Navarra y Logroño, Volumen 2

Portada
D. Cortezo y ca, 1886 - 576 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Índice

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 77 - Visto el artículo 10 de la ley de 16 de agosto de 1841 , que establece que la Diputación provincial, en cuanto á la administración de productos de los Propios, rentas, efectos vecinales, arbitrios y propiedades de los pueblos y de la provincia, tendrá las mismas facultades que ejercían el Consejo de Navarra y la Diputación del reino, y además las que siendo compatibles con esta, tengan ó tuvieren las otras Diputaciones provinciales de la monarquía.
Página 19 - ... corta la correa de aquel haciendo que la espada caiga en tierra (i). Tan necesaria era la nobleza para ingresar en la categoría de caballero , que si un rico-hombre armaba caballero á un villano ó hijo de villano, perdía su dignidad y nobleza quedando él reducido á la clase de villano realengo. En siendo noble de linaje, no hacía falta más para poder armarse caballero : armábanse tales muchos que no tenían solar conocido ni eran señores de vasallos: frecuente era que caballeros que...
Página 84 - Derecho político y administrativo navarro subsistente según la ley de reforma que acabamos de exponer, puede consultar la Recopilación y comentarios de los fueros y leyes del antiguo reino de Navarra vigentes después de la modificación efectuada por la ley de 16 de Agosto de 1841, publicación del Sr.
Página 454 - Desde 1374 hasta muy entrada la primavera de 1376, no cesan los preparativos, ni el movimiento de las gentes de armas, ni los préstamos de dinero pedidos por el rey á los recibidores, bailes y merinos de las Montañas, de la Ribera, Olite, Sangüesa, Estella, Ultrapuestos, Tudela y Bervinzana, en una palabra, á las merindades de todo (i) Arch.
Página 47 - Unos mismos códigos navarros rigen en todo el reino de Navarra — Todos los navarros son admisibles á los empleos y cargos públicos, teniendo las calidades prevenidas por las leyes. — No puede ser detenido , ni preso , ni separado de su domicilio ningún navarro , ni allanada su casa sino en los casos , en la forma y por los jueces que las leyes han establecido. — Ningún navarro puede ser procesado ni juzgado sino con arreglo á lo dispuesto y por los tribunales designados por las leyes.
Página 412 - ... porque para eso, para transformarlos en imbunches, se roban las brujas a los pobres inocentes y los guardan en sus salamancas debajo de la tierra, con los ojos cosidos, el sexo cosido, el culo cosido, la boca, las narices, los oídos, todo cosido, dejándoles crecer el pelo y las uñas de las manos y de los pies, idiotizándolos, peor que animales los pobres, sucios, piojosos, capaces sólo de dar saltitos cuando el chivato y las brujas borrachas les ordenan que bailen...
Página 71 - ... que á fin de que este medio, establecido á favor de la inocencia, no se convierta en instrumento de la malicia, no comprometa su autoridad sin pesar y examinar menudamente el mérito de la justicia, ni lo ponga en ejecución antes de un convencimiento precedente y moral de la violencia, para que no se defraude á los ministros del justo respeto y libertad en la recta administración de justicia, ni quede desairada ó censurada de debilidad ó ligereza.
Página 130 - España; y del que a los franceses victoriosos quiso su preso rey, por cuya hazaña, en que fue tan valiente como franco, le dieron el tablero negro y blanco. Cien soldados navarros le seguían del valle de Baztán, hidalgos todos.
Página 39 - El hombre en cuya piel ó carne apareciere color extraño, ó postilla, ó especie de mancha reluciente, que sea indicio de mal de lepra (dice el Levítico), será conducido al sacerdote Aarón, ó á cualquiera de sus hijos; el cual, si viere lepra en la piel, con el vello mudado en color blanco, y la parte que parece leprosa más hundida que la piel y carne restante, declarará que es llaga de lepra, y el que la tiene será separado de la compañía de los otros.
Página 305 - Castilla al entrar el año de 1387, cuyo principio señaló la muerte del rey Carlos el Malo de Navarra (1.° de enero), después de un reinado de cuarenta años. Si el sobrenombre que conserva simboliza bien lo que fue en vida, las circunstancias de su muerte parecieron como una expiación providencial, pues murió de lepra entre horribles tormentos, abrasado además en el lecho en que yacía, y que se encendió casualmente con la luz de una candela, pereciendo el rey entre los dolores de la enfermedad...

Información bibliográfica