Imágenes de página
PDF
ePub

sejos los habrán considerado y los mandarán proveer como mas á su Real servicio convenga; que yo como otras veces he escripto, y últimamente á los 26 de octubre, las provisiones que de aquí puedo acordar son dineros, gente, navíos, victuallas y municiones; y que en la provision desto se use de muy gran diligencia como arriba digo.

El número del dinero que se habrá de proveer, habrá de ser segund la resolucion que se tomare de qué gente se ha de juntar, de cualidad y para qué tiempos.

En lo que toca al número de la gente digo lo mismo; aunque habiéndose de cumplir la capitulacion de la liga, tratando de expedicion general, se podria hacer cuenta de juntar veinte y ocho mil infantes que á V. M. le tocan en esta manera.

En Nápoles y este reino habrá seis mil infantes españoles de servicio, que es mas que menos.

Que se podrian enviar de España con D. Lope de Figueroa cuatro mil infantes como he escrito á V. M. en otras.

Habrá de servicio al presente en este reino tres mil y quinientos alemanes de las coronelías del Conde Alberico de Lodron y Vinceguerra de Arco, que se han reducido á una coronelía debajo del dicho Conde de Lodron.

Que se ofrece el dicho Conde Alberico de traer con facilidad de Alemaña á la desfilada otros tres mil alemanes, dándole esta órden, desde luego, y estos podrian venir por el golfo de Venecia.

Que se podrian traer hasta tres mil esguízaros, aunque no fuese sino por mostrar confianza de que V. M. se sirve de aquella nacion.

Que así mesmo se podrian traer otros tres mil infantes valones, que entiendo de todas partes que seria gente muy útil y apta para servir en el armada.

Hay al presente en este reino hasta dos mil italianos, pocos mas ó menos, de la coronelía de Pablo Esforza, con capitanes particulares que estan debajo del maestre de campo Tiberio Brancazo.

El restante á cumplimiento por la parte que faltase de la otra gente, se suplirá de infantería italiana con tanta mas facilidad cuanto que se podria V. M. servir de la de la milicia del reino de Nápoles, pues las tierras de marina, á Dios gracias, no tienen al presente de quien temer, advirtiendo á que V. M. no mande levantar infantería italiana debajo de coroneles porque la gente viene á ser muy ruin, y cuesta muy cara, y con capitanes particulares se hará facilmente y será muy mejor.

A este propósito acuerdo á V. M. que por lo que he visto esta jornada, el cargo de General de italianos es sin ningun fruto, y el gasto que con él se tiene es dinero perdido.

Cuanto á los caballos que se hubiesen de llevar en la jornada conforme á la capitulacion de los del reino de Nápoles y deste, entiendo que se podría haber un buen número y que no harán falta en el dicho reino, pues las tierras de marina estan seguras de la armada del Turco.

Cuanto á los navíos, las galeras de que V. M. puede hacer cuenta cierta de poder juntar para el año que viene, son las siguientes.

Que hay aquí de las desos reinos catorce galeras—De Juan Andrea doce—De las de este reino once—De Centuriones cuatro—De Lomelines cuatro, y otra que dice que armará Pedro Baptista Lomelin si V. M. es servido dello—De Grimaldo dos—De Mari dos—De Vendineli una, aunque dice que armará otra—De Napoles treinta que hay al presente, y otras cuatro que piensa armar el Marques de Santa Cruz.

Del mesmo Marques de Santa Cruz, cuatro, que arma de nuevo—De Génova tres—De Saboya tres. Que son por todas noventa y cinco galeras.

Irsehá mirando si habrá por acá algunas otras personas que quieran armar de nuevo; pero seria necesario tener comision de V. M. para los aceptar al sueldo en caso que se hallasen, y creo cierto que habria algunos que armarian.

Tambien creo que se hallarian personas que armasen galeotas de quince bancos arriba con que se les diese sueldo seis meses del año, y con algunas otras condiciones. Si V. M. fuere servido que se trate dello, hacersehá conforme á la órden que se me enviare.

El número de galeras que habrán de dar venecianos conforme á la capitulacion, tambien habrán de ser segun la resolucion que se tomare de lo que se habrá de hacer el año que viene, que de aquí pende la principal parte de como se habrá de encaminar esta máquina.

Para que lo que toca á crescer mas galeras en el reino de Nápoles y en este se haga con mas facilidad, suplico á V. M. mande escribir muy encarecidamente al Cardenal Grandvela, al Duque de Terranova, al Marques de Santa Cruz, y á Don Juan de Cardona, que atiendan á ello con grand diligencia; que yo les solicitaré de contino con cartas, como ya he comenzado á hacerlo, dándoles grand priesa en este negocio.

Las naves para la victualla habrán de ser así mesmo segun lo que se resolviere que se ha de hacer, porque para llevarlas en conserva de galeras para pelear con ellas, no será menester este año, ni son navíos de que se haya de hacer mucho caso si no fuese teniendo seguridad de llevarlas siempre unidas con el resto de la armada, y esto no es posible. A este propósito acuerdo á V. M. cuan útiles navíos son las galeras, y que se debrian hacer algunas dellas como lo escribo en otra carta aparte.

Tambien se habrán de proveer las armas, sillas y frenos para levantar los griegos, vasallos del Turco, segund la resolucion que se tomare, que á lo que he entendido habrian de ser armas por lo menos para armar veinte mil hombres.

En lo del prevenir las victuallas y municiones, estas tambien se han de proveer conforme á la resolucion que se hiciere de lo que se habrá de emprender, y así conviene mucho que se tome con gran brevedad, pues en lo que queda de aquí á la primavera se pueden ir ordenando las cosas de manera que se hallen aparejadas en sazon. Entretanto voy solicitando con cartas al Cardenal Grandvela y Marques de Terranova que se den mucha priesa á labrar bizcocho, y á mi cuenta se debrian aparejar en este reino y en el de Napoles hasta cien mill quintales, enviando de aquí dos naves de trigo á Nápoles donde el año está falto dello, pues cuando no fueren menester tantos, se hallará fácilmente salida con ganancia vendiéndolo á venecianos ó á otros. Aguardo órden de V. M. para saber de la manera que es servido que se prevenga lo uno y lo otro.

Esto es lo que me ocurre escribir al presente en los negocios de la armada, á lo cual se me ofrece añadir que podrian subceder las cosas tan prósperamente en las partes de levante cuando V. M. mande que se atienda á ellas, que se pudiese atender por el mes de agosto á lo de Argel, aunque es juicio que no se puede hacer cierto sino conforme á lo que fuere sucediendo. Apúntolo á V. M. para que se vaya pensando sobre todo.

Desta carta envío traslado al Cardenal Grandvela, al Comendador mayor, á D. García de Toledo, y á D. Juan de Zúñiga para que ellos añadiendo ó quitando puedan acordar á V. M. lo que mas á su servicio convenga; y al dicho D. Juan escribo que entretanto que llegue correo de V. M., entretenga la plática con el Papa de manera que no se desdeñe, dándole á entender que en todo y por todo se ha de seguir su voluntad. Nuestro Señor etc.—De Mesina 25 de noviembre de 1571—D. Juan de Austria.

Carta de D. Juan de Austria á D. García de Toledo.

Mesina 3 de diciembre de 1571.

Envía á D. García de Toledo un dictamen concertado con el Cardenal Granvela y el Comendador mayor de Castilla sobre lo que debia tratarse en Roma acerca de la expedicion general, y demas empresas que se intentaban para el año siguiente en los mares de levante y costas de Berbería, para que diese su parecer consultando con el Duque de Florencia.

Muy Ilustre Señor—Con este correo que va despachado por el Presidente de este reino al Rey mi Señor, envío una relacion de lo que me parece que en Roma se debe de hacer cerca de lo que toca á la liga: entretanto que hay otra orden de su Majestad, háme parecido que es bien que tenga Vm. copia della para que alcanzándole en Liorna ó Pisa pueda hacer consideracion sobre lo que contiene, y tomando parecer del señor Duque de Florencia, advertirme sobresto si alguna cosa le ocurrirá, aunque presupongo que cuando llegue este correo será Vm.

« AnteriorContinuar »