Manual del oficial en Marruecos, ó Cuadro geográfico, estadístico, histórico, político y militar de aquel imperio

Portada
I. Boix, 1844 - 342 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 328 - Uno Dos Tres Cuatro Cinco Seis Siete Ocho Nueve Diez Once Doce Trece Catorce Quince Diez y seis Diez y siete Diez y ocho Diez y nueve Veinte...
Página 60 - A los habitantes de las Islas Canarias, y á toda clase de españoles , concede SM marroquí el derecho de la pesca desde el puerto de Santa Cruz de Berbería al norte.
Página 315 - ... recogido, solo el representante de España hizo en favor del infeliz sacrificado todas las gestiones imaginables secundado por el de Cerdeña. Mas si desde un principio hubieran tomado voz y mano en el negocio el representante de Inglaterra , como agente británico que era Darmon en...
Página 50 - DO por habitantes del África , sino por naturales de países de la Europa boreal. Son grandes cazadores, y su principal ganancia la sacan de los ganados, sin que por eso no haya algunos que se dediquen á la agricultura, y muy particularmente al trato y cuidado de las abejas que les dan mucha miel y cera. Su manera de vivir los hace robustísimos y muy sufridos , son muy dados á revueltas , y enemigos irreconciliables del nombre cristiano, sobrepujan á los mismos moros en fanatismo. Los xiloes...
Página 122 - En este punto llegó un hidalgo del rey, y le dijo que los moros tenían ya casi presa la artillería ; y el monarca, acompañado de muchos caballeros y gente de cuenta, se lanzó por entre los moros, que peleaban sobre la artillería, con tanto coraje, que les hizo soltar lo que ya tenían ganado, haciendo después el rey con los que le seguían y otros hidalgos que se le juntaron, varias entradas en los moros.
Página 121 - ... enfermedad que le atormentaba, cayó muerto miserablemente, llevando el dedo sobre los labios, dando á entender asi que en el silencio de su muerte estaba la victoria. Los que le rodeaban lo entraron en la litera con un elche, mancebo, llamado Almanzor, que cumplió tan bien el encargo del Mohitio , que prosiguió dando órdenes para la batalla como si las recibiese de su rey.
Página 77 - Sultan por sola su voluntad omnímoda y absoluta, y para mas imprimir en el ánimo del pueblo, que todo lo conoce, lo manda y lo ordena el emperador, no hay ministros propiamente dichos, Una junta reducida en número y compuesta de algunos...
Página 123 - Los tercios portugueses de la batalla y de la retaguardia peleaban flojamente, como formados de gente cogida y armada á la fuerza ; y amontonados y descompuestos, no se atrevían á salir al campo á dar ayuda á sus compañeros, por más que con sus palabras y acciones los incitaran y alentasen sus coroneles y capitanes.
Página 124 - Pedro, heredero de su casa, tan bañado en sangre por dos cuchilladas que llevaba en la cabeza , que apenas era conocido ; y abrazándose como en mutuo confortamiento , volvieron á la lid á morir en gloriosa compañía. En este último conflicto murieron muchos y buenos caballeros , que fuera prolijo referir...
Página 23 - América, más lejos hacia el rio de los Judíos, y el de Portugal en la hermosa llanura de Xioani ó de los Pozos. Esta faja de jardines, de huertas y de viñedos, se interrumpe y se mira en parte cortada por un pequeño desierto de arena movediza que se aumenta todos los años, y que acabará por cegar toda la bahía, y cubrir en parte aquellos floridos vergeles. Esta arena está compuesta de un polvo salitroso de...

Información bibliográfica