Imágenes de página
PDF
ePub

TABLA

DE CORRESPONDENCIAS

La Historia Eclesiástica Indiana de Fr. Gerónimo de Mendieta,
y la Monarsj/ia Indiana de Fr. Juan de Torquemada.

Siendo imposible señalar minuciosamente todas las variaciones que hizo Torquemada en el texto de Mendieta, me he limitado á apuntarlas principales: el lector que desee apurar la materia, tendrá necesidad de hacer el cotejo de ambas obras, para lo cual le será de grande auxilio la tabla siguiente. Es probable que se me haya escapado la correspondencia de algunos capítulos, lo cual disimulará el lector en atencion á la dificultad y aridez del trabajo. Pónense primero los capítulos de la Historia Eclesiástica, y en seguida los de la Monarquía á que corresponden.

Libro Primero De La Historia Eclesiástica Indiana.

Capítulo 1. — Lib. XVIII, cap. 19 Añade Torquemada al fin algunas reflexiones.

Cap. 2.—Mismo lib., cap. 2. Enteramente igual, hasta en el epígrafe.

Cap. 3.—Mismo lib., cap. 3. Igual observacion.

Cap. 4.—Mismo lib., cap. 4. Alguna vanante.

Cap. 5.—Mismo lib., cap. 5. Despues de la palabra «pondré» ( pág. 28, lín. 10 ) añade Torquemada una larga instruccion á Colon, y omite el resto del capítulo, me: os la cláusula del testamento de la reina '' >"ia Isabel, que inserta.

. 6.--Mismo lib., cap. 6.—Omi

siones; y con una de ellas (pág. 34),hasta dejó defectuoso el sentido. A la lista de los obispos de Sto. Domingo añadió Torquemada los que siguieron hasta su tiempo.

Cap. 7.—Mismo lib., cap. 7. Una omision ( pág. 37 ).

Cap. 8. — Mismo lib., cap. 8. Variantes, cortos aumentos al principio, y supresiones al fin. Termina Torquemada su libro XVIII con las palabras «á personas seglares» ( pág. 42, lín. 2 ), suprimiendo, con su acostumbrada prudencia, todo el resto del primer libro de Mendieta.

Caps. 9 á 17.—No les hallo correspondencia en la Monarquia.

Libro Segundo De La Historia Eclesiástica Indiana.

Capítulo 1.—Lib. VI, cap. 41. Se halla textual; pero probablemente le tomaron del P. Olmos ambos autores, si es que Torquemada tuvo los escritos de dicho padre. Hay al fin una pequeña añadidura.

Cap. 2.—Lib. id., cap. 42. Textual; misma observacion.

Cap. 3.—Lib. id., cap. 43. Textual; añadidura al fin.

Cap. 4.—Lib. id., cap. 44. Textual.

Cap. 5.—Lib. id., cap. 45. Intercalaciones.

Cap. 6.—Mismo lib. y cap. Omision al principio.

Caps. 7 á 10.—No les hallo correspondencia.

Cap. 11.—Lib. VI, cap. 46.

Cap. 12.—Lib. id., cap. 47.

Cap. 13.—Omite Torquemada todo el principio, relativo á los gigantes, y el resto, desde las palabras « Cerca del ánima,» le agrega al cap. 47, haciendo una pequeña añadidura al fin.

Caps. 14 á 18. No les hallo correspondencia.

Cap. 19.—Lib. VI, cap. 48. Nótanse en este capítulo muchas variantes y omisiones. Por regla general omite ó cambia Torquemada todas las palabras y frases que dan á entender que las ceremonias de los indios imitaban los sacramentos cristianos.

Caps. 20, 21 y 22.—El principio del cap. 20 no le hallo en Torquemada. Las exhortaciones que forman el resto de este capítulo y todo el 21 y el 22, están en el lib. XIIÍ, cap. 36 de Torquemada.

Cap. 23.—Es el 28 del lib. XIII; mas

Libro Tercero De La Historia Eclesiástica Indiana.

Capítulo 1.—No se halla.

Cap. 2.—Lib. II, cap. 110. Muy variado al principio, y textual desde «Asimismo acaeció» (pág. 179, lín. 22). Omite la anécdota ó prodigio del final.

Cap. 3.—Lib. XV, cap. 1. Varia al principio y al fin: hay una intercalacion en el pasaje relativo á diezmos (pág. 185).

Cap. 4.—Lib. id., cap. 2, hasta las palabras «muy en particular» (pág. 187,

no parece tomado de Mendieta, sino de un origen comun ( Motolinia ú Olmos).

Cap. 24 No le hallo correspondencia.

Cap. 25 Es semejante, mas no igual,

al 5 del lib. XIII de Torquemada.

Cap. 26.—Lib. XIV, cap. 2. Estos dos capítulos reconocen sin duda un orígen comun. Corta Torquemada en las palabras «aquella traicion» (pág. 130, lín. 18), y el resto pasa al capítulo siguiente.

Cap. 27. — Mismo lib., cap. 3. Comienza Torquemada este capítulo con el resto del 26, y le termina en las palabras «y no áotro alguno» (pág. 132, lín. 31 ). Con lo que queda forma el cap. 4 del mismo libro. Todo eso no parece haberlo tomado Torquemada de Mendieta, sino ambos de otro autor.

Caps. 28 y 29.—No les hallo correspondencia.

Cap. 30.—Es el 10 del lib. XIV, al pié de la letra.

Cap. 31.—El 11 del mismo libro, id.

Cap. 32.—No hay correspondencia.

Cap. 33.—Lib. I, cap. 12 hasta «pocos ó muchos» (pág. 146, lín. 19). Lo demas falta. .

Caps. 34 á 37.—No se hallan. Algo del 37 hay en el cap. 27 del lib. XI. Cita allí á Mendieta.

Cap. 38.—Este y el 29 del lib. XI de Torquemada reconocen probablemente un orígen comun.

Cap. 39.—Igual opinion tengo de este y del 30 del mismo libro. . Cap. 40.—Lib. XIII, cap. 45. Orígen comun, probablemente.

Cap. 41.—Mismo lib., cap. 46. Id.

líns. 24 y 25). Lo que resta forma el cap. 3 del propio libro.

Cap. 5. — Ño trae Torquemada esta bula.

Cap. 6.—Lib. XV, cap. 4. Varia al principio, y con frecuencia luego: omite el texto latino de la bula, y el pasaje personal de Mendieta, que comienza « En la cual excomunion» (pág. 194, lín. 6), y acaba «podria ser» (lín. 22).

Cap. 7.—No se halla esta bula en Torquemada.

Cap. 8.—Lib. XV, cap. 5.—Intercalaciones y variaciones: termina en « Nueva España» (pág. 199, lín. 3).

Cap. 9.—Lib. id., cap. 7. Un párrafo añadido al principio.

Cap. 10.—Lib. id., cap. 8.—Larga intercalacion al principio.

Cap. 11.—Mismo lib., cap. 9. Varia é intercala, y suprime, por supuesto, el final, desde « Yo vine.»

Cap. 12.—Mismo lib., cap. 10. Varia al principio. Despues dice Torquemada: « Uno de estos criados de Cortés, que fueron á este recibimiento, era Juan de Villagomez, de quien el Venerable Padre Fray Gerónimo de Mendieta tuvo esta relacion, y yo la saqué de sus escritos.» Y copia el resto del capitulo, haciendo algunas pequeñas intercalaciones, siendo la mas notable la referente á lo que el conquistador Rafael de Trejo dejó escrito en un breve memorial, hoy perdido.

Cap. 13.—Lib. XV, cap. II. Varia todo el principio, y traslada al fin la cita del P. Sahagun. El razonamiento de Cortés á los indios principales, le pone en segunda persona, á manera de arenga. Despues de las palabras «ha de durar en su gloria » ( pág. 214, lín. 26 ), introduce una larga é impertinente digresion, que ocupa una página entera, al cabo de la cual continúa la arenga.

Cap. 14.—Mismo lib., cap. 12. Donde dice tuve (lín. 6 ), puso Torquemada tengo. Despues de las palabras « ayunos y disciplinas» ( págs. 216, líns. 8 y 9 ), hay una larga intercalacion de una página : otra hay mas adelante, aunque no tan extensa.

Cap. 15.—Mismo lib., cap. 13. Una larga añadidura al fin.

Cap. 16.—Mismo lib., cap. 14. En las dos últimas líneas del capítulo se refiere el P. Mendieta al quinto libro de su Historia, que es el último. Quizá Torquemada solo tuvo presente esta circunstancia, y al trasladar el pasaje puso « como se verá en el.... libro último de esta Historia.» El último de su historia es el XXI, y la cita se refiere al XX.

Cap. 17.—Mismo lib., cap. 15. Diversas intercalaciones y una añadidura al fin. Cap. 18.—Lib. id., cap. 16. Larga introduccion, intercalaciones, variantes y alguna supresion.

Cap. 19.—Lib. id., cap. 18. Exordio, variantes y añadiduras. Tras de las pala

[ocr errors]

bras « osadia y eficacia » (pág. 226, lín. 3), añade Torquemada la relacion de un caso que á él le sucedió, y luego prosigue: « Pero si esto pareciere poco. ... quiero referir lo que el P. Fr. Gerónimo de Mendieta dice á este propósito en un capítulo de uno de sus libros escritos de mano, y para no errar, pongo sus palabras formales, que son: Yo que escribo esto llegué á tiempo» (pág. 226, lín. 3 ), y copia hasta «Dios le habia comunicado» (lín. 11). Despues de unas cuantas líneas añadidas, vuelve á tomar el texto de Mendieta «Tanta fué la ayuda,» sin decir de quién es, y lo que resta del capítulo lo deslíe en una larga relacion.

Cap. 20.— Libro id., cap. 19. Varia al principio, y despues hace, segun costumbre, muchas intercalaciones.

Cap. 21.—Lib. id., cap. 20. Comienza exactamente igual, y ademas de las usadas intercalaciones, agrega al fin una larga defensa de la destruccion de los templos.

Cap. 22.—Lib. id., cap. 22. Las palabras: «Esta verdad me atrevo á afirmar con autoridad del P. Fr. Toribio Motolinia, uno de los doce, como testigo de obra y de vista, el cual fué mi guardian, y lo traté y conocí por santo varon » (pág. 231), las cambia naturalmente Torquemada, diciendo: «Esta verdad me atrevo á afirmar con autoridad del P. Fr. Toribio Motolinia, uno de los doce, como testigo que fué de obra y vista. Del cual dice el venerable varon Fr. Gerónimo de Mendieta que fué su guardian, y lo trató, conversó v conoció por santo.» Poco mas adelante se separa ya Torquemada de nuestro autor, y se alarga mucho mas que él.

Cap. 23.—Mismo lib., cap. 23. Hay un exordio: despues las acostumbradas variantes y añadiduras; una de estas al fin.

Cap. 24.—El original de este capítulo es el 14 del Tratado III de la Historia de los Indios de Fr. Toribio Motolinia. De allí le tomó indudablemente Mendieta, y me parece que ambos autores tuvo á la vista Torquemada al formar su cap. 24 del lib. XV, pues á veces toma las palabra? de un autor y á veces las del otro, añadiendo algo de su cosecha, y en especial las impertinentes digresiones y comparaciones de que está plagada la Monarquía Indiana.

Cap. 25.—El mismo cap. 14 del tratado III del P. Motolinia es el original de este capítulo y del 30 del lib. XV de Torquemada. Pero me parece probable

que este no le tomó de Motolinia sino de Mendieta, extendiéndole y aumentándole con las acostumbradas impertinencias, hasta convertir en una pesada relacion lo que en sus predecesores es una narracion animada é interesante.

Cap. 26.—-Aunque el propio capítulo del P. Motolinia continúa sirviendo de original, es visto que Torquemada siguió a Mendieta al escribir el cap. 31 del lib. XV de su Monarquía. Terminó su capítulo con el castigo del cacique Acxotecatl, y foimó el 32 con la relacion del hallazgo del cuerpo del niño Cristóbal, ahogando las pocas líneas de Mendieta en un inmenso fárrago de reflexiones y moralidades.

Cap. 27.—Continúa sirviendo de original el mismo cap. 14 del P. Motolinia, aunque Mendieta le varia bastante, agregando algo al fin. Torquemada ocupó con esta historia de los niños de Tlaxcala los capítulos 33, 34 y 35 de su lib. XV, y esto basta para conocer la mucha paja que añadió.

Cap. 28.—Lib. XV, cap. 36. Variado al ñn.

Cap. 29.—Id., cap. 25.

Cap. 30.—Id., cap. 37. Al fin hay una variante curiosa. Mendieta dice que á muchos frailes franciscos los habia hecho andar á caballo «nuestra flojedad y tibieza, y no querer seguir y imitar las pisadas y espíritu de nuestros pasados.» Ño debió de agradarle la causal á Torquemada, y dijo así: « A nosotros los franciscos nos ha traido á esto último (andar á caballo) la obligacion que tenemos en la doctrina de estas gentes, para bien administrarles los sacramentos y doctrina cristiana en las partes que están á nuestro cuidado y enseñanza.»

Cap. 31.—Lib. XV, caps. 38 y 39. Con motivo de lo que refiere Mendieta de los dos religiosos que para comer una gallina la repartían en toda la semana, le cita Torquemada y le elogia, diciendo que sin duda uno de esos religiosos era el mismo P. Mendieta, «porque de su vida y composicion se puede presumir toda esa abstinencia y mortificacion.»

Cap. 32.—Lib. XVI, cap. 1. Añadidura al fin.

Cap. 33.—Mismo lib., caps. 2 y 3. Copia las palabras de Mendieta: « Porque por haber acordado (llegado) tarde de (á) escribir esta Historia, estas y otras cosas muchas por la injuria de los tiempos se han pasado de la memoria» (pág. 259).

Omite la descripcion de las lagunas de México, y añade y varia alguna otra cosa.

Cap. 34.—Mismo lib., caps. 4 y 5. Repetidas intercalaciones: varia al fin.

Cap. 35.—Mismo lib., cap. 6. Omite el final, desde « En muchas partes de esta tierra» (pág. 267).

Cap. 36.— Lib. id., cap. 7. Omisiones: entre ellas las del pasaje que comienza «Y segun pareció» (pág. 267, lín. antepenúlt.), y acaba «torpe como los indios» (pág. 268, lín. 7). Nótase en este capítulo la supresion de todo lo que pudiera parecer ofensivo á las otras órdenes religiosas.

Cap. 37.—Lib. id., cap. 9. Enteramente igual.

Cap. 38.—Lib. id., caps. 10 y 11. Cita al P. Mendieta para confirmar con su autoridad la relacion del gran bautismo de Xochimilco, y añade que este solemne acto le mandó pintar el P. Mendieta en la portería del mismo convento de Xochimilco. Omite al fin el trozo que empieza «El P. Fr. Toribio,» y acaba «cien mil» (pág. 275). Las líneas que restan hasta el fin del capítulo, las trasladó Torquemada al cap. 8 de este mismo libro.

Cap. 39.—Lib. id., cap. 12. Muchas intercalaciones.

Cap. 40.—Lib. id., cap. 15.

Cap. 41.-—Id., cap. 16. Falta todo lo que está al principio, relativo á la confesion de los indios, y empieza el capítulo de Torquemada con estas palabras: « Comenzóse á ejercitar este sacramento» (pag. 282, lín. 4). Cita al P. Mendieta.

Cap. 42.—Mismo lib., cap. 17. Cita al P. Mendieta. El trozo desde «Entre otras gentes que allí acudieron » (pág. 286, lín. 18), hasta «en compañía de sus ángeles» (lín. 34), le traslada al cap. 14 del mismo libro, y falta lo que sigue hasta acabar el capítulo.

Cap. 43.- Lib. id., cap. 18. La carta del fraile de Tlaxcala parece tomada del cap. 15, trat. I, del P. Motolinia, donde está mas extensa.

Cap. 44.— Lib. id., cap. 19. Desde « Y aunque estos eran muchos» (pág. 292, lín. 4), pasa al cap. 14 de este mismo libro. La historia del indio Pablo Hernandez, de Toluca, la trae Torquemada citando á Mendieta, á saber: « De estos hubo otro en la villa de Toluca, del cual dice el P. Fr. Gerónimo de Mendieta estas formales palabras: Yo puedo decir de un Pablo....» y sigue copiando hasta «no puse la lápida» (pág. 293, lín. 10). En seguida agrega: «Este cuenta así este venerable y virtuoso varon;» con lo cual el lector piensa naturalmente que lo que sigue no es ya del P. Mendieta, y sin embargo, continúa copiándole hasta «tampoco me he emborrachado,» cerca del fin del capítulo.

Cap. 45.—Lib. XVI, caps. 20 y 21.

Cap. 46.—Lib. id., cap. 22.

Cap. 47.—Id., cap. 23.

Cap. 48.—Id., cap. 24.—Omite lo relativo al repudio de los indios (pág. 304).

Cap. 49.—Lib. id., caps. 26, 27 y 28. Suprime el final, y pone en su lugar una larga añadidura.

Caps. 50 y 51.—No tienen correspondencia en Torquemada, y así era de esperarse, atendido su asunto.

Cap. 52.—Lib. XV, caps. 40 y 41.

Cap. 53.-—Lib. XIX, cap. 2.

Cap. 54.—Mismo lib., cap. 3.

Cap. 55.—Lib. id., cap. 4.

Libro Cuarto De La Historia Eclesiástica Indiana.

Prólogo.—Un párrafo de este pequeño prólogo trasladó Torquemada al de su libro XV.

Capítulo 1.—Lib. XV, cap. 17. Hay en este capítulo muchas variantes: omite Torquemada lo relativo á la profecía del P. Betanzos (págs. 365, 366).

Cap. 2.—Lib. id., cap. 26. Exordio: variantes: alguna omision: añadidura al fin: cita de Mendieta.

Cap. 3.—Lib. id., cap. 28. Las necesarias variantes por la diversidad de las fechas en que cada autor escribia. Intercalaciones, entre ellas una tan larga como inútil.

Cap. 4.—Lib. id., cap. 29.—Larga introduccion: cita al P. Mendieta, copiando, como suyo, el pasaje que empieza: «Otro sacerdote conocí,» y acaba «solo sé que fué varon apostólico» (pág. 375, líns. 7 á 15). Omite todo lo que sigue relativo á la Compañía de Jesus, y lo sustituye con otro párrafo en que hay un elogio del P. Mendieta «quien fué mi guardian.»

Cap. 5. — Lib. XIX, cap. 12. Muy desfigurado.

Cap. 6.—Mismo lib., cap. 13. Omite todo lo que Mendieta dice contra los soldados de Yucatan, desde «Visto por los soldados españoles» (pág. 380), hasta « ne

Cap. 56. — No le hallo en Torquemada.

Cap. 57.—Lib. XIX, cap. 5.

Cap. 58.—Id., caps. 6 y 7. Es de notar en este capítulo, que Torquemada suprime igualmente lo que va de letra cursiva, y trae en su lugar lo mismo que se sustituyó en el manuscrito de la Historia Eclesiástica Indiana, exceptuando la nota « Estas palabras se quitaron de la verdad de la historia,» &c. Poco mas adelante omite asimismo lo borrado en nuestro manuscrito.—Con motivo de las cartas que los indios de Cuautinchan escribieron al provincial de San Francisco, cita Torquemada á Mendieta, sin marcar dónde acaba la cita. Y como para quitar el mal sabor de las relaciones pasadas, añade al fin del cap. 7 un párrafo con salvedades en favor de la órden á que pertenecian los frailes repelidos por los indios.

Cap. 59.—Lib. XIX, cap. 8.

Cap. 60.—Id., cap. 9.

gando á su Dios verdadero» (pág. 381). Y no fué eso lo peor, sino que por haberse dejado fuera ese trozo, se quedó Torquemada sin decirnos cómo ni porqué se fué de Yucatan el P. Testera. Más adelante omite tambien dos pasajes, honorífico el uno á Fr. Francisco de la Torre, y el otro al obispo Fr. Diego de Landa.

Cap. 7.—Lib. id., cap. 14. Omite el milagro del final, desde «Estando un español» (pág. 386, lín. 23).

Cap. 8.—No le hallo correspondencia en Torquemada.

Cap. 9,—La mayor parte no tiene correspondencia. Solo lo que hácia el fin habla de la provincia de Nicaragua, se halla en el cap. 15 del lib. XIX.

Cap. 10.—Lib. XIX, cap. 21.

Cap. 11.—Mismo lib., cap. 22.

Cap. 12.—Formó Torquemada con este capítulo el 19 de su libro XVII; pero ya antes en el 34 del lib. XIII habia escrito casi lo mismo, y á veces con las mismas palabras. Omite en ambos lugares la descripcion del juego del palo con que termina el capítulo de Mendieta.

Cap. 13.—Lib. XVII, cap. 2.

Cap. 14.—Lib. id., cap. 3. Citaá Mendieta con motivo del libro del Contemptus Mundi que este llevó á España.

« AnteriorContinuar »