Poesías selectas castellanas: desde el tiempo de Juan de Mena hasta nuestros dias, Volumen 2

Portada
Gomez Fuentenebro y compañía, 1807 - 489 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 283 - Adonde, di, te engolfas ? que no hay deseos cuerdos con esperanzas locas. Como las altas naves, te apartas animosa de la vecina tierra, y al fiero mar te arrojas.
Página 310 - Un soneto me manda hacer Violante, que en mi vida me he visto en tal aprieto; catorce versos dicen que es soneto, burla burlando van los tres delante. Yo pensé que no hallara consonante y estoy a la mitad de otro cuarteto, mas si me veo en el primer terceto no hay cosa en los cuartetos que me espante. Por el primer terceto voy entrando, y aun parece que entré con pie derecho, pues fin con este verso le voy dando.
Página 315 - Yo, como aquel que a contemplar se para ruinas tristes de pasadas glorias, en agua de dolor bañé mi cara. De tropel acudieron las memorias, los asientos, los gustos, los favores, que a veces los lugares son historias, y en...
Página 308 - Suelta mi manso, mayoral extraño, pues otro tienes de tu igual decoro; deja la prenda que en el alma adoro, perdida por tu bien y por mi daño.
Página 280 - No puede durar el mundo, porque dicen, y lo creo, que suena a vidrio quebrado y que ha de romperse presto. Señales son del juicio ver que todos le perdemos, unos por carta de más, otros por carta de menos. Dijeron que antiguamente se fue la verdad al cielo ; ¡ tal la pusieron los hombres, que desde entonces no ha vuelto!
Página 96 - Sentado está el señor Rey En su silla de respaldo, De su gente mal regida Desavenencias juzgando. Dadivoso y justiciero Premia al bueno y pena al malo; Que castigos y mercedes Hacen seguros vasallos. Arrastrando luengos lutos Entraron treinta fidalgos, Escuderos de Jimena, Fija del conde Lozano. Despachados los...
Página 18 - ... que pierdo mucho en perderte, que gano mucho en ganarte, y que si nacieras mudo fuera posible adorarte; mas por este inconveniente determino de dejarte; que eres pródigo de lengua, y amargan tus libertades, y habrá menester ponerte quien quisiere sustentarte, un alcázar en el pecho, y en los labios un alcaide. ¡Mucho pueden con las damas los galanes de tus partes! Porque los quieren briosos, que...
Página 281 - Virtud y filosofía peregrinan como ciegos ; el uno se lleva al otro, llorando van y pidiendo. Dos polos tiene la tierra, universal movimiento, la mejor vida el favor, la mejor sangre el dinero. Oigo tañer las campanas, y no me espanto, aunque puedo, que en lugar de tantas cruces haya tantos hombres muertos.
Página 286 - ... envidia la celestial antorcha. Sin pleito, sin disgusto, la muerte nos divorcia; ¡ay de la pobre barca que en lágrimas se ahoga!
Página 382 - Mas ya , Musas , es justo Que me deis vuestro aliento y vuestro gusto Canoro si , mas claro, Que parezca de un nuevo Sanazaro: Denme vuestros cristales en los labios, Que de ignorantes me los vuelvan sabios, Que Zapaquilda de la mano sale De Doña Golosilla su madrina. Saya entera de tela columbina, De perlas arracadas En listones de nacar enlazadas, La cabeza de rosas primavera Mas estrellada que se ve la esfera, El blanco pelo rubio á.

Información bibliográfica