Imágenes de página
PDF
ePub

de salir destos reinos, de manera que hasta llegar á Ñapoles no haya necesidad de hacer mas provision de victuallas; que en Génova ya está proveido lo que ha de ser menester para la embarcacion de los alemanes é italianos, y para lo de ahí está dada la orden que conviene.

A este despacho añadió Felipe II de puño propio lo siguiente.

Encargándole la brevedad de la partida, y que no convenia detenerse por esto, porque mas importaba la brevedad que no la falta que podrian hacer dos ó tres galeras.

Carta de Felipe 2." á su hermano D. Juan de Austria diciéndole que se alegraba mucho de su llegada á Barcelona y aprobando cuanto habia proveído relativo á su partida. Añade que en Milan estaban prontos seis mil españoles y dos mil italianos, y que en caso de necesitarse mas gente no convenia sacarla de la infantería española del estado de Milan, sino mas bien de los reinos de Ñapoles y Sicilia.

Esta carta no tiene fecha; pero en su respaldo se lee: «Al Señor D. Juan de Austria. De Madrid á 27 de junio de 1571.»

Las cartas que me habeis escrito de 18 y 21 deste he recibido, y holgado mucho de entender vuestra llegada á Barcelona con salud, y de que me hayais avisado de la de los Príncipes mis sobrinos á quien me ha parescido muy bien que visitásedes.

Fué muy bien entender, llegado ahí, el estado en que estaba todo lo necesario para vuestra partida; y lo que proveistes acerca desto me ha parescido muy conveniente y acertado, asi lo que ordenastes al Marqués de Santa Cruz, Gil de Andrada y D. Sancho de Leiva, como el despachar el correo á Italia para la prevencion de las provisiones dallá y para que los nuestros ministros della tengan noticia de vuestra partida, y conforme á esta á punto y en orden lo que se les tiene ordenado y lo que ma3 fuere menester para la jornada.

En lo que toca á las galeras del Duque de Saboya creo que no ha de poder darlas para que os sigan esta jornada por haberlas ofrescido á venecianos antes que se le pidiesen de nuestra parte; y segun la memoria que se os envió estotro dia de las que se podrian juntar este verano para el cumplimiento de lo de la liga, creo que no harán falta, y tanto mas si se hubiesen podido armar las dos ó tres galeras que se os ordenó que procurásedes armar ahí.

Con las copias que se os han enviado de lo que se nos ha escrito de Nápoles, Sicilia y Genova acerca de las provisiones , habréis visto en el estado que está lo que á aquello toca, y con esta se os enviará la de lo que el Duque de Alburquerque nos ha escrito últimamente de como los seis mil alemanes estaban ya en el estado de Milan, y los dos mil italianos de cargo de Sigismundo Gonzaga para encaminarse á la embarcacion cuando conviniese y fuese tiempo, y como se atendia con diligencia á las provisiones de las armas y municiones que en aquel estado se provee, de lo cual os avisará Francisco de Ibarra, pues ya era llegado á Milan. Todo lo demas que en vuestras cartas decís de lo que habíades proveido y ordenado, me parece muy bien.

He visto lo que me escribís que converná, por pareceros que la infantería española seria menos de la que se echaba aquí cuenta antes de vuestra partida, sacar del estado de Milan mil y quinientos españoles de los de aquel tercio, y dejar en su lugar otros tantos alemanes; y aunque se entiende de la consideracion que es lo que escrebís que el número de la gente española que fuere á las galeras no sea menor de la alemana ni italiana cuando no se pudiera cumplir con esto de otra manera que sacando la gente de aquel estado, no paresce que conviniera ni se debia hacer al presente por las cosas y consideraciones que podeis entender de lo que en aquel estado se podria ofrecer; pero segun la gente que ha de ser menester para esta jornada no paresce que hay falta, antes que viene á sobrar de la una y de la otra como vereis por la relacion que se os envía de la cuenta que se ha hecho de toda la gente; y cuando en efecto hubiese de faltar de la española, en ninguna manera como arriba se dice, conviene sacarla del estado de Milan sino de Napoles ó Sicilia.

En lo que toca á provision de vituallas para embarcacion , ahí se os avisa por otra lo que en esto estaba proveido y lo que se provee en lo del dinero, así para esto como para lo demas con que ha de ser menester cumplir antes de vuestra partida.

Relacion de un renegado sobre la armada del Turco.

23 de agosto de 1571.

Relacion de lo que tia referido un renegado que ha traído Juan María de Atranto, patron de fragata, que ha llegado en Leche á 23 de agosto de 1571.

Que la armada turquesca tiene órden de irse á encontrar con la de cristianos y de combatirla, y que el General habia dado orden al Uchalí que fuese con sesenta y dos velas por el golfo á ruinar aquellos lugares de la Esclavonia, y que tornase dentro de nueve dias á juntarse con el armada; y habiendo pasado el término y visto de ir una galeota por el golfo hácia la Esclavonia, se juzga que fuese en busca de Uchalí para hacerle venir al armada.

Que en la dicha armada hay ciento cincuenta galeras bien armadas y aptas para combatir. El resto hasta trescientas velas no son muy bien armadas, y dellas hay gran parte de levante, pequeñas.

Que en las dichas galeras no hay mucho número de soldados; pero que del ejército de tierra pensaba el General sacarlos si fuese necesario.

El dicho Juan María refiere que entendió que el dia de nuestra Señora estuvo en Cursola con diez y nueve bajeles, y la combatió desde la mañana hasta la noche; y no pudiendo hacer efecto, abrasó (1) el burgo y algunas naves y bajeles que habia allí, y el dia siguiente pasó con sesenta y dos velas hácia Cattaro, y llegó un correo de Ragusa, que partió de allí á los 18, y trae aviso que habiendo llegado la armada sobre Cattaro hizo dos bestiones en tierra, y plantaron en ellos doce cañones de batería , y los soldados de Cattaro habian salido y ganáronlos con toda la artillería, y muerto mill y quinientos turcos; y pareciéndole al Bajá Cattarro grande fuerza, se retiró: el cual tuvo nuevas que el armada cristiana estaba en Corfú, y á los 16 se levantó de Castel Novo y se puso en alta mar, y luego despachó una galera á buscar al Uchalí.

(1) Tal vez: abrasó.

Carta en cifra de Felipe II á D. Luis de liequesens, en que le dice que habia recibido dos cartas suyas, entendiendo por la primera la llegada á Génova de los Príncipes sus sobrinos y de su hermano, y por la segunda, lo ocurrido con aquella República sobre lo de Final. Añade que aprueba su diligencia en haber averiguado el dinero que el Duque de Florencia tenia en Francia, y censura la conducta del alcaide Peralta con el Marqués de Santa Cruz al pasar este por Liorna.

Madrid 7 de setiembre de 1571.

Vuestras cartas de 27 de julio y 2 del pasado he recibido , y entendido por la primera la llegada de los Príncipes mis sobrinos y de mi hermano á Genova, y el buen viage que tuvieron , que he holgado mucho de entender.

Por la segunda he visto lo que pasastes con los de aquella República sobre lo de Final, y en todo ello os gobernastes muy á propósito y como convenia, y en la misma sustancia su embajador que aquí reside, me ha hablado de su parte.

En lo que toca á las cosas del Duque de Florencia, D. Juan vuestro hermano me ha avisado lo mismo que á vos; y la diligencia que hecistes en Genova en saber lo del dinero que el Duque tiene en Francia, me ha parecido muy buena.

Por la carta del Marqués de Santa Cruz, y por lo que vos me escribís, he entendido lo que pasó en Liorna al pasar por allí el dicho Marqués con aquel alcaide Peralta, español, y me ha parecido mucho desacato; y hubiera sido muy bien coger á los cinco españoles que fueron con Tomo III. 13

« AnteriorContinuar »