Historia de la conquista de Méjico: población y progresos de la América septentrional : conocida por el nombre de Nueva España

Portada
Garnier, 1884 - 597 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice

hace dos salidas contra ellos Hernan Cortés y aun
356
envía Cortés el cuerpo á la ciudad celebran sus exe
368
hace Cortés nueva salida gana un adoratorio
374
conócese la intencion del tra
380
guenle algunas tropas de los lugares vecinos hasta que uniéndose
390
en ella grandes trabajos y dificultades hasta que llegando al valle
397
celé
406
vienen embajadores de Méjico á Tlascala
412
vencidos los rebeldes que aguardaron en campaña con la asisten
418
ó castigar los pueblos inobedientes y va personalmente á la ciu
424
hállase casual
431
retiranse á Cuba los de Narbáez que instaron por su
438
tés y pasan á Medellin donde estuvieron retirados hasta que
444
pitulo precedente
450
pasa muestra el ejército de los Españoles y á su imitacion el
456
restituye Cortés aquel reino al legitimo
467
encarga esta faccion á Gonzalo
475
sistencia y vencida esta dificultad pasa con su ejército á Tácuba
485
sale Gonzalo de Sandoval al socorro de Chalco rompe dos veces
492
la laguna por la parte de Suchimilco y en el camino tiene
498
y despues á Suchimilco donde se ven
504
conjuracion de algunos Españoles que intentaron matar á Hernan
511
ejército en las tres calzadas de Cuyoacan Iztacpalapa y Táeuba
522
defensa emboscan sus canoas contra los bergantines y Hernan
529
atemoriza Guatimozin á los confederados
536
cos dias se incorpora todo el ejército en el Tlateluco retirase Gua
542
pelean sus canoas con los bergantines para facilitar el escapo
550
Resumen historico de la Conquista de la Nueva España desde
564

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 133 - No puedo negaros que me ha puesto en gran cuidado lo que conforman estas señas con las de esos extranjeros que tenéis en vuestra vecindad. Ellos vienen por el rumbo del Oriente: sus armas son de fuego, casas marítimas sus embarcaciones; de su valentía, ya os ha dicho la fama lo que obraron en Tabasco; su benignidad ya la veis en el agradecimiento de vuestros mismos confederados; y si volvemos los ojos a esos cometas y señales del cielo, que repetidamente nos asombran, parece que nos hablan al...
Página 16 - Porque habiendo obispos y otros prelados no dejarían de seguir la costumbre que, por nuestros pecados hoy tienen, en disponer de los bienes de la Iglesia, que es gastarlos en pompas y en otros vicios, en dejar mayorazgos a sus hijos o parientes...
Página 213 - Venían en dos hileras con notable silencio y compostura, descalzos todos, y sin levantar los ojos de la tierra: acompañamiento con apariencias de procesión. Luego que llegaron cerca del ejército, se fueron arrimando a las paredes en la misma orden, y se vio a lo lejos una gran tropa...
Página 14 - Y los agramonteses, que, muerto Juan de Labrit y la reina doña Catalina , aclamaban al príncipe de Bearne su hijo, fundaban su atrevimiento en las amenazas de Francia; siendo unos y otros dificultosos de reducir , porque andaba en ambos partidos el odio envuelto en apariencias de fidelidad ; y mal colocado el nombre del rey , servia de pretexto á la venganza y á la sedición.
Página 402 - ... llenar el puesto de los que morían, y el mismo estrago de los suyos era nueva dificultad para los españoles, porque se iba cebando la batalla con gente de refresco.
Página 333 - Muchos se hallan desobligados ó quejosos de su capitan: no faltan algunos á quien debe inclinacion nuestro partido; ni son pocos los que aborrecen como voluntario este rompimiento: y suelen pesar los brazos cuando se mueven contra el dictamen, ó contra la voluntad.
Página 40 - ... menester socorreros de todo vuestro valor ; miserias de la necesidad , inclemencias del tiempo y asperezas de la tierra, en que os será necesario el sufrimiento, que es el segundo valor de los hombres, y tan hijo del...
Página 366 - Exceso fué tomar las armas sin mi licencia, pero exceso de vuestra fidelidad. Creísteis, no sin alguna razon, que yo estaba en este palacio de mis predecesores detenido y violentado; y el sacar de opresion á vuestro rey es empeño grande para intentado sin desórden, que no hay leyes que puedan sujetar el nimio dolor á los términos de la prudencia; y aunque tomasteis con poco fundamento la ocasion de vuestra...
Página 229 - Los edificios públicos y casas de los nobles, de que se componía la mayor parte de la ciudad , eran de piedra y bien fabricadas; las que ocupaba la gente popular humildes y desiguales; pero unas y otras en tal...
Página 135 - Mi sentir es que se junten nuestras fuerzas y se acabe de una vez con ellos, pues vienen á nuestro poder, señalados con el Índice de las estrellas para que los miremos como tiranos de la patria y de los dioses , y librando en su castigo la reputación de nuestras armas: conozca el mundo que no es lo mismo ser inmortales en Tabasco que invencibles en Tlascala.

Información bibliográfica