Imágenes de página
PDF
ePub

Y que viendo á V. M. con las obligaciones que cargan sobre sus Reales hombros y con mayores y mas públicas necesidades que nunca y con menos descanso y mayor consuncion de su Real patrimonio, confirió, trató y platicó luego con qué medios podria socorrer y servir á V. M. conforme á şu acostumbrada fidelidad y á el gran amor con que siempre lo ha hecho y ha de hacer , y como V. M. le mandó que tratase dello en la proposicion que fue servido de mandar que se hiciese á las dichas cortes, y sus ciudades tambien se lo ordenaron.

Y que ofreciéndosele luego la miseria , pobreza y imposibilidad con que se halla, escogió por el mas conveniente á el Real servicio de V. M. descubrir sus llagas, y cuán poco ó nada les falta para ser del todo incurables.

Suplicando humildemente á V. M. fuese servido de moderar el precio del encabezamiento general por no haber otro remedio para su convalecencia y salud. • Atento que por haberle subido y llegado é tan excesi. yo precio habia sido la causa única ó á lo menos la prin. cipal de la pérdida con que se halla , de la cual no sentia otra cosa sino que le falta la antigua abundancia y fuerzas con que siempre ha servido á V. M. no dando lugar á necesidad que no haya socorrido ni obligacion que no haya cumplido. • Y que habiendo hecho V. M. tan gran favor y merced en recibir el memorial que dió cerca desto en sus Reales manos, y la que despues le hizo remitiéndole a los ministros que fue servido nombrar , asi para que le vie. sen como para que oyesen á el reino lo que quisiese decir y informar cerca del mas particularmente. • Habiéndolo hecho asi, quedó enterado en todo la conferencia que ha habido del animo y palabras de los dichos ministros y de el que V. M. tiene de procurar su re. medio, y usar con él de su Real clemencia y benignidad con que le trata y favorece.

Ultimamente le respondió el presidente del consejo

de hacienda que las públicas necesidades de V. M. y consuncion de su Real patrimonio no permitian ni daban lugar á que se pueda tratar de lo que el reino ha supli. cado,.condoliéndose de parte de V. M. con amor y compasion muy paternal que esté el reino tan necesitado, y V. M. tanto mas que se halle imposibilitado de poderle socorrer con el amor con que siempre le miró y trata de su bien, lo cual habiéndose referido al reino y tratado y platicado con él lo que convendria inas conforme a la respuesta de V. M. • No poniendo delante en manera alguna su remedio y descanso sino mirando tan solamente á lo que conviene á el Real servicio de V. M. para que las obligaciones y necesidades que ahora se cumplen con dificultad no lleguen á término que dentro de muy breve no se pueda cumplir con ella ni dę otra manera.

Le ha parecido que no cumplirá con la fidelidad y amor con que desea el Real descanso de V. M. y tener fuerzas para que no le falte perpetuamente, sino representase de nuevo y con mayor instancia su miserable y pobre estado. .. Para que sea V. M. servido de mirarle con tan Rea. les y benignos ojos que olvidado de su necesidad provea y remedie la del reino, por ser con lo que mas seguramente se ha de socorrer V. M. y salir de la que tiene. • Haciendo merced y tan gran beneficio al reino que entienda V. M. que la moderacion y baja que suplica no es negocio que le conviene ni toca respecto de lo que importa á V. M. y á su Real patrimonio concederla , siendo servido de considerar para esto que ahora sea por ocasion del decreto que se publicó el año pasado de 1575 ý por la esterilidad de los años precedentes y por la intolerable carga del subido precio del dicho encabezamiento ó por todo junto como ha concurrido, la verdad en que no hay ni se puede poner duda es que el reino está consumido y acabado del todo sin que haya hombre que tenga caudal ni crédito ó casi ninguno, y el que alcanza nó es para grangear, negociar ni tratar con él, sino para recogerse á otra manera de vida la mas estrecha y escasa que halla con que pueda conservar pobremente lo que tiene ó sustentarse dello poco a poco hasta que se acabe. Lo cual escogen todos por menor mal que pagar este derecho con tan gran rigor asi en la cantidad como en las molestias y vejaciones que reciben de los que le cobran. Siendo ocasion para retirarse del comercio y grangerias ver que de mil ducados de caudal pagan de alcabala trescientos y mas de lo que tratan y contratan con ellos, y que esto ha de ser de contado y su negociacion fiada para poder sacar algun interes, el cual no pudiendo por grande que sea igualar con el daño del alcabala , consumiéndose en tres años todos los caudales empobrece los hombres y los imposibilita para que ninguno pueda negociar ni tratar, y el que lo hace es' cargando tanto el precio de las cosas que restauran su daño particular con el universal de que participan todos en esta ocasion.

De donde viene la universal pobreza y necesidad que hay en todos los estados, tanto por falta de caudales para entender en lo que causa el comercio como de los que son necesarios para comprar en tan subidos precios como valen todas las cosas. Lo cual por ser la materia principal de donde se deriva el alcabala , hace que aunque todas las ciudades y villas arriendan sus rentas de diez uno, no basta para que no se pierdan los arrendadores, y que dejando perdidas sus haciendas desamparen las mugeres y hijos, y se vayan huyendo destos reinos, y los que se quedan es haciendo en las carceles perpetua morada. • Y porque este daño va siendo cada dia mayor es necesario que no se dilate el remedio ni por un hora , porque de otra manera es cierto que se perderá este derecho dentro de muy breve tiempo, y causará que siendo el de mas valor y importancia que tiene el patrimonio de V.M. de aqui adelante valdrá poco ó nada.

Porque en los lugares de obrages de lanas donde se solian labrar veinte y treinta mil arrobas no se labran

hoy seis , y donde habia señores de ganado de grandísima cantidad han disminuido en la misma y mayor proporcion acaeciendo lo mismo en todas las otras cosas del comercio universal y particular. . Lo cual hace que no haya ciudad de las principales destos reinos ni lugar ninguno de donde no falte notable vecindad, como se echa bien de ver en la muche. dumbre de casas que estan cerradas y despobladas, y ea la baja que han dado los precios de los arrendamientos de las pocas que se arriendan y habitan.

Siendo este daño muy mayor en los lugares del principal comercio destos reinos, en los cuales está tan acabado y consumido que los que solian ser aduana universal de donde se proveian todos, no se halla en ellos lo necesario para la provision de los que habitan necesariamente. · Cuyo remedio no pudiendo ser otro sino el que el reino suplica, desea alcanzarle no por su descanso y contentamiento, sino tan solamente porque no se seque esta heredad y deje de dar el fruto con que V. M. ha conservado estos reinos y adquirido los otros que tiene y desea que goce largos y felices años con aumento de otros muchos.

Y por cuanto por no ser molesto á V. M. deja de referir las causas y razones particulares , ó por mejor de cir los innumerables daños que padece en particular cam da ciudad y partido, como consta de los memoriales que ha enviado cada año de que se dará relacion á los ministros de V. M. , por tanto suplica humildemente á V. M. sea servido de considerarlo con la clemencia y benignidad que espera , concediéndole conforme á ella la moderacion y baja que tiene suplicada , pues no habiendo otro remedio con que poder socorrer a las necesidades de V. M. ni para la segura conservacion destos reinos y de su Real autoridad, es justo poner luego la mano en éste para que se entienda que no pone V. M. menos cuidado en conservar lo adquirido que en adquirir de nuevo, no siendo como no es lo uno menos digno que lo otro de su Real Magestad...

NUM. XLV.

Convocatoria á la ciudad de Toledo para las cortes

de Madrid de 1598. .

Don Felipe por la gracia de Dios , Rey de Castilla , de Leon, de Aragon.... Ayuntamiento y corregidor de la muy noble ciudad de Toledo , salud y gracia. Ya sabeis como en las últimas cortes que el Rey mi señor que haya gloria, tuvo y celebró en esta villa de Madrid el año pasa do de 1592 y se han fenecido y acabado este presente de 3598, se hizo saber á los procuradores de las ciudades y villas que en nombre de estos reinos vinieron y se haHaron en ellas el estado en que las cosas de la cristiandad y las otras suyas particulares y de estos reinos, estados y señoríos estaban, y lo que despues de las cortes que S. M. tuvo el año pasado de 1988, y se fenecieron y acabaron el de 1590 en la dicha yilla , habia subcedido y el término en que lo de su hacienda y patrimonio Real estaba, y las muchas y grandes necesidades que le habian ocurrido y se le ofrecian , en las cuales por los dichos procuradores en nombre de estos reinos le fue otorgado para ayuda al socorro de ellas el servicio ordinario y extraordinario por tiempo de tres años que se acabaron en fin del año pasado de 1596. Y asimismo en las dichas cortes se trataron y ordenaron otras cosas importantes al bien y beneficio público destos reinos y de los súbditos y naturales de ellos. Y porque habemos acordado de tener y celebrar cortes generales destos reinos para que entendais mas particularmente lo que despues ha sucedido y el estado en que las cosas se hallan, y para que se dé órden como destos reinos y de los súbditos y naturales dellos , continuando su antiguo amor y fidelidad seamos socorrido y ayudado en tan instantes y urgentes necesidades como en las que nos hallamos y estamos , y para que se trate lo que conviene proveer y ordenar para

« AnteriorContinuar »