Imágenes de página
PDF

ligro de los cristianos y daño de, los moros; se tuvo por tan gran hecho como es razon, por lo cual se le quedó el nombre de la hazaña, que fué el dicho, que no le es ménos honoroso el renombre adquirido que el de la cognacion, porque, segun la costumbre de los Romanos, era no tener por hombre señalado el que no tuviese renombre ganado por su persona.

Este buen caballero casó con Doña María García Carrillo, hija mayor de D. Gonzalo Hernandez, Señor de la casa de Aguilar.y hubo della un hijo que se llamó Alonso Hernandez de Montemayor. Fué tan liberal y tan honrado, que comunmente todos le llamaban el Señor Alonso, y por este nombre era conocido. Éste casó con Doña Elvira Ponce de Leon, hija mayor del Conde D. Pero Ponce de Leon, Señor de Marchena. Este dicho Alonso Hernandez de Montemayor hizo muchas cosas en el Reino de Granada, y tomó por fuerza de armas, á escala vista, á la villa de Audi ta, villa muy fuerte, encastillada, cuando el infante D. Hernando cercó á Antequera. Éste tuvo por hijo á Martin Alonso, el cual casó con Doña María Carrillo, hija mayor del primero conde de Cabra que hubo, que se llamaba D. Diego Hernandez de Córdoua. Éste hizo muchas ha sus antecesores siempre han emprendido y hecho muchas hazañas; y así este buen caballero y señor, imitando á sus pasados, siempre ha procurado de ir adelante. ¿Qué hizo este buen Capitan nuestro, cuando en el año de veinte, Su Majestad le mandó ir á Toledo por Corregidor? Que,

[graphic]
[graphic]

como hombre muy sagaz, deseoso de servirá su Rey y señor, y quitar de la memoria de los toledanos aquella opinion malvada comunera, para quitarles la imaginacion, parecióle á su Señoría que se debia hacer así: Mandó hacer muchas juntas, juegos y placeres en la cibdad, de manera que, con lo que veian presente, olvidasen lo pasado. Fué este hecho muy saludable, que fué arrancada de raíz aquella opinion malvada, y los reducióal servicio de Su Majestad del Emperador, nuestro señor. ¡Con cuánta fidelidad y cuidado sirvió este buen Conde y nuestro Capitan general á Su Majestad en Fuenterrabía! ¡Qué hechos tan heróicos hizo siendo Visorey de Navarra! Y así en todos los otros cargos que Su Majestad le ha encomendado. Lo que hizo y gastó en Argél, á todos es notorio. Este buen Conde D. Martin casó con la muy ilustre señora Doña Leonor Pacheco, hija del Alcaide de los Donceles, Señor de Spejo y Lucena, etc., y hermana del marqués de Comares. Hubo este buen Conde Africano desta señora cinco hijos, á los cuales yo, el auctor, conozco y muchas veces vi. El primero destos señores es el ilustre señor D. Alonso Hernandez de Córdoua, primogénito, heredero y sucesor en la Casa, con todos los demas ya nombrados. Plega á Nuestro Señor los haga Dios á estos señores tales cual su padre es, y á los vivos les dé gracia con que se salven, y á los muertos les dé su gloria. Amen.

[graphic]
[graphic]

Acabóse esta presente obra é relacion de la guerra Africana, quel muy ilustre señor D. Martin de Córdoua y de Velasco, el Africano, conde de Alcaudete, Señor de la Casa de Montemayor, hizo á los moros: en esta cibdad de Baeza, por el licenciado Francisco de la Cueva, clérigo presbítero, vecino de la dicha cibdad, á veinte y tres dias de Agosto año de MDXLIII años.

LAUS DEO.

« AnteriorContinuar »