Imágenes de página
PDF
ePub

fuente caudalosa, de donde bebe la cibdad, el cual aposento y enterramiento fuera bien empleado en monesterio de Sant Francisco.

Tiene esta cibdad el Mexuar, que es la casa Real, tal y tan grande y hermosa y extrañamente labrada, que no lo sé decir, salvo que en muchas cosas excede á la casa Real de Granada, porque en todas las oficinas de la casa hay fuentes de alabastro, muy ricas, y en todos los cuartos lo mesmo. Naranjos, letras y enmaderamientos dorados. No hay nada en la casa que no esté de azulejos hasta la mitad de las paredes; muchos mármoles gruesos de alabastros, estanques de agua muy poderosos, entre los cuales está uno, en el huerto de los naranjos, que tiene 350 piés en largo y 6o en ancho, y tiene dentro un barco, en que el Rey se paseaba. Muchas puertas doradas con cerrojos y aldabas doradas; una huerta real dentro, donde hay todo género de árboles, muchos y muy ricos aposentos. Está este Mexuar ó alcázar murado, y hánse de entrar nueve puertas antes que entren en él. Es tal, que el Rey que de tal casa huyó y no murió, asido á las aldabas merecia ser quemado vivo; pero permitiólo Dios por muchos pecados suyos, entre los cuales me paresce que sólo uno que este enemigo usó, fué justo juicio de Dios que todo lo perdiese, y es tener por manceba la mujer de su padre, teniendo licencia, segun su secta, de tener cuantas quisiese, como las tenia; sin otro pecado que cometió de levantarse contra su padre, procurando de echalle del reino; y así, con justo título, meresció ser desheredado. Tiene esta cibdad de Tremecen una alcaycería grande, y, al parecer, rica, con un grueso muro y puertas herradas, con muy lindas tiendas y muchas. Es á la manera de la de Granada, aunque ésta tiene las calles más anchas, y de la mesma manera de la de Granada, cubiertas.

Hay en esta cibdad muchas plazas, aunque no muy grandes. Es cibdad de mucho trato, porque todos los moros del reino venian aquí una vez en la semana con sus mercadurías y negocios. Tiene la platería por sí, en que hay bien 150 tiendas. Hay dos barrios de especiería, en que habrá más de 250 tiendas; y otras muchas, y estas son sin número, donde venden las cosas de bastimentos; pues las tiendas de los zapateros, borceguineros, silleros y boticarios, por cierto que yo las quise contar y no pude.

Tiene esta cibdad dos rios muy cerca

nos, en los cuales me dijeron algunos moros que llegaban á 60 molinos de pan. Es cercano a la mar, seis leguas, el puerto de Risgol, que es un rio más ancho que Guadalquivir. Es tierra fria, y es la causa que á una legua tiene otra Sierra Nevada como la de Granada. Es tierra muy abundante de pan, porque hallamos tanto en ella, que aunque el ejército estuviera dentro dos años no les faltara de comer, y así de todo lo demas. Es blanca esta cibdad como una paloma. Tiene un barrio por sí de judería, donde hay 1.000 vecinos. ¿Qué diré desta cibdad? No la falta, en verdad, nada para ser una de las del mundo, sino ser poblada de cristianos, porque si así fuese, diria yo aquello de David: Hec requies mea in seculum seculi: hic habitabo.

AUCTOR.

Muy Ilustre Señor: Bien podemos aquí decir el verso que vuestra Señoría iba muchas veces diciendo, que es de David, el cual dice: Unus dominus Deus meus, qui docet manus meas ad prelium, et digitos meos ad bellum. Bien se lo cumplió Dios todo; porque sepa vuestra Señoría que el rey de Fez, con toda su potestad vino sobre esta cibdad de Tremecen, en que trujo más de 200.000 moros, y estuvo sobre ella con su ejército siete años, y para tomalla edificó la Almanzora; y púsola este nombre Almanzora, porque el Rey se llamó Muley-Almanzor, que es estos muros y torres despoblados que está edificado encima desta cibdad, lo cual edificó para tener su campo y desde allí guerreallo y ponello en subjecion y servidumbre; y cumplidos los siete años murió en esta Almanzora, no pudiéndola subjetar: estaba la victoria guardada para vuestra Señoría.

CAPÍTULO XXXII.

[ocr errors]

De lo que los caballeros moros dijeron al rey de Tremecen Muley-Babdila , y de lo que el Rey les respondió, y de una carta que envió un

Xeque al Conde.

Mártes, á 13 de Hebrero del dicho año, que se contó 43: estando el rey Muley-Babdila en el Mexuar, donde estaba aposentado el Conde, vinieron al Rey algunos moros de los principales de su compañía y le dijeron : «Muley, sepa

Su Alteza como los libros de nuestra ley están profanados todos y abatidos, hechos pedazos, hollados de los cristianos por esas calles y plazas públicamente, en mucho menosprecio, vituperio y deshonra de nuestra ley; manda, Señor, con tiempo, ántes que esto pase adelante, que se remedie.» Respondió el rey Muley-Babdila: «¿Qué puedo yo hacer en eso? ¿téngoos yo que agradecer á vosotros algo? ¿pusistesme vosotros á mí en mi reino y estado? No tengo que agradecer a nadie si no es á los hijos de Juan, plega á Dios, Nuestro Señor, que, como principal Padre nuestro, que está en los cielos, nos haga tales, que imitemos al Padre que los moros nos dan, y cuyos hijos nos hacen, que es Sant Juan Baptista, que segura tenemos la gloria.» Este dia salió de Tremecen y corrió el campo hasta el rio del Aceituno D. Martin de Córdoua hasta á vista de la cibdad de Usda; este mesmo dia vino el alcaide Abrahen á dar la obediencia al rey Babdila, éste es Alcaide de los escopeteros renegados y gente del campo, como dijimos; es de nacion vizcaino, gentil presencia de hombre, alto de cuerpo, buen rostro, obras malas, porque éste en la batalla nos dió la guerra: este propio dia comenzaron á meter el pan en el Mexuar

« AnteriorContinuar »