Imágenes de página
PDF

zalez de Lara, núm. VIII, dice Salazar que fué uno de los mayores principes que España conoció en su tiempo; y aludiendo despues á las pretensiones del conde, que aspiraba á casarse con la reina Doña Urraca, y á su rival el conde Don Gomez Gonzalez, que murió en la batalla de Camp de España, librada por el rey de Aragon contra las tropas de Doña Urraca, mandadas por los espresados condes, dice asf:

iUniéronse los dos condes para resistirle con otros grandes y prelados, y «uniendo sus tropas se pusieron á la vista de las del rey en Camp de España, «cuatro leguas distante de Sepúlveda, donde se dieron sangrienta batalla que • perdieron los castellanos; porque rota la vanguardia que mandaba el conde >Don Pedro Gonzalez de Lara, y deshechos con el calor de la Vitoria otros

•escuadrones, cargó todo el grueso de los aragoneses la retaguardia, que «obedecía al conde Don Gomez, y empeñado él en hacer el último esfuerzo, • perdió allí gloriosamente la vida con los mas principales que le asistian

XVI. Don Diego Gomez Manrique , hijo tercero de Don Garci Fernandez Manrique y de su segunda muger Dona Teresa Vazquez de Toledo, 7.° señor de Amusco, floreció en la segunda mitad del siglo XIV: casó con Dona Juana de Mendoza , llamada en Castilla la Rica-Fembra; y tuvieron por hijo y sucesor á

XVII. Don Pedro Manrique, 8.a señor de Amusco, adelantado mayor de Castilla, floreció á fines del siglo XIV y principios del siglo XV; casó con Dona Leonor de Castilla, y además de siete hijas tuvieron ocho hijos, que siguiendo el ejemplo de sus esclarecidos antecesores, anadieron nuevo brillo á los timbres de su casa, y fueron tronco y origen de muchas y muy frondosas ramas de este tan antiguo, robusto y lozano árbol.

X VIH. Don Diego Gomez Manrique, hijo primogénito de los anteriores, 9.° señor de Amusco, conde de Treviño, floreció en la primera mitad del siglo XV: casó con Dona María de Sandoval; y tuvieron por hijo primogénito á

XIX. Don Pedro Manrique de Lara, llamado el Forte, 10.° señor de Amusco, 2.° conde de Treviño, I .er duque de Nájera, adelantado y notario mayor de Leon, etc., floreció en la segunda mitad del siglo XV: casó con Dona Guiomar de Castro; y tuvieron dos hijos y siete hijas. El primogénito, Don Manrique de Lara, había de casar con Dona Leonor de la Cerda y Aragon, hija del 1.er duque de Medina-Celi; pero no se realizó el contrato, y Don Manrique falleció en Barcelona sin sucesion (a), por to cuat sucedió en la casa su hermano

XIX. Don Antonio Manrique de Lara, 11.° señor de Amusco, 3.er conde de Treviño, 2.c duque de Nájera, caballero del Toison de Oro, virey y capitan general de Navarra , etc., floreció á fines del siglo XV y principios det XVI: casó con Dona Juana de Cardona , hija de Don Juan Ramon Folch, 1.er duque y 5.° conde de Cardona, y prima del rey Don Fernando el Católico. Tuvieron por hijo primogénito y sucesor á

XX. Don Manrique de Lara, 12.° señor de Amusco, 4.* conde de Treviño, 3.er duque de

(a) Fué tan sentida su muerte que se compuso y cantó en Castilla un romance que empezaba asi:

En Barcelona la grande, Que deste mundo partía.

Grandes llantos se hacían Llórante duques y condes,

Por Don Manrique de Lara, Llora la caballería, etc.

»El conde Don Pedro Gonzalez de Lara era solo el que en estos tiempos • mejoraba, porque despues de la batalla de Camp de España, en que por «haberse retirado presto quedó con alguna nota su valor, pasó luego á asistir »á la reina, y no solo administró el reino absolutamente, pero la voluntad de • aquella princesa le hizo dueño de cuanto supo apetecer su ambicion

•Procuraba el conde al mismo tiempo, que para mejor establecer su fortuna,

• se celebrase públicamente su matrimonio con la reina Todo lo cual hirió

• tan eficazmente la consideracion de los grandes, que se confederaron para • inutilizar todas las solicitudes del conde. Y siendo los principales el conde Don •Pedro de Traba, su suegro; Don Gutierre Fernandez de Castro, mayordomo • mayor del rey, y el conde Don Gomez de Manzanedo, formaron tropas en • nombre del nuevo rey Don Alonso para oprimir al conde. Previnose él para •hacer una vigorosa resistencia, y entretuviéronse en pequeñas operaciones; •hasta que sitiado Don Pedro en el castillo de Monzon, junto á Palencia, y no

Nájera, etc., nació en 2G de diciembre de 1504, á media noche, entre los dias de San Esteban y San Juan, por lo cual se le dieron estos dos nombres, de los cuales usó muy pocas veces, firmándose casi siempre Manrique de Lara , en vez de Juan Esteban Manrique de Lara. Casó con Dona Luisa de Acuna; y tuvieron por hijo primogénito A

XXI. Don Manrique de Lara, 13.° señor de Amusco, 6.° conde de Trevino, 4.° duque de Nájera, conde, virey y capitan general de Valencia, etc., casó con Dona Maria Giron ; y aunque tuvieron cuatro hijos y una hija, sucedió esta en la casa por fallecimiento de sus cuatro hermanos sin legitima sucesion; y en la ilustre vida del duque, como dice Salazar, acabó la linea varonil de los duques de Nájera, que con tanta grandeza y autoridad mantuvieron el anciano esplendor de la casa de Lara.

Pero como sea nuestro propósito, no tanto el investigar cuáles han sido los herederos de los títulos y mayorazgos de las casas como el dar un sucinto conocimiento de la sucesion de sus principales generaciones, continuamos las de esta por

XXI. Don Enrique Manrique de Lara, hermano del anterior, floreció á mediados del siglo XVI; fué 6.° conde de Paredes por su casamiento con su prima hermana Dona Inés Manrique de Lara, hija única y sucesora de Don Antonio Manrique de Lara, 5.° conde de Paredes. Tuvieron Don Enrique y Dona Inés por hijo primogénito y sucesor á

XXII. Don Antonio Manrique de Lara, 7.° conde de Paredes, que falleció sin sucesion; por lo cual su casa y estados recayeron en su hermano segundo

XXII. Don Pedro Manrique de Lara, 8.° conde de Paredes, 14.° señor de Amusco, floreeió en la segunda mitad del siglo XVI, y alcanzó hasta principios del siglo XVII; casó con Dona Catalina Fernandez de Córdoba, pero no tuvieron sucesion; y habiendo fallecido célibe su hermano inmediato Don Francisco, recayó su casa en su hermano

XXII. Don Manuel Manrique de Lara, hermano cuarto del anterior,!).° conde de Paredes, casó con su prima segunda Dona Luisa Manrique Enriquez; y tuvieron tres hijas, que fueron Dona María Inés Manrique de Lara, Dona Isabel y Dona Antonia. Recayó, pues, en hembra despues de tantos siglos y de tantas generaciones esta frondosa rama de la casa de Lara, y se incorporó y entroncó con las de Gonzaga y Orozco; con la primera por el casamiento de Dona María Inés con Don Vespasiano Gonzaga, duque soberano de Guastala; y con la segunda por el casamiento de Dona Isabel con Don Francisco de Orozco y Ribera, marques de Mortara y de i. ni. 3

•habiéndole socorrido sus parciales, fué preciso que despues de porfiada defensa se entregase á sus enemigos, por quienes fué puesto en estrecha prision »en el castillo de Mansilla, tres leguas de Leon *.»

Apoyado el conde Don Pedro en la confianza y deferencia con que le favorecia la reina Doña Urraca, se acostumbró á obrar y mandar como soberano, quedándole despues tan arraigada esta costumbre, que no se reconocía subordinado á ningun príncipe, atribuyéndose el honor de Conde Por La Gracia de Dios: Petrus Gonzalvis Dei gratia Larensis comes.

«Pero entre todos los varones esclarecidos que ha producido el árbol fecundísimo de Lara, ninguno pudo esceder á Don Manrique, que en grande«za de estados, opulencia y autoridad de casa, número de deudos y súbditos «y calidad de empleos y honores, se puede decir que vivió en Castilla sin •competidor. Sobre lo cual sus virtudes militares y cristianas hicieron tan re«comendable su nombre, antes poco usado en Castilla, que no solo le tomaron «por apellido propio sus descendientes varones, pero comunicándose á otras • familias grandes á quien por hembra perteneció su sangre, quedó el nombre •manrique tan establecido y frecuente, que no se hallará en España otro al•guno mas dilatado ni mas repetido.« (Salazar, Casa de Lara, tom. 1, libro 3, cap. 1, pág. 109.) Segun este pasage, se considera al conde Don Manrique como tronco y principal ascendiente de la poderosa y muy calificada casa de los Manriques de Lara, de la cual se trata en el siguiente número, y despues del cual se describen las armas de estas dos líneas de la ilustrísima casa de Lara.

1131. Manrique. Queda ya indicado en el número anterior que el primero que llevó este nombre en la casa de Lara, y tal vez en España, fué Don Manrique, quien á sus muchos títulos y señoríos añadió el de vizconde soberano de Narbona por su casamiento con Ermesenda, hija de Aimerico III y sucesora suya en aquel vizcondado y soberanía. Y como fué uno de los primeros héroes de su época, fecunda en varones eminentes y en heróicos hechos con motivo de las guerras contra los sarracenos, sus ilustres descendientes han

Ollas, trece de Santiago, gentil-hombre de cámara del rey Don Felipe IV, de sus consejos de estado y guerra; virey y capitan general de Cataluna, gobernador de Milan y uno de los mas célebres capitanes de su siglo, como se espresó en el tom. 2, apellido Gonzaga. La tercera hija, Dona Antonia, falleció de corta edad.

Estos apuntes genealógicos nos parecen suficientes para dar una idea del origen de la casa de Lara y de sus numerosas lineas y ramificaciones, con sus principales entronques y alianzas; siendo muchos todavía los que acordándose y gloriándoso de pertenecer á tan antigua y poderosa y calificada estirpe, procuran sostener todo el brillo de sus preclaros timbres y blasones. 1 Casa de Lara, tom. 1, lib. 2, cap. 12, págs. 93 y 94.

conservado gloriosamente por apellido el nombre Manrique, pareciendo indudable, como lo afirma Sandoval y otros acreditados autores, aunque lo contradice Salazar, que se formó de Aimerico ó Amalarico, nombre de que usaron casi todos los soberanos de Narbona, y lo tomó el conde del modo y por los motivos espresados en el tomo primero de esta obra, número 47. En el año 1124, era el conde alférez mayor del emperador Don Alonso Vil, que era entonces una de las mas preeminentes dignidades de España. Algunos años despues el emperador le hizo merced del gobierno de Toledo, que era el mas importante del reino. En la conquista de Baeza, año 1147, peleó el conde Don Manrique con tanta bizarría y distincion, que el emperador le dió el señorío de aquella ciudad, y despues el de la ciudad de Segovia, que era entonces capital de Estremadura, y siendo ya señor de Molina, reunió así los cuatro importantes señoríos de Molina, Segovia, Baeza y Toledo. Fué además Don Manrique tutor del rey Don Alonso IX, cargo que desempeñó con acierto y consumada prudencia, sosteniendo con valor los derechos de su regio pupilo y los suyos contra el poder del rey Don Fernando II de Leon, quien por ser tio del jóven príncipe se creia con mas derecho á su tutela, y se la disputó con las armas, entrando en Castilla con un poderoso ejército. De esta sucinta relacion fácilmente se colige cuán poderoso fué el conde Don Manrique. El conde Don Pedro Manrique de Lara, núm. X, sirvió con distincion al rey Don Alonso IX, y tomó una parte principal en el porfiadísimo sitio y señalada conquista de Cuenca, año 1177. Don Pedro Rodriguez Manrique de Lara, número XII, sirvió al rey Don Alonso el Sabio y fué maestre de la órden de Santiago. Don Juan García Manrique, hijo segundo de Don Garci Fernandez Manrique de Lara, núm. XIII, fué uno de los diez y nueve ricos-hombres á quienes cupo la honra de ser armados caballeros de la Banda por el rey Don Alonso XI *, á quien acompañó álas guerras de Andalucía, distinguiéndose en muchas batallas, principalmente en la de Ronda, año 1339. Don Gomez Manrique, hijo de Don Pedro Manrique, núm. XIV, fué capellan mayor de Su Magestad, canciller mayor y notario mayor de Castilla y Leon, arzobispo de Santiago y de Toledo, y primado de las Españas. Don Garci Fernandez Manrique, núm. XV, fué otro de los diez y nueve ricos-hombres á quienes el rey Don Alonso XI armó caballeros de la Banda; tomó parte muy principal en muchas batallas, particularmente en la del Salado, año 1340, y en el famoso sitio y conquista de Algeciras, años 1343 y 1344: fué adelantado mayor de Castilla, y obtuvo otros muy importantes cargos y elevadas dignidades. Don Juan García Manrique, uno de los hijos del espresado Garci Fernandez Manrique, fué de los mas eminentes y recomendables prelados que conoció España en los pasados siglos: adornado de heróicas virtudes y dotado de un corazon magnánimo, poseedor de grandes riquezas y rodeado de ilustres deudos, en vez de aspirar á los honores y dignidades, veíase al contrario como atraido, impulsado y brindado por ellas, llegando así sin esfuerzo á las mas encumbradas regiones del Estado en los tres reinados de Don Enrique II, Don Juan I y Don Enrique III '. En la conquista de Antequera, año 1410, se señalaron Don Gomez Manrique, adelantado mayor de Castilla, y sus primos Don Pedro Manrique, adelantado mayor de Leon, y Don Garci Fernandez Manrique, yendo los tres en la vanguardia; y cuando llegó el momento del asalto, habiendo dispuesto el infante Don Fernando que este fuese á escala vista y simultáneamente por siete puntos diferentes, puso estos á cargo de varios grandes y caballeros, tocando uno de ellos á nuestros dos adelantados, quienes en tan espuesto acto á ninguno cedieron en arrojo, valor, prudencia, intrepidez y decision. El espresado Don Garci Fernandez fué muy privado y acérrimo partidario del infante Don Enrique de Aragon, maestre de Santiago y duque de Villena, en cuyo nombre y en el suyo propio hizo al fin, en el año 1429, pleito homenage, prestando el debido juramento de fidelidad al rey Don Juan II, quien acogiendo benignamente esta honrosa prueba de obediencia y sumision, le agració con el Utulo de conde de Castañeda. Don Pedro Manrique, que floreció á mediados del siglo XVI, fué obispo de Córdoba y de Ciudad-Real, capellan

1 »En el año 1352, en que el rey ordenó en Burgos el magestuoso acto de su coronacion, •asistió á él Don Juan Garcia, y es uno de los diez y nueve ricos-hombres que Su Magestad • armó caballeros dos días despues en el monasterio de las Huelgas; y todos los nombra su •Crónica por este órden: Don Pedro Fernandez de Castro, señor de Lemos y Sarria; Don Juan •Alonso, señor de Alburquerque; Don Juan Alonso de Haro, señor de los Cameros; Don Alvar •Díaz y Don Alonso Tellez, sus hermanos; Don Rui Perez Ponce, señor de la Puebla; Don •Pedro Ponce, señor de Marchena; Ricardo de Alhret, vizconde de Tartas; Don Luis de la •Cerda, nieto del infante Don Fernando; Don Fernan Rodríguez, señor de Villalobos; Don •Rui Perez de Villalobos; Don Joan Garci» Manrique; Don Garci Fernandez Manrique; Don •Alvar Perez de Guzmaz; Don Alfonso Meudez de Guzmau, despues maestre de Santiago; Don •Gonzalo Ruiz Giron; Don Pedro Nufiez de Guzman, señor de Aviados; Don Ramiro Flores de • Guzman, su hermano, y Don Pedro Fernan Dálvarez. Todos los cuales aquel dia mismo y el •siguiente, en que cada uno dellos armó cierto número de caballeros de su séquito , comieron •en público con el rey; y por todas sus circunstancias, hácia la estimacion del principe y el •honor de sus subditos, fué una de las mayores solemnidades que vió Castilla.» (Casa de Lata, tomo 1, lib. 5, cap. 4, pág. 309.)

1 Fue maestrescuela de la iglesia de Santiago, canónigo de Toledo, arcediano de Talavera y de Calatrava, obispo de Orense, de Sigüenza y de Coimbra, arzobispo de Santiago, electo arzobispo primado de Toledo y de Braga, notario mayor del reino de Leon y de los privilegios rodados, capellan mayor de Su Magestad, canciller mayor, tutor del infante Don Fernando y del rey Don Enrique III, uno de los gobernadores de sus reinos, y cuatro veces embajador á Portugal.

« AnteriorContinuar »