Imágenes de página
PDF
ePub

lla, que es hombre de bien y leal á la dicha Serenísima Reina: le dije que no hacia el oficio ni obras que debia y habia prometido, ni el deber que era obligado ; no embargante esto él muestra bien lo que tenia en el pecho, por lo cual la dicha Serenísima Reina está indignada y en deliberacion y determinacion de consultar con su Consejo lo que hará del y de la dicha Isabella que se fortifica en su casa , donde está mala, y por nueva que se tiene ella despende en ocho dias en victuallas que solia (1) en un mes.

El mismo dia la dicha Serenísima Reina tuvo nueva de la prision de Milort Tomás, hermano segundo del Duque de Sufoque, y que Crafz así mismo era preso.

El Duque de Sufoque ha escripto su confesion de su mano y firmádola, confesando que el enojo y desabrimiento de su detencion y arresto, y la poca cuenta que el Consejo hace del y el temor que tuvo cuando fué preso Varmier, y la plática de Caro y de Brof que habiaft emprendido de hacer Reina á madama Isabella con muchos conjurados le habian movido á tomar el partido de la dicha señora Reina y juntarse con los rebeldes, y especialmente que su hermano Tomás le habia persuadido á ello hasta el cabo, y que el dicho Tomás habia platicado á Pembroke ; pero que no le habia querido prestar la oreja al negocio, pidiendo misericordia y no justicia.

El dicho Tomás que está preso ha escripto pidiendo misericordia á la Señora Reina; pero ella está determinada de llevar esos negocios por la justicia que requieren, pues han andado ainosos usando mal de su clemencia y misericordia, y hacerles cortar las cabezas.

(1) Lo que solia.

Si su mandado se ha ejecutado , el martes se han de haber cortado las cabezas á Juana de Sufoque y á su marido ; pero yo no lo sé hasta agora.

Luego como fué ganada la batalla el Conde de Pembroke y todos los gentiles hombres y Milort se vinieron para la Reina á anunciarle las buenas nuevas, la cual se lo agradeció con palabras tan convencibles y apropiadas que se tomaron todos á llorar, y les declaró el tuerto y sinrazon que Milort habia tenido en conspirar y conjurar contra su corona y estado, dejado del pretesto del matrimonio, porque este habia ella hecho por el bien del reino, como la mayor parte dellos que se lo habian aconsejado, lo sabian, estando Cortenay presente, y dió una punta de diamante al dicho Pembroque por obligacion y señal de la memoria que le prometia tener de su servicio con grata recompensa, y con eso en voz alta dijeron todos ¡Viva la Reina! prometiendo de vivir y morir en su servicio. Esto hecho llevaron á la prision al dicho Viat, y quiso la Reina verlo desde sus ventanas. Hoy se hace su proceso para ejecutarlo lo mas presto que será posible.

La dicha Reina tiene deseo de enviar á V. M. á participar las nuevas con Fealter.

Hácense hoy procesiones generales por todas las iglesias desta villa.

Este Consejo es de parescer de dar á entender al Rey de Francia las pláticas de su embajador para que haga mudanza del.

La Serenísima Reina envió por mí el dia de la victoria á las siete de la noche para avisarme que Estronerin le habia escripto que sus vasallos de Gales y del Gort estan muy alegres y contentos del matrimonio; que el Conde de Arbi ha ofrecido á la Serenísima Reina de asegurar al Príncipe nuestro Señar (1) todas las veces que le será mandado; y habiéndome dicho que habia hablado muy de propósito con Pembroke en lo del matrimonio, yo le dije que me parescia debia deliberar y determinar en el arresto y detencion de Cortenay y de la dicha Isabel , y sobre la breve y rigorosa justicia de los traidores, y en lo que tocaba á los negocios del estado de la parte de Francia, y en lo tocante á la quietud del pueblo y de todo su reino, y en asegurar sus negocios y persona, no olvidando la fuerza que se requiere para impedir y estorbar las malas voluntades y desinos de los que quisiesen hacer empresa contra ella , diciéndole que me parecia, sometiéndome á su correccion, no hacer por el presente mencion del dicho matrimonio concertado; pero ella no lo queria disimular, antes procurar la consumacion con el ayuda de Dios.

Papel escrito de mano de Felipe II de lo que debia escribirse á Inglaterra con el que fué á 16 de hebrero 1554 (*)

Archivo de Simancas—EstadoCorrespondencia de Inglaterra—Legajo 808.

Haced responder luego al embajador de Inglaterra á sus cartas , porque quiero despachar entre hoy y mañana sin falta la Zabra con los poderes como á noche os dije. A S. M. no será menester escrebir mas de enbialle los duplicados de todo lo que agora se le ha escrito, pues está ya respondido á todo, sino á lo que agora escri

(1) Afianzar su partido, defenderle.

(*) Estos parecen apuntes dados por Felipe II ¡í alguno de sus ministros para que sobre ellos extendiese un despacho cu debida forma.

bió de don Bernaldino de Mendoza, y á esto yo le responderé de mi mano en una cartilla que le escribiré, y lleve el correo órden de echalla en la mar si fuere menester. Demas de lo que se ha describir al embajador y responderé á sus cartas, se le diga que por cartas de S. M. y por las suyas que antes me habia escrito, tengo entendida la necesidad que hay de mi breve llegada en aquel reino, y que así ha dias que me doy priesa á poner orden y llamar los que han de ir en mi acompañamiento; que agora por estas últimas cartas suyas de 23 del pasado mescribe que con llegar yo y consumirse el matrimonio , cesarán todas las pláticas que andan en aquel reino de los que tienen mala voluntad á este negocio , y se quitarán los rumores que se pueden temer dilatándose mi ida, de que la Reina no puede dejar de tener congoja y que le soy en tanto cargo y obligacion por el aficion que en este negocio ha mostrado, que aunque en evitar estas pláticas y temor de rumores no me fuera tanto como me va, solamente por sacalla deste trabajo y responder á lo que le debo, pusiera mi persona á cualquier peligro para descargalla y sacalla de tanto trabajo; y que por esto estoy determinado de no aguardar á nadie de los que habian de ir en mi compañía, sino en teniendo prestos algunos pocos navíos que basten para llevar mi casa, meterme en ellos, donde espero en Dios que él me guiará, y con toda la brevedad posible y que el tiempo me diere lugar, ser allá; que solamente llevaré mi casa como tengo dicho; y que esta será con los que no pudiere escusar para mi servicio, porque allá tomaré de los naturales de aquel reino para que entiendan que me he de servir y confiar de ellos y hacelles merced como si fuera nacido su natural, y que podrán ver la confianza que yo tengo dellos en irme á meter en el reino y en su poder sin mas compañía que la dicha; y que tambien me mueve á no llevar mas gente que la de mi casa, porque siendo poca tanto mejor se podrá gobernar y acomodar á la costumbre de los naturales, los cuales yo y los que fueren hemos de tener por propios, y que si yo hubiese desperar mas armada y compañía no podria ir con mucho con la brevedad que agora: que de lo que le paresciere de esto dé parte á la Reina diciéndole que yo pienso que es esta su voluntad, de la cual yo no saldré jamás ni en lo poco ni en lo mucho. Escribásele tambien que luego enviaré la persona con la joya, y que los poderes, aunque los otros fueron á su nombre por tres vias, que estos van á él para que no habiendo llegado los otros, use del que S. M. ya le habrá ordenado.

Lo que S. M. escribe á S. A. á 16 (*) de febrero del año 1554. De Bruselas.

Archivo de SimancasEstado—Correspondencia de Inglaterra—Legajo 808.

Manifiesta Carlos V á su hijo Felipe II la gran necesidad que tenia de que le enviase dinero.

Hijo—por esotra vereis lo que os escribo cerca del dinero que se ha tomado á los Esquetes, así de lo que se les habia consignado en Sevilla como de lo del cambio que

(') Al principio de la carta se pone la fecha de 16 de febrero, y al tía la de 21 del misino mes.

« AnteriorContinuar »