Imágenes de página
PDF
ePub
[ocr errors][graphic]

CORRESPONDENCIA

entre Don García de Toledo, cuarto Marques de Villafranca, y el Sr. D. Juan de Austria, hijo natural de Carlos V, desde el año de 1571 hasta el de 1577 sobre sucesos de la armada de la liga, que fué la que combatió en Lepanto, y otras que sucesivamente se hicieron en los mismos años.

Las cartas de D. Juan de Austria son originales, y copias las restantes; y sacáronse unas y otras del archivo de la casa de Villafranca por D. Martin Fernandez Navarrete. Contienen la noticia de los varios armamentos de galeras y expediciones que ejecutó aquel Príncipe contra turcos, y los consejos que le daba-1). García de Toledo para el mejor éxito de sus empresas. Van también algunas cartas de Felipe 2? á su hermano, y de este á aquel. Pero es de advertir que no se han podido hallar las relaciones que S. A. enviaba adjuntas de sus navegaciones y otros sucesos de que siempre daba cuenta :í D. García, incluyéndose en esta falta la relacion y carta que escribió á este en 9 de octubre de 1571 con el aviso de la victoria naval de Lepanto que consiguió en 7 del mismo mes contra la armada del Turco, y lo demas que hasta aquel dia le aconteció, y juntamente todas las noticias relativas á la toma de Tunez por el mismo D. Juan de Austria en 1573 desde el & de setiembre que salió del puerto de Mesina para dar cabo á aquella empresa. Faltan tambien oiras muchas cartas de S. A., y no pocas muy importantes que D. García le escribió sobre armamentos y expediciones segun se deduce por el contenido de las que se han copiado, cuyo paradero no se ha podido averiguar.

D. García de Toledo Osorio, cuarto Marques de Villafranca, uno de los varones mas esclarecidos de su linaje por sus talentos militares, debió á sus muchos y grandes- servicios título de Duque de Fernandina y de Príncipe de Montalvan en el reino de Nápoles, y Comendador de Azuaga en la órden de Santiago. Juntaba á estos blasones adquiridos con su espada, los hereditarios de Conde de Peñaramiro, Señor de Cabrera y Rivera, Valle de Losada, Coto de Valboa y Matilla de Arzon. Fué General de las galeras de Sicilia, Virey y Capitan General del Principado de Cataluña, Virey y Capitan General del reino de Sicilia y General de la mar. Ganó por fuerza de armas el Peñon de Velez, fortaleza inexpugnable: socorrió á Malta sitiada de los turcos y á punto de rendirse, y es reputado como uno de los mas señalados capitanes que hubo en su tiempo y de mas consejo y experiencia en la carrera militar. Tuvo larga correspondencia en negocios arduos de la guerra con Felipe 2.°, quien le apreciaba en extremo y le honró con muestras de particular afecto y de munificencia regia: tambien la tuvo muy frecuente y cordial con el famoso Duque de Alba con quien á veces compartió los trabajos y la gloria de las armas. Fué hijo segundo de D. Pedro de Toledo, segundo Marques de Villafranca, y deD.a María Osorio Pimentel, y sucesor de su hermano mayor D. Fadrique que falleció sin descendencia. Casó con D.a Victoria Colona, hija de Ascanio Colona, Condestable de Nápoles, y de D." Juana de Aragon, y murió en Nápoles á 31 de mayo

de 1578. (V. Noticia de la gran casa de los Marqueses de VillaiVanca por Fr. Gerónimo de Sosa. Ñapoles 1676, pág. 72—V. Principio de la órden de la caballería de Santiago de la Espada por el Licenciado Diego de la Mota. Valencia 1599, pág. 268—V. Justificacion de la grandeza de primera clase que pertenece á D. Fadrique de Toledo Osorio, se'ptimo Marques de Villafranca etc. Escribióla D. Luis de Salazar y Castro. Madrid Imprenta Real 1704, pág. 163.

Carta de D. García de Toledo á D. Juan de Austria.

Pisa 1.° de agosto de 1571.
Manifiesta sus deseos del buen suceso de la armada de la liga.

Serenísimo Señor—Con el mayor deseo del mundo estoy aguardando un criado mio que envié á besar la mano de V. A. y á que me trujiese particular relacion de la salud de V. A., la cual plegue á nuestro Señor sea siempre tan buena como los servidores de V. A. se lo deseamos; pero pues él se tarda mas de lo que yo quisiera, y V. A. habrá de seguir en breve su viaje, no he querido yo tardarme mas en hacer esto, y ansí digo que aunque sé bien que en esta ocasion no podré acordar cosa en que S. M. y V. A. no hayan considerado mejor, todavía a mi juicio son tan importantes las causas que me mueven á -ello, que así por esto como por cumplir Con lo que debo al servicio de V. M. y V. A., y tambien por mi propia satisfaccion, no me ha parecido callar á V. A. lo que ert esta materia se me ofrece, lo cual por no dar á V. A. pesadumbre con larga escritura, lo escribo al Comendador mayor (1) como mas particularmente lo Verá V. A. por la misma carta (2) á que me remito, habiendo hecho estos dias con S. M. el mismo oficioi Suplico á V. A. que en todo se tome mi voluntad, que cuando no se atravesase en este negocio sino solo el ir la persona de V. A. en esta armada, obligados estamos todos sus servidores, y yo en particular, á considerar noche y dia todo aquello que pudiere asegurar el buen suceso" en los efectos que con ella se hubieren de hacer, los cuales espero que de mano de V. A. han de ser muchos y de muy grande importancia para el servicio de S. M. y bien de la cristiandad, que así plegue á nuestro Señor que sea, y de guardar la Serenísima persona de V. A. muchos años; De Pisa á 4.° de agosto de 1571 años—Don Garda de Toledo*

(1) D. Luis de Requesens Comendador mayor de Castilla.

(2) La curia que aquí se menciona, se pone á continuacion.

Carta de D. García de Toledo á D. Luis de Requesens.

Pisa 1." de agosto de 1571.

Expone las razones que en su concepto podian hacer la armada de la liga inferior á la del Turco.

Ilustrísimo Señor.—A mí me ha acaecido lo que suele suceder á los que no piensan las cosas cuando las tienen lejos, que es temellas mucho cuando se ven cerca deHas; y así confieso á V. S. I. que como se van llegando estas dos armadas me voy apartando de la quietud que hasta aquí he tenido por no ver en la nuestra el recado de gente, no digo en número sino en la bondad que yo desearia , y veo en la de los enemigos mas número y mas bondad de lo que yo quisiera; porque la nuestra va llena de soldados nuevos que aun apenas sabrán disparar los arcabuces que sus capitanes les han dado, y en la de los turcos sabrán muy bien hacer este oficio y aprovecharse de sus armas por ser todos soldados pláticos; y faltando de la armada de S. M. ocho ó nueve mil soldados viejos que estan en Flandes, que eran el niervo (1) de toda ella, de mala gana vendria yo sin ellos á las manos si lo tuviese á mi cargo porque hallo de harto mayor daño la pérdida si acaso sucediese, lo que Dios no quiera, que podria ser de provecho la ganancia.

Háse de considerar tambien que nuestra armada es de diferentes dueños, y quizá á las veces cumple á los unos lo que no cumple á los otros, y la de los enemigos es de un solo patron, de un solo bando y voluntad y obediencia; y los que se hallaron en la Prevesa, saben bien lo que esto importa.

(1) Así el nis.

« AnteriorContinuar »