Imágenes de página
PDF
ePub

Fos mediodravedís. a cada care

dicha villa de Tavira, é si reventa hicieren, que el Preboste y el Meriño mio que le tomen la tal cosa para sí, é que pague quien reventa ficiere fuera de la dicha villa, por cada vez quinientos maravedís.-E otrosi que ninguno no sea osado de salir de la villa ni entrar por sobre la cerca é muro de la villa so pena de 'alevoso. E otrosi que ninguno sea osado de pasar por la dicha villa carradas de vena sopena de pagar por cada carrada qualquier que lo pasare cien maravedís, los medios para los jurados é los otros medios para la cerca. -E ningnno é nin- .' gunos no sean osados de ir ni pasar contra lo sobredicho nin contra parte dello: é qualquier que lo ficiere habria la mi ira é demas pecharme hia en pena mil maravedís por cada vez. E de esto les mandé dar este previllegio sellado con mi sello de cera colgado en que escribí mi nombre. Dada en la muy noble ciudad de Burgos veinte dias de Enero era de mil y quatrocientos y diez años. - YO EL INFANTE. · Concuerda con el Registro que está asentado en los libros de mercedes y privilegios.--Libro. número 338, articulo 8.

El anterior privilegio está confirmado por el Rey Don Henrique III en las Cortes de Madrid á quince de diciembre de mil trescientos noventa y tres.

Por el Rey Don Juan el II en Valladolid á veinte :y cinco de Junio de mil cuatrocientos quince, y á siete de mayo de mil cuatrocientos veinte. . Por el Rey Don Henrique IV en Medina del Campo á veinte de Marzo de mil cuatrocientos cincuenta y seis. ; Por los Señores Reyes Católicos en Burgos á doce de agosto de mil cuatrocientos noventa y cinco.

Por la Reyna Doña Juana en Burgos á veinte y tres de diciembre de mil quinientos once. - Por el Rey Don Felipe II en Valladolid á diez de Jur lio de mil quinientos cincuenta, y nueve.

. Y por el Señor. Rey Don Felipe III en Madrid á veins te y cuatro de diciembre de mil seiscientos once. -- Está rubricado.::.

!

. 1... video

Carta Real Patente señalando el número de Clérigos y otros sirvientes de las Iglesias y Hermitas de la villa de Elorrio, y fijando sus obligaciones,

rentas y derechos.

Registro general del Sello en el Real Archivo de Simancas,

mes de Diciembre año 1493.

29 de Dic - Don Fernando é Doña Isabel por la gracia de Dios &c. ciembre de A vos el Reverendo Padre Obispo de Calahorra é á vues-, 1493.

tro Provisor é Vicarios é al ques ó fuere nuestro Corre-
gidor en el nuestro noble é leal Condado é Señorío de
Vizcaya ó á vuestro Lugar teniente en el dicho oficio é al
Concejo é feligreses é escuderos fijosdalgo de la villa del
Orrio de la merindad de Durango é á otras qualesquier
personas a quien lo de yuso en esta nuestra Carta conte-
nido atañe ó atañer puede en cualquier manera é á cada
uno é cualquier de vos á quien esta Carta fuere mostra-
da ó su traslado signado de Escribano público, salud é
gracia: Sepades que por parte del Concejo, Oficiales, Re-
gidores, Escuderos, fijosdalgo de la dicha villa del Orrio
nos fue fecha relacion por su peticion que ante Nos en el
nuestro Consejo fue presentada deciendo que Pedro Ruis
de Berris é Pedro de Ibarra ya defuntos cuya era la casa
é solar de Ibarra en sus tiempos, é despues dellos Juan
Martines de Ibarra hijo del dicho Pedro de Ibarra de-
ciéndose é llamándose patrones de la Iglesia de Sant Agos-
tin de Chavarría cuyos feligreses eran, hobieron levado
todas las décimas de la dicha Iglesia alliende de lo que
daban á cinco beneficiados racioneros de la dicha Iglesia
para su mantenimiento, é pie de altar, é otras cosas de
diesmos, sin mostrar ni tener título alguno, lo qual diz
que los suso dichos ficieron á cabsa de ser homes pode-
rosos é parientes mayores en la dicha tierra é Condado
de Vizcaya é por no haber quien ge lo contradixiese ni
les ficiese mostrar el título que tenian al dicho patronaz-
go, é que de poco tiempo á esta parte habia yenido á no-

ticia del dicho Concejo como los susó dichos no tenian título alguno de patronazgo de la dicha Iglesia , salvo cierta merced de tierra que el Señor Rey Don Juan nuestro Padre que santa gloria haya fizo al dicho Pedro Ruiz de diez mil é .quinientos maravedis para una lanza mareante é diez ballesteros, los ocho mil é sietecientos marayedís en los derechos é premicias á la dicha Iglesia pertenescientes, é los mil é ochocientos maravedís en la Tesorería del dicho Condado , é diz que por fin é muerte del dicho Pedro Ruis de Ibarra Nos hobimos fecho mer-cod di ced de los dichos maravedís á Juan Martines de Ibarra

windows 10 segund que mas largamente en la dicha Carta de merced se contiene, é que los dichos Pedro Ruis é Pedro de Ibarra ya defuntos é el dicho Juan Martines su hijo llamándose patrones de la dicha Iglesia no teniendo título alguno mas de los dichos ocho mil é setecientos maravedís contra toda justicia habian levado é levaban para si todos los réditos é prebendas á la dicha Iglesia pertenescientes, é que demas é allende de los dichos ocho mil é sietecientos maravedís que levaban de la dicha lanza ma. reante é de los dichos ballesteros é de lo que se da a los dichos beneficiados ha levado é lieva en cada un año veinte mil maravedís poco mas o menos, de que Dios nuestro Señor es muy deservido é los divinales Oficios no son administrados como deben, é los vecinos de la dicha villa reciben mucho agravio é dapno, é que porque la dicha Iglesia de Santo Agostin estaba muy arredrada de la dicha yilla é de las casas de los perrochianos della, porque dis que es la tierra mucho arredrada casi una legua é por los inconvenientes que á la sason por los bandos habia, é por escusar el trabajo de los perrochianos, dis que el dicho Concejo por abtoridad é consentimiento del Obispo que á la sazon era dese dicho Obispado de cuya Diócesis es, con licencia de los dichos Pedro Ruis é Pedro de Ibarra hobieron fecho é edificado en la dicha villa una Iglesia de nuestra Señora Santa María de la Concibcion muy sontuosa donde el pueblo suele oir los divinos Oficios, la cual diz que no tiene réditos ni renta al TOMO I.

KKK

guna donde los clérigos puedan ser sostentados é por cabsa de la mucha pobresa no puede ser servida como debe , suplicándonos que pagando al dicho Johan Martines los dichos ocho mil é setecientos maravedís de la dicha merced é á los dichos beneficiados su rédito acostumbrado, que de lo restante que quedase é fincase de los dichos diezmos de la dicha Iglesia de Sant Agostin de lo que cada un año rendiese quisiesemos haser merced é limosna dello á la dicha iglesia de Santa María que asi nuevamente se edificó en la dicha villa para con que pudiesen servir en ella cuatro ó cinco clérigos perpetuamente para siempre jamas porque la dicha iglesia fuese mejor servida é administrada é los dichos clérigos tengan con qué se sostener, o que sobrello les prove yesemos como la nuestra merced fuese, segund que esto é otras cosas mas largamente en la dicha su peticion se eontenia: sobre lo cual Nos hobimos mandado dar é dimos una nuestra carta librada de los del nuestro Consejo é sellada con nuestro sello para el Licenciado Cristóbal de Toro nuestro Juez de residencia que á la sason era en ese diého Condado para que llamadas é oidas las partes hoe biese informacion cerca de lo susodicho é la enviase ante Nos al nuestro Consejo para que por Nos vista mandasemos en ello proveer como viesemos que mas complia á servicio de Dios é de justicia debiesemos. El cual por virtud de la dicha nuestra comision , hobo la dichia informacion é la envió ante Nos al nuestro Consejo donde paresció el dicho Juan Martines de Ibarra é presentó una peticion en que dijo que de tiempo inmemorial a estą parte él é sus antepasados patronos é administradores del dicho Monasterio de Sant Agustin de Echavarria habian levado cada uno dellos en su tiempo todos los diezmos é derechos é ofrendas del dicho Monesterioé las otras rentas é heredamientos é posesiones del é de las Iglesias é Basilicas é los montes é prados é pastos é pastaduras é rios é aguas é todo lo otro anejo é pertenesciente al dicho Monasterio é á las dichas Iglesias en cualquier manera: é que todo lo susodicho le fue dado por virtud de los pri

vilegios é mercedes que de los Reyes pasados de gloriosa memoria é de Nos tenian él é los dichos sus padre é abue lo , é que por iguala é convenencia fecha entre partes siempre estuvieron en posesion de quitar é poner cinco clé rigos que serviesen la dicha Iglesia é administrasen el culto divino, é que podria haber treinta años poco mas á menos que á cabsa que la dicha villa quisieron edificar la dicha Iglesia de Santa Maria disiendo quel dicho Monesterio estaba lejos de la dicha villa, entre el dicho Mos nesterio é la dicha villa fue dada sentencia por ciertos Jueses eclesiásticos dese dicho Obispado de Calahorra á pedimento de los vesinos é perrochianos é clérigos de la dicha villa por la cual se mandó que la dicha Iglesia nueva se ficiese é que todas las ofrendas, obligaciones é dies. mos é prebendas que en ella hobiese todos fuesen para el dicho su padre que era patron del dicho Monesterio é para los otros que despues del subcediesen en el dicho patronazgo: é que los cinco clérigos que servian en el dia Monesterio serviesen asi mismo la dicha Iglesia é que si ellos no quisiesen quel dicho Concejo con licencia del dicho patron hobiesen de poner Capellan que sirviese la dicha Iglesia á costa del dicho Concejo sin perjuicio alguno del dicho patron para que pudiese servir la dicha Iglesia : é que la dicha sentencia fue consentida é aprobah da por amas las dichas partes demas de otra sentencia arbitraria que asi mismo estaba dada é consentida: é que agora estando el dicho Johan Martines de Ibarra en la dicha su posesion é teniendo las dichas sentencias é car tas é previllejos confirmadas por Nos., algunos vecinos de la dicha villa por enemistad que les tenian habian fecho ciertas ligas é monopodios é confederaciones contra él, dia ciendo que en el dicho Monesterio no tenia mas de los dichos ocho mil setecientos maravedís é de todo lo otro nos suplicaron le ficiesemos merced para el servicio de la dicha Iglesia nuevamente fecha, seyendo la dicha Iglesia Basilica y sufragaña del dicho Monesterio é que sobre ello le traian pleito é que en ello él recibia agravio, suplicándonos que sin dar lugar á luengas ni dilaciones le

« AnteriorContinuar »