Imágenes de página
PDF
ePub

Carta de Rui Gomez de Silva á Francisco Eraso secretario de S. M. de 26 de julio de 1554 ('). .

(Original)

Archivo de SimancasEstadoCorrespondencia de InglaterraLegajo 808.

Habla del recibimiento que se les hizo en Inglaterra, y cuenta algunos pormenores de los grandes y de la Casa Real.

Muy Magnífico Señor: aunque ya tenga escrito á Vm. la llegada de S. A. á esta tierra, no he querido dejar de escribir estos renglones para certificalle el buen suceso de nuestro matrimonio, y como hasta agora somos bien venidos. Es verdad que entre los señores deste reino y los del Consejo se comienza por nuestra parte á entender las malas voluntades que se tienen unos á otros y cuan divididos están ; y aunque esto se entienda antes que viniésemos, agora como con nuestra llegada piensan acabar sus pretensiones y buscar por todas partes los medios que pueden por este fin, no lo hacen tan cautelosamente que no me haya cabido á mí parte queriendo algunos dellos valerse de mí por esto; y de oille.s hablar en estas cosas que han acontecido, veo como se la cargan unos á otros. ;.'

Tambien se ha travesado otro inconveniente grande y es que antes de llegar S. A. aquí le tenian aparejada una casa con todos sus oficiales altos y bajos en que hay caballerizo mayor y camarero mayor y gentiles hombres de cámara, y de aquí abajo todos los mas oficiales y guardia de cien archeros, y todo esto entienden que

(*) No dice el lugar, que quizá seria Vinccslcr.

S. A. lo ha de pagar de su casa sin que de la parte de la Reina se ponga ninguna ayuda de costa para esto. Pienso yo que ansí de la parte del embajador que aquí está como de la nuestra ha habido inadvertencia en esto, y ansí los oficiales que por parte de la Reina y del Consejo están puestos hacen sus oficios y los sirven, y si de nuestra- parte alguno quiere meter mano en algo, tómanlo mal y no lo quieren dejar hacer.

S. A. piensa remediar esto mandándolos mezclar y que sirvan juntos; y en cuanto á la costa que se le recrece , no hay que parar, pues seria mas inconveniente no pasar por lo que la Reina y el Consejo tienen ordenado, que buscar de donde cumplir la costa que esto hará á S. A.

Solo hubo al principio falta en no dalles á entender como el Príncipe traia sus oficiales, y que cuando mas no pudieran acabar con ellos se hubiera de suspender este determinar esta casa hasta que S. A. llegara (1). Tengo esperanza que todo se hará bien porque ellos muestran contentamiento de nosotros, y todos los que aquí venimos se le damos en lo que podemos.

La Reina es muy buena cosa, aunque mas vieja de lo que nos decian; mas S. A. lleva tan buen tiento y le hace tantos regalos, que tengo por cierto que han de tener muy gran contentamiento los dos, y nuestro Señor proveerá, pues hasta agora lo ha hecho en todo lo que toca á este negocio.

(i) Parece quiere decir esto, que al Gobierno de Inglaterra debió dársele á conocer desde el principio que Felipe II traia consigo toda la gente necesaria para su servicio, y en caso de no darse por entendido, hacer de manera que á lo menos hubiera suspendido toda resolucion hasta la llegada de dicho Principe á Londres.

Los dineros de Vm. vea si quiere que se den aquí ó en Londres á alguna persona. No los quise aventurar á enviar con los que se envian á S. M., porque me parece que ya que estan en salvo de lo que toca á la mar, no seria cordura tornarlos á ella.

S. A. queda bueno y muy contento con la merced que S. M. le ha hecho de Nápoles, y por partir el Señor Don Rodrigo apriesa no digo mas. Fecha á 26 de julio—Servidor de Vm.—Rui Gomez de Silva.

Carta de Rui Gomez de Silva á Francisco Eraso secretario de S. M. De Vincestre á 29 de julio de 1554.

(Original)

Archivo de Simancas —EstadoCorrespondencia de Inglaterra— Lc. gajo 808.

Recelos de la política francesa—Suspicacia de los ingleses, aunque en 'apariencia contentos, con respecto á Felipe II—Division entre los individuos del Consejo —Pensiones y dádivas á ciertas personas influyentes—Comportamiento entre ingleses y españoles—Conducta de Felipe II con la Reina—Regalos que hizo á esta la Princesa de Portugal —Poder del dinero con los ingleses—Escasas dotes de naturaleza de la Reina María.

Muy Magnífico Señor: con D. Rodrigo Manrique escribí á Vm. lo que se habia hecho hasta su partida, y agora poco ha me dieron un despacho de Vm. y en él una carta para el Rey. Yo se la di y me mandó que escribiese á Vm. como él la habia recebido, y por la ocupacion de los despachos que mandaba hacer para despachar el armada que habia de ir á España y la gente que habia de enviar á S. M., y ansí mesmo por estalle escribiendo de su mano no escribia á Vm., y le agradecia la relacion que en su carta le hace del estado en que estan las cosas del campo de S. M.

Con harta pena estamos todos y su Alteza mas de que nos hayan tomado estas carasas de franceses en este reino á donde es menester mirar tanto en la salida del como se ha mirado en la entrada. Los negocios de aquí no están en términos para dejallos porque cada dia se descubren estropiezos que es menester no huillos el rostro. Y aunque ellos muestran gran contentamiento con el Rey, no dejan por eso de estar á la mira de como pone los pies y de como harán sus negocios. Hay gran division entre los del Consejo, y entiendo que estan partidos; y si esto se dejase envejecer, creo que causaria un gran daño. S. A. va mirando por qué medio los podrá confederar y hacer amigos. Comenzará esta obra haciéndoles primero la merced de las pensiones que S. M. tiene señaladas que se den á las personas deste reino, y dando algunas joyas á las mugeres destos Señores que aquí se han hallado, y tomando algunos hijos destos en su servicio.

Ya escribí á Vm. en otra carta como se le habian señalado oficiales mayores y menores, los cuales nos estaban esperando en Antona y no nos quisieron dejar servir, y andaba una confusion muy grande. Todo se hizo como ellos quisieron. Y ellos mismos van entendiendo ya la cosa y se avienen muy bien con nosotros, de manera que me parece que con el buen medio que S. A. dará.en todo, quedarán todos muy contentos.

Por cierto que en sus gestos de todos se conoce gran contentamiento y procuran de contentarnos mucho, de manera que si así va, todos nos aternémos muy bien. Tomo III. 34

Hay grandes ladrones entre ellos y roban á ojos vistas. Ksta ventaja hacen á los españoles, que nosotros lo hacemos con maña y ellos por fuerza.

La Reina tiene gran contentamiento del Rey, y el Rey está contentísimo della y trabaja de dallo á entender porque no se pierde nada de su parte de lo que se debe hacer.

Fué gran coyuntura la merced que S. M. hizo al Rey del reino de Napoles, y ansí lo han tenido acá en mucho, y convino porque con la esperanza de recebir estos mas mercedes están mas contentos; y mia fé, aunque en todas partes sirve mucho el interés, en esta mas que en todas las del mundo, porque no se hace nada bien sino es con dinero en mano, y deste traemos todos tan poco, que no sé si nos vienen á caer en ello si escaparémos con vida , al menos sin honra podrá ser, porque nos darán mil palos.

La Princesa de Portugal envió un gran presente á la Reina, de vestidos y tocados, y la Reina les estuvo mirando y holgando con ellos de manera que agora (1) no ha acabado. Paréceme que si usase nuestros vestidos y tocados, que se le pareceria menos la vejez y la flaqueza.

Para hablar verdad con Vm., mucho Dios es menester para tragar este caliz, y así tengo hechas grandes preparaciones de mi parte; y lo mejor del negocio es que el Rey lo vee y entiende que no por la carne se hizo este casamiento, sino por el remedio deste reino y conservacion destos estados. De Vincestre á 29 de julio de 1554.

(1) Hasta ahora.

« AnteriorContinuar »