Imágenes de página
PDF
ePub

si la salud no faltara y se le pudiera hacer fuerza, ninguna cosa hubiera para mí de mayor contentamiento que ir á cumplir lo que se me tenia mandado; pero como con otras mias lo he escrito á V. A., si bien el tiempo ha detenido hasta agora por acá las galeras, en ninguna manera ha sido posible, de que tengo cada dia mas pena y la tendré toda la vida, la cual mientras no se me acabare está claro que en cuanto yo supiere y pudiere se ha de emplear siempre en servicio de S. M. y de V. A. conforme á la obligacion que hay para ello.

No he respondido antes á estas cartas de V. A. porque como la una dellas vino en cifra juntamente con el treslado de lo que se habia escripto al Comendador mayor acerca la ida de las galeras á España, yo no tengo esta cifra; pero suponiendo que era la general que S. M. tiene con sus ministros, envié el mismo capítulo al embajador Don Juan de Zúñiga para que no hallándose en Roma su hermano, me le enviase descifrado; y si bien no se me volvió á enviar el original en cifra, todavía se ha procurado sacar lo que esta carta de V. A. contiene, que si no se hace yerro es lo que va en esa copia. Y siendo así, no obstante que mi parescer no llegue con mucho á la opinion en que V. A. muestra tenelle, por parescerme que ninguno hay mejor que el de V. A. mesmo en cualquiera ejecucion; todavía en cumplimiento de lo que se me manda en este particular, digo que yo tengo la misma esperanza que lo de Tunez y Biserta se ha de acabar placiendo á nuestro Señor en breve, y tener tan buen subceso como de mano de V. A. y de su gran prudencia se debe esperar, y que por las mismas causas que V. A. dice me paresce muy acertado el tomar desde allí el camino con el armada para Corfú no habiendo cosas en contrario que fuercen la vuelta á Mesina; que si estas hubiese, habríase á mi poco juicio de considerar y contrapesar muy bien lo uno y lo otro para tomar en ello el mejor expidiente como lo sabrá V. A hacer mejor que naide; y lo ha sido á mi parecer la orden que se ha dado en lo que toca á las galeras que S. M. manda se envien á España, y pésame cuanto es razon que el ruin tiempo haya detenido tanto por acá las que trae á su cargo el capitan Acosta por las mismas causas que V. A. escribe al Comendador mayor. Ellas partieron de Liorna tres dias ha hoy; pero dudo hayan podido pasar si ya no han hallado otro tiempo del que por acá corre: llevan dos cajas de pinatas de fuego artificial, que teniéndolas yo en Palermo muy guardadas, mis criados las trajeron aquí por yerro, juntamente con mi ropa, pensando que eran mias, siendo de S. M. Yo hice en Mesina la prueba deste artificio en una cámara desembarazada, y segun la batería que hizo en las paredes, téngole por muy provechoso y de muy grande efecto para todo, como creo lo verá V. A. mandando hacer la experiencia dello.

Mis enfermedades me tienen todavía tan asido, que hasta que entren las calores tengo poca esperanza de mejoría, siéndome tan contraria la primavera; á cuya causa creo no podré irme á España con las galeras de Negron, que me dicen han de traer de allí á Génova su muger del Comendador mayor. Si la jornada, las ocasiones, y lo capitulado lo sufrieren, seria muy señalada merced para mí que V. A. fuese servido mandar al mismo Negron que despues de haber traido á Doña Gerónima á Genova, me echasen á mí en Barcelona; y ansí pudiéndoseme conceder este favor lo suplico á V. A. con el mayor cncarescimiento posible, que pues no he podido irá servir á V. A., no veo la hora de verme en España porque no se me acaben los dias fuera de ella.

Nuestro Señor guarde la muy Ilustre y Serenísima Persona de V. A. etc—De Pisa 10 de marzo 1572—Don García de Toledo.

Carta de D. Juan de Austria á D. García de Toledo.

Palermo 19 de marzo de 15/2.

Avisa S. A. la orden que habia dado al Comendador Coronado para que si D. García quisiese, le transportase aquel á España en las galeras de su cargo. Tambien le participa su próxima salida con la armada de la liga la vuelta de Corfú, y que le daria parte de los sucesos que le ocurriesen en el discurso de su viaje.

Muy Ilustre Señor—No sabria encarescer lo mucho que me ha pesado de que las indispusiciones de Vm. le hayan estorbado de no poder venir á servir al Rey mi Señor cerca de mi persona, porque cierto tenia puesto grand parte de mi contentamiento en la buena compañía que esperaba que nos habiamos de hacer; pero pues la causa es tan justa, no veo otro remedio que el tener mucho pesar de ella, y si esto lo fuese por mi parte estaría bien remediado. Todas las cartas que estos dias atrás se me han escripto, he rescibido y respondido á ellas: esta es respuesta de una de 10 del pasado. A Génova ha ido el Comendador Joan Vazquez de Coronado con ocho galeras para desde allí recoger las cuatro de Centuriones, y con ellas y las de Genova y Saboya ir á España á traer la infantería y dineros que S. M. manda enviar de aquellos reinos. He mandado escribir con este correo al dicho Juan Vazquez que se pase por Liorna, y si Vm. se quisiere embarcar le embarque y regale en el viaje como es obligado.

Yo pienso partirme de aquí á Mesina dentro de cinco ó seis dias, y en teniendo recogida allí la armada, irme la vuelta de Corfú: avisaré á Vm. de contino de los progresos de mi viaje, cuya muy ilustre persona guarde nuestro Señor como desea. De Palermo á 19 de marzo 1572.

De puño propio.

Siento tanto mas no valerme de la compañía de Vm. este verano, cuanto que me habia ya dado á entender que viniera á hacérmela; pero pues esto no puede ser por las causas que me escribe, á lo menos no deje Vm. de enviarme siempre su opinion en lo que yo habré de hacer este año y en lo demas que se le ofrecerá; que á mi cargo queda el obedecerla como es justo—A servicio de Vm.—Don Juan.

Carta de D. García de Toledo á D. Juan de Austria.

Pisa 23 de abril de 1572. Sobre el bizcocho que se hacia para el servicio de la armada.

Serenísimo Señor—El Señor Juan de Soto me envió la memoria que ha dado á V. A. acerca la fábrica del bizcocho que en aquel reino se hace para provision y servicio de la armada, y la ventaja que habria en labrallo en Sicilia; lo cual á mi parecer está dicho y acordado todo con mucha consideracion y prudencia, y lo que á mí se me ofrece en esta materia son tres cosas.

La primera que la extraccion se habria de hacer en bizcocho y no en trigo, porque lo podrian traer las galeras, y se escusarian lo que montan los navíos y la seguridad , no habiendo duda que en el fabricallo en Sicilia habria para S. M. la ventaja que en la misma memoria se dice, y aun mas.

La segunda que el útil á mi juicio habría de ser de Sicilia, pareciéndome muy justo que cada reino goce del beneficio y provecho que le toca, teniéndose consideracion á no cargar tanto la mano á aquel reino, que se viniese á padecer falta y necesidad.

La tercera que S. M. habría de mandar comprar el trigo con tiempo, como lo hacen particulares, porque demas de la ganancia que resultaria dello se vendrían á hacer las provisiones con mas comodidad, de manera que por falta dellas no fuese menester detenerse la armada los veranos; dando ansí mismo órden que el bizcocho se labre en invierno, porque no habiendo en Sicilia comodidad de moliendas para tanta cantidad, vendríase á hacer esto mejor y á sentirse menos la falta de agua que para este efecto hay en aquel reino los veranos;, y esta misma prevencion se podría tener también en la compra de todas las demas victuallas que allí y en otras partes se hubiesen de proveer, sin aguardar á hacello á tiempo que hayan subido de precio. Si otra cosa se me ofrece en este particular, advertiré dello á V. A. Nuestro Señor guarde la Serenísima persona dé V. A. etc. De Pisa á 23 de abril de 1572— D. García de Toledo.

Carta de D. Juan de Austria á D. García de Toledo.

Mesina 25 de abril de 1572.

Contesta á las cartas que D. García le escribió acerca de las empresas que debiah hacerse en el corriente año.

Ilustrísimo Señor—En esta satisfaré á dos cartas de Vm. á que debo respuesta, y no la he hecho estos dias

« AnteriorContinuar »