Imágenes de página
PDF
ePub

entiende que sus galeras tiene repartidas en la Goleta de Tunez y en otras partes de la comarca, y hace fortificaciones y reparos para esperar en la tierra y defenderse en ella. Confio en nuestro Señor que la empresa terna el fin que á su servicio, á la seguridad y reposo de nuestros reinos y al bien de la cristiandad conviene, y yo la avisaré de lo que sucediere.

Este despacho se envía por mano del Visorey deste reino de Cerdeña á nuestro embajador de Genova para quél desde allá lo envíe con correo propio. Vos, Señora, nos podréis mandar escrebir como desde Barcelona lo dijimos, hasta que sepais que estamos en Nápoles ó Sicilia enviando las cartas al dicho nuestro embajador de Génova ó al dicho Visorey de Cerdeña como os pareciere que mejor y mas presto se podrá hacer; que á cada uno dellos dejamos ordenado que nos envien á buen recaudo las cartas que les mandardes enviar.

En la relacion que de Barcelona mandó enviar del dinero, están puestos dos mil ducados para los gastos quel embajador de Génova ha de hacer en los correos y bergantines que han de despachar con nuestras cartas, así para enviarlas á esos reinos como á otras partes, y á donde Nos estuviéremos las que se nos escribieren por su medio. Y porque agora enviamos á mandar al dicho nuestro embajador que tome á cambio dos mill escudos para estos gastos dando letras dirigidas á vos, Señora, para que las mandeis cumplir ; pues este cambio se hace para cosa tan necesaria, mandará (1) que se paguen los dichos dos mill escudos conforme á las letras quel dicho embajador dará sin que en ello haya falta alguna.

(1) Mandará por mandaréis.

Tambien es necesario que luego provea (1) en enviar dineros para la paga de las galeras que están á cargo de D. Alvaro de Bazan á cuenta de su consignacion, á lo menos hasta veinte mil ducados, demas de los que se trujieron para esto á Barcelona. Y así le ruego (2) que en todo caso se provea luego sin que en esto haya falta, porque si la hubiese, andando como andan sirviendo por acá, no podrian dejar de pasar grand necesidad, y seria dañoso para nuestro servicio. Y pues como allá le dirán los que entienden en la hacienda, quedó consignacion para esto, provéase en todo caso sin que haya falta como está dicho.

Así mismo conviene que si la paga de los dos meses de jullio y agosto de las galeras de Andrea Doria para lo cual tambien se dejó allá consignacion, no se hubiere enviado á Barcelona, se envie en todo caso luego; y por esto aunque segun lo que tengo encargado el cumplimiento desto á Alonso de Baeza, confio que no habrá falta en ello ; todavía por lo que importa que no la haya , le ruego mucho que si cuando esta recibiere no estuviere proveido, mande (3) que en la mesma hora se provea y envie la paga de los dichos dos meses á Barcelona, con muy gran diligencia, porque luego como placiendo á nuestro Señor sea llegado á Tunez, enviaré por el dinero que allí quedó, y seria grand falta no hallarla allí para traerla con ello; y habré mucho placer que tenga (4) muy especial cuidado de la provision desta paga para lo de adelante para que se haga á los tiempos que se debe hacer sin que en ello haya ninguna falta—

(1) Por proveáis.

(2) Por os ruego. (5) Por mandéis. (4) Por tengáis.

Serenísima muy alta y muv poderosa Emperatriz mi muy cara y muy amada muger, la Santísima Trinidad sea siempre en vuestra guarda.

Despues desta escripta es venido un renegado que partió pocos dias ha de Tunez , y certifica lo que arriba está dicho y que en la verdad no tiene armadas Barbaroja sino' hasta diez y siete galeras repartidas al rededor de Tunez, y que aunque dice que tiene recaudo para armar otras veinte, que con gran dificultad podrian armar ningunas dellas; y aunque esto sea así, todavía debe haber cuidado del buen recaudo de las costas para que navíos de moros no hagan daño. Dat. en Callar en la Galera a 12 de junio de 1533 añ^s—Yo el Rey—Covos.

FUNDACIÓN

Je los estudios generales en el colegio imperial de los Jesuitas de Madrid, hecha por Felipe IV en 1625.

Copia autorizada por escribano público, que se halla en el archivo del Excmo. Sr. Duque de Frias.

En el nombre de Dios nuestro Señor y de la Santísima Reina de los ángeles Virgen Santa María su madre, y de toda la corte celestial, y á honra y gloria suya. Sea notorio y manifiesto á todos los que ahora son y adelante serán como el Rey Don Felipe Cuarto nuestro Señor que Dios prospere y dé largos años de vida, considerando que todas las repúblicas bien gobernadas han librado la mejor parte de su felicidad en la buena educacion de la juventud, y aunque se interesa mucho en que esta buena educacion se estienda á la gente comun, pero mucho mas importa que no les falte á los hijos de los Príncipes y gente noble, porque es la parte mas principal de la república , la cual con sus buenas ó malas costumbres lleva tras sí con violencia todo lo demas, y porque con el tiempo viene á parar en sus manos el gobierno y administracion del reino antes que se libren de los vicios que grangearon en la juventud, porque estos ordinariamente acompañan al hombre hasta la sepultura; y si alguna vez la edad los templa y los corrige, viene á ser muy tarde, y así por lo menos se pierde la mayor parte de la vida que prevenida y preservada con la buena educacion pudiera ser de servicio para su Rey y de provecho para su patria; de donde nace forzosamente otro inconveniente que como son los menos los que llegan á esta edad tan madura que templa los vicios y sazona las costumbres, haya muy pocos hombres hábiles y dispuestos para servir en cargos de confianza, y así obliga á fiarlos de gente que da mala cuenta de sí en ellos; y porque juntamente con los vicios de la juventud pasan tambien á las edades siguientes la ignorancia, porque los ingenios que no se labran y cultivan en la mocedad, nunca reciben despues la cultura y disciplina; y si algunos hay que con la experiencia vienen á conseguir alguna noticia de las cosas es muy tarde, y así se cae en el inconveniente pasado, y lo peor es que la noticia que se libra tarde en esperiencia es muy á costa de la república, porque no se alcanza sin muchos yerros, con que padece mas daños el bien comun antes de sacarlos diestros, que bienes recibe despues de tenellos: con esto se junta que los naturales é ingenios de los mozos nobles en especial de los españoles cuanto son mas generosos y mas alentados, si les falta la labor son como las mejores tierras que en dejándolas ociosas y sin cultura arrojan y producen mas maleza con que se esquiman y gastan para no ser despues de provecho.

Y así como es mas necesaria para la república la buena educacion de los hijos destos príncipes nobles, así suele ser ordinariamente la que menos se practica, porque sus padres no cuidan ni desean otra cosa mas de que vivan para que lleven adelante la antigüedad de sus familias , y libran buena parte de su conservacion en no ejercítalles en el estudio ni en otra ocupacion que les cause pena ó fastidio. Por esta causa ninguna república bien governada ha fiado la educacion de los hijos de sola la diligencia y cuidado de sus padres, y así para este fin se inventaron las escuelas públicas de todas las ciencias y disciplinas liberales en que se ejercita la juventud, porque la esperiencia enseña que no hay medio mas importante para la dicha educacion que el ejercicio de las letras, porque este ejercicio gasta eltiempo y destierra la ociosidad que en los mozos es seminario de todos los vicios, y ocupa las potencias superiores del alma y no da lugar á la distraccion ni derramamiento en otros objetos vanos y dañosos; y porque cultivando el entendimiento se le da fuerza á la razon para vivir conforme á ella y se enflaquece el apetito, y porque con la noticia que dan las ciencias y disciplinas liberales para todos los negocios se hacen mas hábiles para servir á su Rey y á su patria.

Y de aquí se infiere que las escuelas públicas son mas necesarias en las cortes de los Reyes, en las cuales se debe fiar menos la enseñanza y educacion de los hijos del cuidado de sus padres, porque ó están sirviendo en oficios de gobierno ó muy ocupados y distraidos en sus pretensiones, y así no pueden vacar ni atender á la

« AnteriorContinuar »