Imágenes de página
PDF

«Meo Moñiz de Gandarei, dice el conde Don Pedro que fué el primero que entró en Santaren cuando la ganó el rey Don Alonso Enriquez de Portugal. No dice el conde con quién casó; pero dice que fué su hija Doña Mayor Mendez, que casó con Suero Veegas Coello; y tuvieron á Don Pedro Suarez Coello, á Don Juan Suarez Coello y á la condesa Doña María Suarez Coello (que así la nombra el conde), muger de Juan Perez de Vasconcelos, llamado el Tenreiro; á Doña Inés Suarez Coello, que casó con Gil Perez Feijo. Don Pedro Suarez Coello casó con Doña Beatriz Anés, y no tuvo hijos. De Don Juan Suarez Coello y de sus hermanas ha quedado y permanece hoy mucha sucesion, que se puede ver allí.

«Volviendo á Men Moñiz de Gandarei, este fué uno de los caballeros portugueses que quedaron en Galicia cuando su rey ocupó tierra de Limia contra el emperador Don Alonso VII, como se conoce y se sabe de papeles que están en el archivo del convento de Celanova, en la Historia de los milagros de San Rosendo, é hizo solar en esta tierra. Fué señor del lugar y monasterio de San Martin de Candas, que dejó ó restituyó al convento de Celanova, del patrimonio de San Rosendo. Cerca dél edificó la casa ó pazo de la Gándara (que así la nombran los papeles de Celanova); y junto á él, y dentro de las puertas de esta casa y de su torre, la ermita de San Jorge Martin , protector de las armas portuguesas y patron de esta familia, con campana. El escudo de sus armas se forma de un castillo de plata en campo azul, ó de goles sobre unas ondas de rio, y de él vuelan dos ánades ó cisnes al castillo, y á la puerta dél está una ninfa armada con un escudo embrazado y espada desnuda, que defiende la entrada. Los de la montaña de Burgos de este apellido añaden á este escudo ocho aspas rojas en campo de oro, que es señal que alguno de ellos se halló en la toma de Baeza. No sabemos con quién casó Men Rodriguez de Gandarei ó de la Gándara, que así se apellidaron sus descendientes; pero fué su hijo

«Rui Mendez de Gandarei, que alcanzó el reinado de Alonso el Onceno, y se halló en la batalla de Belamarin, el año de 155L), casó con Teresa Vazquez de Praga, hija tercera de Vasco Fernandez de Praga, de quien dice el conde Don Pedro que fué de Galicia, y buen trovador. Doña Teresa Martínez de Mogudo, que en Galicia es lo mismo que Mugueimes. Y aunque el conde no nombra esta hija, como lo hace en otras ocasiones, principalmente en las familias que pertenecen á Galicia, consta de este casamiento por los papeles de esta casa, y porque los ramos que descendieron de ella han llevado y llevan el apellido patronímico de Vazquez; y el de Praga pienso que es el que en Galicia se nombra Parga, bien conocido, y para su calificacion basta que haga mencion de él el conde Don Pedro. Tuvieron muchos hijos Rui MfiOdez y Teresa Vazquez, que llevaron diferentes apellidos paternos y maternos, y el que quedó en la casa de Gándara fué

«Pedro Vazquez de la Gándara, el cual fué tambien señor del concejo de San Salvador de Rio de Freijo, alcanzó los tiempos, revueltas é inquietudes del rey Don Pedro y de su hermano Don Enrique; y por seguir esta parcialidad perdió el señorío del concejo de Kio de Freijo, ó le vendió su hija mayor á Juan Rodríguez de Viezma, ascendiente de los condes de Monterey y de Andrade, como consta del memorial del pleito que pasó entre las dos casas de Lemos y de Monterey, y hoy es señor de estos lugares y concejo de Gandarei el conde de Lemos.

«Quedó con la casa y pazo de la Gándara la hija segunda de Pedro Vazquez, y de su muger (cuyo nombre y apellido no sabemos) Ginebra de la Gándara, que casó con Alvaro de Sande, hermano menor de Anudo de Sande, el primero que pasó á Estremadura, de quien descienden los condes de Valdefuentes, como se dirá adelante, cuyos padres y abuelos fueron descendientes de los condes de Celanova, de la casa de San Rosendo, muchas veces repetidos en estos discursos; los cuales tuvieron por hijos á

«Pedro de la Gándara y Antonio de la Gándara, que partieron entre los dos las haciendas y tierras pertenecientes á esta casa; el segundo hizo cesa aparte en el mismo lugar, de quien descendió Don Benito de la Gándara, que casó dos veces: la primera con hija de Don Juan Salgado de la Rasela, en el valle de Monterey, de quien no quedó sucesion; y la segunda vez en Allariz con Doña N., hija de Don Diego Feijo Enriquez y de Doña María Feijo, señores de los vasallos de Rebordachau, y hermana de Don Juan Feijo, señor de esta casa y mayorazgo; y Don Benito fué hijo de Antonio de la Gándara, que murió alcaide del castillo de Portela, y de Doña Ana de Losada, cuyo hijo póstumo es Don Benito de la Gándara Enriquez Feijo.

«Pedro de la Gándara, que quedó por dueño de la casa principal con su ermita de San Jorge, casó con Francisca Gomez de Sandias, hija de la casa de Sandias, sita en el lugar de Guillamil, descendiente de Fernando de Sandias, hermano del conde Sancho Diaz deSaldaña, cuya historia ocupa en estos discursos el capítulo cuarto del segundo libro de este volumen. Tuvieron por hijo al licenciado Don Gomez de la Gándara, abogado de los reales consejos , corregidor de la villa de Allariz, que casó con Doña Juana de Ulloa, hija de Rui Vazquez Sotelo y de Doña Marina de Novoa, cuya sucesion se dirá adelante con la ascendencia de Doña Ana de Ulloa en mas oportuno lugar '.« 1535. A na ya '. «Los de este apellido en esta ciudad son nobles y principales, los cuales tienen una ejecutoria antigua, por donde parece que Pedro Lopez de Anaya probó ser hijo-dalgo notorio de padres y abuelos, de devengar quinientos sueldos, segun fuero de España, y presentó otra probanza hecha por sus antepasados ante el bachiller Martin de Gante, el cual declaró ser hijo-dalgo notorio, y que le fuesen guardadas todas las honras y franquezas que á los hijos-dalgo pertenecen y deben guardar, y condenó al fiscal en costas, cuya fecha es á 30 de noviembre de 1500 años.

1 Obra citada, edicion en folio (no hay sino dos, esta y una en 4.°, que fue la primera edicion), lib. 3, cap. 13, págs. 367, 68, 09 y 370.

Diego Lopez de Anaya fué regidor de los perpétuos, y se halló al juramento de los privilegios desta ciudad cuando entró el emperador en ella, viniendo de la jornada de Argel, año 1541.

Tienen por armas los Anayas cinco bandas de oro en campo azul2

Y el P. Rizo se espresa en estos términos:

«Los caballeros Anayas son de gran nobleza en estos reinos, y tienen su casa en la ciudad de Salamanca, adonde se halla su antigua familia con el decoro y estimacion que se debe á su nobleza. Es general opinion que tienen su origen de lo mas noble de Alemania, y que en tiempo que los moros tenian ocupada á España, venían algunos de aquellos ilustres príncipes y señores para hallarse en tan gloriosa conquista, y así uno de ellos hizo su asiento en aquella ciudad hasta que Don Diego Anaya y Maldonado fué electo obispo de Cuenca, y entonces trajo en su compañía tres caballeros sobrinos suyos y de su mismo apellido, de quien descienden los Anayas de Cuenca, en cuya ciudad siempre han asistido con cargos, oficios y dignidades honrosas y calificadas. Llamábanse los sobrinos del obispo Don Diego: uno Don Rui Gomez de Anaya, á quien hizo arcediano de Alarcon y canónigo de Cuenca; el segundo fué Juan Gomez de Anaya, que casó con Doña Isabel Gutierrez de Rebolledo, y el tercero fué Diego de Anaya, que no se sabe con quién casó. Es Don Gerónimo de Anaya y Sandoval sobrino de Don Alonso de Sandoval y Pacheco, como hijo de Doña Mariana de Sandoval, su hermana, y de Don Juan de Anaya y Cabrera, descendiente de varon en varon de Juan Gomez de Anaya; y por parte de padre es pariente de la casa del marques de Moya Don Andrés de Cabrera, y por la de su madre, Doña Mariana de Sandoval y Pacheco, de la casa de los señores de Carracena y de los condes de Ventosa, cuya nobleza es muy conocida en estos reinos, que tienen su origen de Rui Gutierrez de Sandoval, alférez mayor del infante Don Juan, hijo del rey Don Alonso el Sabio. Casó con Doña Juana de la Vega, hija de Garcilaso de la Vega, en quien tuvo á Gutierre Rodríguez de Sandoval, de quien descienden los duques de Lerma; y á Alfonso Ruiz de Sandoval, primer señor de la Ventosa por merced del rey Don Alonso el Undécimo , por haber sido capitan del socorro que se dió á Tarifa cuando la gran batalla del Salado: casó este caballero con Doña Constanza Fernandez de Ceballos: es asimismo Don Gerónimo de Anaya y Sandoval, quinto nieto de Don Alfonso Pacheco, comendador de Villafranca, maestre de Santiago, y de Doña María de Córdoba y Córdoba, sobrina del señor de Lucena: fué este caballero de gran valor, y murió peleando en la vega de Granada, como consta del privilegio de la merced de las jurisdicciones de Sacedon, Villalvilla y Malpesa, donde hace merced dellas el rey Don Felipe II á Doña Isabel Pacheco, por los servicios de Don Alonso Pacheco , su padre, y de Don Alonso Pacheco, su abuelo, que murió en la vega de Granada, donde por socorrerle salió herido en un brazo el marques de Villena. Es su fecha en Madrid á 8 de abril de 1579 años, y lo firma S. M., siendo testigos Sebastian de Santoyo, Bartolomé de Santoyo y Pedro Negrete, ayudas de su real cámara.

1 Se halla tambien escrito con ñ, siendo indudablemente un mismo apellido, pues tratan los autores indistintamente de Anaya y Añaya, como se ve cotejando los testos arriba citados de Rizo y Cascales, senalándoles además unas mismas armas, que son las que al fin de este número se describen, si bien algunos las ostentan como están pintadas en la lámina.

1 Cascales, Discursos históricos de Murcia, fol. 297.

«Por parte de su madre Doña Mariana de Sandoval, es quinto nieto de Don Carlos de Arellano, conde de Aguilar, y de Doña Ana de Mendoza, hija del duque del Infantado, como consta de una informacion que hizo para entrar monja en el Rosal de Priego Doña María de Sandoval Portocarrero, su tia, en quien dice su dicho el duque del Infantado, y por esta parte es descendiente de la casa de los almirantes de Castilla.

«Ha servido á S. M. el dicho Don Gerónimo de Anaya y Sandoval, imitando á sus pasados en el reino de Sicilia, donde fué dos veces capitan de infantería española, y habiendo tenido á su cargo las plazas de Taburmena y Melazo, fué capitan á guerra, á donde llevó á servir á S. M. á Don Alonso de Anaya, su hermano, que murió peleando con mucho valor en las colinas de Asti, siendo de los primeros soldados que las subieron cuando se ganóla artillería al duque de Saboya.

«Hallóse tambien con su compañía en muchas ocasiones en Levante con las galeras de Sicilia, en la espulsion de los moriscos del reino de Valencia, y en la jornada de Larache; regidor de Cuenca y caballero de mucha calidad, y digno de cualquiera honrosa ocupacion: las armas de estos caballeros se ven en las casas episcopales de Pareja, que son un escudo con su timbre, y en campo azul cinco bandas amarillas '.«

Rúo, Historia de Cuenca, part. 3.*, cap. 12, pág. 288.

[ocr errors]

1536. Beequer. En tiempo del emperador Carlos V y de sus inmediatos sucesores; cuando tan vastos eran los dominios de España; cuando en su rápida, continua y magestuosa carrera, nunca dejaba el sol de alumbrar alguna comarca española; fueron muchas las ilustres familias estrangeras que estendieron sus ramas en nuestra patria, ya contrayendo alianzas de parentesco con españoles que iban á conquistar ó gobernar las provincias donde moraban, ya estableciéndose algunos de sus hijos en nuestra Península.

De esta y algunas otras causas bien conocidas proviene el encontrarse enlazados con familias de España muchos linages cuyos apellidos revelan claramente su origen estrangero, como los Andriani, los Armagnac, los Burghesio, los Montmorancy, los Motezuma y tantos otros como aparecen en este Nobiliario.

Una de estas ilustres familias es la del apellido Becker ó Becquer, originaria de Flandes, establecida en España desde fines del siglo XVI ó principios del XVII, pues ya en ese tiempo florecían en Sevilla Miguel Becquer y su hermano Adan Becquer, ocupando un lugar distinguido entre la nobleza de aquella ciudad, en cuya santa iglesia metropolitana estaban, y creemos que se conservan todavia, sus armas 1 en la capilla de Santiago, de la cual fueron fundadores.

Sus descendientes continuaron en el goce y posesion de su hidalguía, mereciendo que se les devolviese la blanca de la carne, preeminencia propia y peculiar de la nobleza en dicha ciudad, y figurando en la ilustre corporacion de los caballeros llamados veinticuatros, compuesta únicamente de hijos-dalgo

[merged small][merged small][graphic]
« AnteriorContinuar »