El triunfo de los otros: comedia dramática en 3 actos

Portada
M. Rodríguez Giles, 1907 - 83 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 81 - que lo ha gobernado por mano ajena! (con la solemnidad de un juramento): ¡Oh, pero tu pensamiento vivirá, yo te lo juro! ¡Tu Anónimo rasgará la noche, será luz! ¡El triunfo de los otros es el tuyo, Julián! (Vuelve
Página 47 - un esclavo atado al remo, un presidiario de las letras puede producir lo que he producido! ¡mi obra y la obra de otros! ¡Que es imposible realizar decenas, centenares de volúmenes en medio de la disipación y de la orgía! ¡Que el calificativo de bohemio no me cuadra sino por la pobreza! Lo saben, y
Página 18 - la vida despiertas en nuestra breve primavera hermosa! ¡Y que luego sigue alentándonos, fortaleciéndonos, regocijándonos, mi excelente amiga!. ..Ahora que he terminado, déjeme usted que le repita una y otra vez: «¡Buenos días! ¡Muy buenos días! ¡dulce hada evocadora de mi infancia que oculta bajo el cabello blanco la juventud inmortal de su corazón!
Página 51 - ellas... Yo soy un complemento que vive su propia vida ¡y ni él mismo lo sabe!... Yo le he visto noche y día trabajando para usted, con tesón, con ahinco, con encarnizamiento, casi con entusiasmo... ¡Con entusiasmo, con verdadero entusiasmo muchas veces!.. Y quiere usted que lo ignore... ¡Oh, no! ¡no sería su esposa!...
Página 66 - triunfo es legítima, exclusivamente mío! ¡La obra la escribí yo, frase por frase, escena por escena! ¡Y lo diré, lo proclamaré, reclamaré lo mío: todos esos aplausos, esas aclamaciones, esa manifestación! ¡Ahora, ahora mismo! (Cesan los vítores). ¡Dame el sombrero! ¡Dónde está el sombrero! ¡No! iré así, así, como una madre
Página 28 - usted un niño y duda del único de quien no debiera dudar... A propósito: le traigo una pequeña cantidad... No es mucho; siempre quedaré siendo su deudor moral y materialmente. ¡Hombre! debo haberla olvidado sobre el -escritorio... era una letra... -Sí, no la traigo conmigo. ¡Qué cabeza!... Pero se la enviaré
Página 36 - él es tan susceptible, está tan irritable, tan versátil... Después de marcharse usted conversábamos cariñosamente, cuando se me ocurrió repetirle que debía romper con sus falsos amigos, como se lo he dicho tantas veceS. Me contestó que su amistad no podía traerle malas consecuencias, que lo entretenía, que era un
Página 52 - se ve que usted no aprecia su obra en lo que vale! Supone fruto de la improvisación lo que es hijo de los desveloS. ¡No se improvisan esas cosas, señor!. .. Trate usted de hacerlas... BERMÚDEZ. —Pero él tiene otras ocupaciones... INÉS . — ¡Tan aleatorias, tan mal remuneradas!... ¡Y sin un apoyo,
Página 68 - JULIÁN.- Tu idea era una inepcia y yo la troqué en pensamiento noble, elevado, fecundo! ¡Tus tipos eran miserables muñecos de cartón y yo les di el soplo genial de la vida! ¡Tus escenas eran desfiles de trajes llevados por fantoches, y yo las hice hervideros humanos, choque de pasiones

Información bibliográfica