Obras de dn. José Cadahalso, Volumen 3

Portada
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 215 - Doña Ava, Condesa viuda de Castilla, madre y tutora del Conde Don Sancho García, Príncipe de tierna edad, enamorada de Almanzor, Rey moro de Córdoba, intenta dar veneno á su hijo por complacer...
Página 14 - Y el modo de que el toro mas furioso Sujete al yugo la cerviz altiva , Y al hombre débil obediente viva ; Ya canto de la abeja y su gobierno , Y el dulce tono del jilguero tierno.
Página 87 - ... apurada y vi que era veneno. Tu mar ofrece, con fingida calma, bonanza sin escollo ni contagio; yo me embarqué con tal falaz presagio, vi cada rumbo, que se ofrece al alma, y vi que era un naufragio.
Página 190 - De los astros , que en torno el cielo mueve; Si desciende algun dia Al mundo , le fastidian los manjares Del huerto , viña , campo , monte y mares. Desde que el campo elíseo al tierno Orfeo...
Página 29 - La pólvora, á las madres tan funesta, Con estrépito horrendo en los cañones, Que tantas vidas y sollozos cuesta; Y de la horrenda guerra las acciones Parecíanme glorias soberanas Dignas de los que habitan las mansiones Del alto Olimpo, y que las nueve hermanas Solo debian entonar loores A las almas feroces é inhumanas.
Página 13 - ... he nombrado y que la muerte. Entonces, por remedio en mi tristeza, de Ovidio y Garcilaso la terneza leí mil veces, y otros tantos gozos templaron mi dolor y mis sollozos. Huyendo de los hombres y su trato, que al hombre bueno siempre ha sido ingrato, sentado al pie de un álamo frondoso en la orilla feliz del Ebro undoso, ¡cuántas horas pasé con los" sentidos en tan sabrosos metros embebidos!
Página 318 - Quedé en aquellas sombras, rodeado de sepulcros, tocando imágenes de muerte, envuelto en tinieblas, y sin respirar apenas, sino los cortos ratos que la congoja me permitía, cubierta mi fantasía, cual si fuera con un negro manto de densísima tristeza.
Página 76 - Que á la mujer, cual cristal, La quiebre un soplo fatal, Ya lo veo; Pero que pueda soldarse Si una vez llega á quebrarse, No lo creo. Que al espejo las coquetas Estudien mil morisquetas, Ya lo veo; Pero que sea el cristal El objeto principal No lo creo. Que bastante he murmurado En lo que está criticado, Ya lo veo; Pero que mucho no pueda, Criticarse en lo que queda, No lo creo. Que la novia moza y linda Al...
Página 69 - De amores me muero, etc. Si por ese mundo No quisiereis ir Buscándome un novio, Dejádmelo á mí, Que yo hallaré tantos, Que pueda elegir, Y de nuestra calle Yo no he de salir. De amores me muero, etc.
Página 317 - ¡Entre cuántos peligros camina el hombre el corto trecho que hay de la cuna al sepulcro! " Cada vez que siento el pie, me parece hundirse el suelo, preparándome una sepultura... Conozco dos o tres hierbas saludables; las venenosas no tienen número.

Información bibliográfica