Colección de obras escogidas

Portada
Tip. de J. Aleu, 1884 - 411 páginas

Dentro del libro

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 256 - Constitución; de respeto a las jerarquías, a las leyes ya los depositarios de la autoridad; de fidelidad conyugal, de amor paterno, de ternura y obediencia filial; un teatro que presente príncipes buenos y magnánimos, magistrados humanos e incorruptibles, ciudadanos llenos de virtud y de patriotismo, prudentes y celosos padres de familia, amigos fieles y constantes; en una palabra, hombres heróicos y esforzados, amantes del bien público, celosos de su libertad y sus derechos, y protectores...
Página 127 - ... los amantes de las letras. Allí en dulce comercio con las Musas, pasa independiente y tranquilo las plácidas horas , rodeado de los ilustres genios que las han cultivado en todas las edades. Allí sobre todo ejercita su imaginacion , y allí es donde esta imperiosa facultad del espíritu humano , volando libremente por todas partes , llena su alma de grandes ideas...
Página 17 - Alcinda, la que olvidando su orgullosa suerte, baja vestida al Prado, cual pudiera una maja, con trueno y rascamoño...
Página 258 - Acaso deberían desaparecer con él los títeres y matachines, los -pallazos, arlequines y graciosos del baile de cuerda, las linternas mágicas y totilimundis, y otras invenciones, que aunque inocentes en sí, están depravadas y corrompidas por sus torpes accidentes...
Página 17 - ... crédulas tragaban; mas hoy Alcinda desayuna al suyo con ruedas de molino; triunfa, gasta, pasa saltando las eternas noches del crudo enero, y cuando el sol tardío rompe el oriente, admírala golpeando, cual si fuese una extraña, al propio quicio.
Página 6 - Señor: La reputación de que gozáis en Europa, vuestras ideas liberales, vuestro amor por la patria, el deseo que manifestáis de verla feliz y floreciente, deben haceros abandonar un partido que sólo combate por la inquisición, por mantener las preocupaciones, por el interés de algunos grandes de España y por los de la Inglaterra.
Página 20 - Belleza, don el más grato que dio al hombre el cielo, no eres ya premio del valor, ni paga del peregrino ingenio; la florida juventud, la ternura, el rendimiento del constante amador ya no te alcanzan.
Página 7 - ... suerte que le preparaban. No hay alma sensible que no llore los atroces males que esta agresión ha derramado sobre unos pueblos inocentes...
Página 57 - Señor! las leyes son recientes y claras, y no dejan efugio alguno al que acepta un desafío. ¿Por qué queríais que dejase perpetuados en el proceso los nombres viles... JUSTO Pues qué, ¿acaso el Marqués... TORCUATO Me habeis dicho que no me hablais como juez; por eso os voy ¿responder como amigo.
Página 326 - Retenga enhorabuena sus mayorazgos, pero pues los mayorazgos son un mal indispensable para lograr este bien , trátense como un mal necesario, y redúzcanse al mínimo posible. Este es el justo medió que la Sociedad ha encontrado para huir de dos extremos igualmente peligrosos.

Información bibliográfica