavísimos.

Jueves 57 de Setiembre.

Navegó á su via al Oueste , anduvo entre dia y noche veinte y cuatro leguas, contó á la gente veinte leguas: vinieron muchos dorados, mataron uno , vieron un rabo de junco.

Viernes 28 de Setiembre.

Navegó á su camino al Oueste, anduvieron dia y noche con calmas catorce leguas, contaron trece: hallaron poca yerba, tomaron dos peces dorados, y en los otros navios mas.

Sabado stg de Setiembre.

Navegó á su camino el Oueste , anduvieron veinte y cuatro leguas, contó á la gente veinte y una ; por calmas que tuvieron anduvieron entre dia y noche poco. Vieron un ave que se llama rabiforcado, que hace gomitar á los alcatrazes lo que comen para comerlo ella , y no se mantiene de otra cosa: es ave de la mar , pero no posa en la mar ni se aparta de tierra veinte leguas, hay de estas muchas en las islas de Cabo Verde: despues vieron dos alcatraces: los aires eran muy dulces y sabrosos, que diz que no faltaba sino oir al ruiseñor, y la mar llana como un rio: parecieron despues en tres veces tres alcatrazes y un forcado i vieron mucha yerba.

Domingo jo de Setiembre.

Navegó su camino al Oueste, anduvo entre dia y noche por las calmas catorce leguas, contó once; vinieron al navio cuatro rabos de junco, que es gran señal de tierra, porque tantas aves de una naturaleza juntas es señal que no andan desmandadas ni perdidas: viéronse cuatro alcatrazes en dos veces, yerba mucha. Nota : Que las estrellas que se llaman las guardias, cuando anochece, estan junto al brazo de la parte del Poniente, y cuando amanece estan en la línea debajo del brazo al Nordeste, que parece que en toda la noche no andan salvo tres líneas, que son nueve horas, y esto cada noche: esto dice aquí el Almirante. Tambien en anocheciendo las agujas noruestean una cuarta, y en amaneciendo estan con la estrella justo; por lo cual parece que la estrella hace movimiento como las otras estrellas, y las agujas piden siempre la verdad.

Lunes z.o de Octubre.

Navegó su camino al Oueste, anduvieron veinte y cinco leguas, contó á la gente veinte leguas, tuvieron

« AnteriorContinuar »