Imágenes de página
PDF
ePub

y por esta causa no habiendo que temer mares ni vientos serian provechosísimas. En cada una dellas ha de ir un lombardero y un hombre de bien que la encamine y haga llegar á tiro conviniente, y dos ó tres hombres que boguen cuatro ó seis remos. Llevando pavesada como digo, que lo asegure de arcabuz y flecha, perderán el miedo de llegarse tan cerca como fuere menester: y si á mí me tocase el cargo desta jornada, no dejaria de tomar este expediente. La tercera seria mandar venir de Vizcaya todas las zabras que se pudieren haber, y que los capitanes de cada una haga él mismo su gente para navegar y pelear, y ahorrarsehán capitanes y alfereces y otros oficiales, y los hombres serán mas aptos para menearlos propios navíos. Ellos son á lo que me he informado, así por lo pasado como de presente, de muchos capitanes vizcainos, utilísimos para esta necesidad: bogan de catorce ó diez y ocho bancos: traen de sesenta á cien hombres de pelea: son altos como nuestras rumbadas, y presume cada uno dellos de embestir una galera: traen buena artillería: no tiran cañon; pero tiran medio y de ahí abajo. Dícenme que se hallarán de cincuenta á sesenta. Téngolos por navíos muy provechosos y de poco gasto, y podrán llegar con sus remos donde no llegarán las naves con sus velas. La cuarta es tener cuarenta galeras mas al tiempo de la necesidad de las que se tienen agora ni pueden pensar. V. A., Señor, presupuesto que el enemigo no ha de huir, no ha menester velocidad de galeras sino cantidad y número dellas, y ha menester tambien que sepa su gente que quien no tuviere manos para pelear no ha de tener buenos pies para huir; y ansí digo que se deben luego poner en orden cuarenta buques de galeras que los hay, y estos armallos de chusmas en esta manera, quitando á las galeras que agora tenemos cuatro bancos por banda, pues con veinte podrán llegar hasta Constantinopla, no nos importando que esto sea tres ó cuatro dias mas presto ó mas tarde, ni dañándonos perder la velocidad de las galeras, pues con todo esto serán mas ligeras que las de los enemigos siendo de chusmas viejas, y las suyas de nuevas: y estos bancos que se quitarán, armarán cuarenta y tantas galeras, que á una necesidad es buen añadir á nuestras fuerzas; y si pareciese inconveniente, lo que no me parece siendo el tiempo que será, haber de navegar tantas millas con cuatro bancos por banda menos, pueden ir los buques á la vela en compañía de las naves, y llegados á do se ha de llegar, en dos dias armallos y sacar á este cuerpo las narices del brazo; y las galeras que quedaren armadas á veinte bancos, serán á mi juicio mucho mas útiles para combatir que teniendo veinte y cuatro, porque en lugar de las cuatro bancadas puede llevar mucha mas gente, meter mas artillería gruesa y menuda, encavalgada la menuda de manera que pueda jugar á todas partes por encima de la pavesada; y á estas galeras para armar mas número podria servir la chusma de las galeras que estan armadas de cuatro á cuatro y cinco á cinco, y reducillas á tres. El palamento para las cuarenta y tantas que se han de armar como está dicho, será el de las mismas bancadas que se desarmaren, porque hago cuenta que la armada que hemos de llevar será de doscientas y mas galeras, y que siendo de mayor número tantas mas se podrán armar; y por menos embarazo de V. A. y mas presteza podrían armar venecianos la mitad destos buques. Yo tengo este por un expediente muy importante, y que daria gran ánimo á nuestra gente ver sin pensarlo y sin esperarlo tan gran ayuda. Y ansí, Señor, suplico á V. A. cuan encarecidamente puedo, que aunque le digan lo contrario y pon

gan dificultades, no deje de procurar la ejecucion dello, y fíese de mí esta vez, porque realmente despues de la voluntad (1) en cuya mano está todo, tengo que esto le asegurará la victoria, y que no usando dél, lleva el negocio mucho mas incierto. Conozco, Señor, que el que propone los expedientes ha de ser el que los ha de ejecutar porque los trata como á hijo propio, y les quita todas las dificultades que suelen poner las gentes á cosas agenas. Trato destas sin hablar en otras, porque primero se han de buscar los expedientes de hacer poderosa nuestra armada , que hablar en lo que se ha de hacer con ella. Yo no me siento bueno esta mañana, y por esta causa va esta sin orden ni concierto. V. A. perdone los defectos que tuviese, que por descansar esta noche que viene, he querido hacer estos renglones, y porque no se vaya el correo de España que V. A. ha de despachar sin haber dicho lo de las caravelas y zabras, pareciéndome que si esto se ha de poner por obra es necesario infinita presteza y diligencia. Guarde nuestro Señor etc.—De Genova 23 de diciembre de 1572. —Don García de Toledo.

Relacion de las fuerzas que ha parecido que convertía que se junten por los coligados el año venidero de 1573, y lo que á cada uno dellos toca (*).

GALERAS.

Que seria bien que por lo menos se junten trescientas galeras muy bien armadas.

(1) Quizá: voluntad divina.

(*) Esta relacion que es copia de la que envió Felipe 25 á D. Juan de Austria, segun se infiere de la firma del secretario Antonio Perez que está al fin, se halla sin fecha ni carta que acompañe, y se poue aquí por creerla comunicada en fin de este año por su Alteza a D. García de Toledo.

GALEAZAS.

Que se lleven hasta doce galeazas por ser esta manera de navíos de tanto servicio; y que si se pudiesen llegar hasta veinte , ue se debria procurar.

NAVES.

Que bastarán cuarenta naves para las victuallas, y municiones y gente de guerra que no se pudiere llevar en las galeras.

GENTE DE GUERRA.

Que serán menester para esta armada sesenta mil hombres, que á razon de ciento cincuenta soldados por galera , son cuarenta y cinco mil; y añadiendo para las cien galeras á cincuenta mas, que lleven doscientos, son cinco mil, que por todos serán cincuenta mil; y los demas en las galeazas y naves para reforzar la armada.

CABALLERÍA.

En lo de la caballería ha parecido como siempre que es muy inútil,para la mar, y así no se hace aquí cuenta de ninguna parte de ella, aunque S. M. ha mandado que se entretengan los cien caballos de la compañía de Don Pedro Zapata, que ha servido este año en la armada.

LO QUE TOCA DE TODO ESTO CONFORME A LA CAPITULACION DE LA LIGA A LOS COLIGADOS.

Su Santidad presupónese que hará esfuerzo para armar hasta veinte galeras, como se ha de procurar que las arme.

A S. M. le tocan por sus tres sextas partes ciento y cincuenta galeras, y mas por las tres quintas partes de las treinta que su Santidad deja de pagar, diez y ocho, que son por todas ciento sesenta y ocho galeras.

A Venecianos les toca por sus diez sextas partes cien galeras, y mas por las dos quintas partes que pagan por su Santidad, doce, que son todas ciento y doce galeras.

GALEAZAS.

Su Santidad. De las doce galeazas cabian á su Santidad por su parte dos; pero no se pone nada porque se reparte esto entre S. M. y venecianos.

Su Majestad. A S. M. le caben por su mitad seis, y por la parte de su Santidad una galeaza y un quinto de galeaza, que son siete galeazas y un quinto.

Venecianos. A venecianos les toca por sus dos sextas partes de las dichas doce galeazas, cuatro, y por la parte de su Santidad cuatro quintos de galeaza; pero presupónese que venecianos han de sacar estas galeazas por tenerlas ellos, y S. M. no.

NAVES.

Su Santidad. De las dichas cuarenta naves, á la sexta parte de su Santidad le cabian seis naves y dos tercios de nave; pero no se pone ninguna cosa porque las han de pagar entre S. M. y venecianos.

Su Majestad. A S. M. le caben por sus tres sextas partes que es la mitad, veinte, y por las tres quintas partes que ha de pagar por su Santidad, cuatro, que son por todas veinte y cuatro.

Venecianos. A venecianos les toca por sus dos sextas partes, trece naves y un tercio de nave, y por las dos quintas partes que han de pagar por su Santidad, dos navíos y dos tercios' de navío. Diez y seis naves.

« AnteriorContinuar »