Imágenes de página
PDF
ePub

que en estos actos entrevenian; mas como el trabajo y cansancio que en estos ejercicios se pasaba, se les hacia suave con el gusto y contento del fructo que de allí se sacaba de la salud de las almas, quiso el Señor (como lo acostumbra hacer con sus escogidos) probar y purgar á estos sus siervos en el crisol de las muy sensibles y penosas adversidades, como suelen ser las persecuciones que recebimos de nuestros domésticos, y disfavores de aquellos de quien cuelga nuestro abrigo, ayuda y favor en lo que principalmente y muy deveras pretendemos. Visto está que entre tanta multitud de infieles ó nuevos en la fe, como se vian los frailes en aquellos tiempos, así para su defensa y amparo, como para el favor y ayuda que requeria la obra de la conversion en que se ocupaban, todo su recurso y refugio, á razon oviera de estar en los domésticos de la fe y cristianos viejos, como eran los españoles que entonces aquí se hallaban, y mayormente en los que tenian en su mano el gobierno de la tierra, como lo tuvieron en el devotísimo capitan D. Fernando Cortés todo el tiempo que la gobernó; mas fué tan al contrario todo el demas tiempo que el buen Cortés faltó del gobierno, hasta la venida del obispo de Santo Domingo D. Sebastian Ramirez de Fuenleal por presidente, que no faltó sino matar á los frailes, segun el odio y enemistad que pen«udon»qut

n.. . , - . . . . . . padecieron los pri

os concibieron, i esto bien se deja entender que no seria mero, minero, de

por mal que los frailes les hiciesen ni dijesen, sino solo por decirles (conforme á su obligacion) lo que cumplia á la salvacion de sus ánimas y al bien universal de toda la república. Como los españoles en aquel tiempo se veian señores de una tan extendida tierra, poblada de gente innumerable, y toda ella subjeta y obediente á lo que les quisiesen mandar, vivian á rienda suelta, cada uno como queria y se le antojaba, ejercitándose en todo género de vicios. Y trataban á los indios con tanta aspereza y crueldad, que no bastaria papel ni tiempo para contar las vejaciones que en particular les hacian. En lo general los tributos que les pedian eran tan excesivos, que por vejacion grande

i . i* j- s • • f que ae hacia i lot

no los poder cumplir vendían las tierras que poseian, y a merca- in<uo..
deres renoveros (que solia haber entre ellos) vendian los hijos de
los pobres, con que venian á ser esclavos. Y como los tributos eran
ordinarios y continuos, y no bastase vender todo lo que tenian, al-
gunos pueblos cuasi del todo se despoblaron, y otros se iban despo-
blando si no se moderaran los tributos. De cuarenta y cincuenta le-
guas de México iban á servir á sus encomenderos por semanas, y
llevaban ácuestas todo lo que en casa de sus amos era menester aquella
semana; gallinas, maiz, fruta, pescado, cacao para bebida, leña para

quemar, yerba para los caballos, y lo demas que les querian pedir,
y mujeres que amasasen las tortillas. Pues para edificarles sus casas
(que no eran menos que casas de palacio), toda la cal y madera que
era menester traian de la misma distancia de cuarenta y cincuenta
leguas. Los frailes, viendo cuán grande inconveniente era pasar sin
remedio aquellas vejaciones, para que los indios tomasen amor á
nuestra fe y religion cristiana, predicaban contra aquellos vicios y
pecados que públicamente se cometian, y reprendíanlos pública
y particularmente con toda libertad cristiana. Lo cual viendo los
que gobernaban (que tambien eran participantes en estos delictos y
en otros peores, como era hacer esclavos á su voluntad), pusiéronse
de directo contra los frailes como si fueran enemigos capitales, no
solo quitándoles las limosnas que antes les daban, mas aun procu-
rando de infamarlos y ponerlos en mala opinion con el pueblo, y
dándoles pena y disfavor en todo cuanto podian. Y temiendo que
los frailes darian noticia al rey y á sus consejos de sus tiranías, pu-
sieron la posible diligencia en atajar todos los pasos y caminos por
donde podian escribir y avisar. Y así proveyeron que nadie llevase
carta de religioso, sin que ellos primero la viesen. Y despues envia-
ban á visitar los navíos, y trastornábanlo todo hasta el lastre, mi-
rando si iban allí cartas de frailes. Y no contentos con esto, por sí
ó por no, quisiéronse prevenir á costa de la honra de los inocentes,
porque no se les diese crédito, si alguna carta de ellos allá llegase.
Y para este efecto, siendo ellos mismos los testigos y escribanos,
hicieron sus informaciones, infamando al santo obispo y á los frailes,
de cosas feas que no cabian en su imaginacion. Al tiempo que estas
informaciones fueron á España, el Emperador estaba fuera de aque-
llos reinos, y la cristianísima Emperatriz, que gobernaba, aunque
veia autorizadas aquellas acusaciones, no les daba crédito, diciendo
que no era posible tanto buen fraile como acá habia pasado, ser
todos malos, y en especial el primer obispo de quien tenia todo
buen crédito. Los de su consejo estaban dubdosos, teniendo noticia
de los frailes virtuosos y aprobados que habian visto venir. Mas
viendo las informaciones, y que de parte de los religiosos no habia
excusas, estaban en gran manera perplejos, y dijeron á la Empera-
triz que pues los frailes no escribian ni se excusaban, algo debia de
haber. Nuestro buen Dios (que permite que los suyos padezcan á
tiempos porque merezcan, mas no para siempre) quiso remediar
esta calamidad por medio de un marinero vizcaino que vino en un
navío de Castilla, el cual, como supo la afliccion en que estaba el

[ocr errors][ocr errors]

obispo (que debia de ser de hácia su tierra) llegó á México, y hablándole en puridad, se le ofreció de llevarle cartas á España con toda seguridad, y de darlas á la Emperatriz en su mano. Lo cual él cumplió, porque dándole cartas el obispo, las llevó con toda fidelidad metidas en una boya, como despues se dirá contando la vida de este santo obispo Fr. Juan deZumárraga. Entretanto, las justicias ó gobernadores de esta Nueva España, como veian que traian á mal andar á los frailes, descuidados de que en Castilla se supiesen sus cosas, hacíanles mil afrentas y desacreditábanlos con los indios, y vedaban que no los pudiesen castigar por las cosas que de derecho pueden los eclesiásticos, ni hacerles fuerza á que se juntasen á la doctrina. Tanto, que Fr. Luis de Fuensalida, que á la sazon era custodio, viendo que quitada aquella facultad y autoridad de padres para con los indios no se podia hacer cosa de provecho en su doctrina, acordó de mandar á sus frailes que no entendiesen en cosa alguna de la doctrina, pues los que gobernaban la audiencia así lo querian. Y estando para escrebir esto á los guardianes, llegó un hombre á decirle cómo el obispo tenia cartas de la Emperatriz, y que los oidores estaban temblando con una que á ellos les escribió de reprehension y amenazas. Luego tras esto llegó el obispo con dos cartas, una para sí y otra para los frailes, y leidas delante de todos con hartas lágrimas de gozo en ver cómo el Señor volvia por ellos, y dándole por ello muchas gracias, el custodio escribió á los guardianes al contrario de lo que tenia pensado, dándoles cuenta de lo que pasaba, y animándolos á que trabajasen con nuevo espíritu, pues Nuestro Señor no los tenia olvidados. De ahí á pocos meses llegaron nuevos oidores con su presidente, muy cristianos y devotos, que dieron favor á todo lo que era virtud y servicio de Dios, con que volvió á alentar la pequeña grey de esta nueva Iglesia, que habia andado muchos dias harto atribulada. El gobernador, privado del oficio, se vió preso en la cárcel pública y con harta necesidad, y los oidores pasados bien maltratados y abatidos; aunque de su daño ningun placer recibieron aquellos apostólicos varones, que con la debida paciencia llevaban aquellos trabajos, como se verá en el siguiente capítulo.

[ocr errors]

CAPITULO LI.

De la paciencia y humildad con que estos siervos de Dios llevaron estas y otras

persecuciones.

p«denciaconque /\ntes que lo sobredicho sucediese, se ofrecieron otras ocasiones

1°1 religiosos lleva- , - . . 1*1

/on «u penecucio- en que los que en aquel tiempo gobernaron dieron harto en que

[ocr errors]

merecer á los frailes, los cuales (despues que llegaron á México) solos siete ó ocho meses tuvieron de sosiego y quietud, por la presencia del capitan y gobernador D. Fernando Cortés que en todo y por todo les daba favor, ayuda y consuelo. Mas en faltando el gobernador, que se embarcó para las Ihueras, luego por industria del demonio, enemigo de la paz y amigo de discordias, comenzó á descubrirse entre los españoles que quedaban en México, grande ambicion y codicia, que fué causa de mucha discordia y enemistad entre ellos; tanto, que vinieron á las manos y por poco vinieran á perder la tierra que habian ganado, si no fuera por la predicacion, consejo y amonestaciones de los frailes, como arriba queda dicho. Hasta este tiempo, el padre Fr. Martin de Valencia por su humildad no habia querido usar de la autoridad y poder que tenia del Sumo Pontífice, así en el fuero de la conciencia como en el exterior judiciario, ni presentar los breves y recaudos que para ello habia traido. Mas viendo que en estas regiones aun no habia otros prelados ni jueces eclesiásticos, y que se comenzaban á ofrecer cosas que pedian remedio, compelido de la necesidad y harto contra su voluntad, hubo de presentar los breves de Leon X y Adriano VI, y fueron luego aceptados y recebidos por los oficiales reales y cabildo de la ciudad, y él reconocido por prelado y juez eclesiástico, y así comenzó á usar de su autoridad y jurisdiccion, por donde se le recrecieron grandes trabajos, angustias y tormentos á él y á sus frailes á quien cometia el cargo de la jurisdiccion. Porque aunque de palabra los que gobernaban lo temporal obedecieron á las letras apostólicas y á él reconocieron por juez y prelado, venidos al efecto no hacian mas caso de sus mandamientos que si fuera un simple fraile sin autoridad alguna ni poder (como él lo deseaba ser), ni por descomuniones ni otras censuras dejaban de venir contra la Iglesia en los casos que se ofrecian, particularmente en sacar y justiciar sin algun término ni respeto á los que á ella se retraian. Visto esto, el siervo de Dios (entrando una vez con ellos en el cabildo) quísolos poner en razon con buenas palabras, alegando lo que disponian los derechos cerca de los clérigos de primera tonsura (que llaman de corona), convenciéndolos de que á estos tales les vale la iglesia. Mas ellos no haciendo caso de lo que el santo varon proponia y les pedia, absolutamente dijeron que no lo habian de hacer. Y viendo que no aprovechaban razones ni ruegos con ellos, púsose de rodillas delante de un crucifijo que allí estaba, y á voces departe de Dios los maldijo si no obedeciesen á los mandatos de la santa madre Iglesia, lo cual les hizo temblar de temor, y todos callaron que no osaron hablar mas por entonces, mas no por eso se enmendaron, que como reinaba en ellos tanto la pasion y enemistad que unos á otros se tenian, á los que no eran de su bando y opinion luego les buscaban un traspié y les echaban mano, y sacaban de la iglesia sin orden, término ni respeto á los que se acogian á ella, y por ejecutar su ira los condenaban en las penas que no merecian. Y esto era lo que causaba mucho dolor á los frailes; que si se guiaran estos jueces por alguna manera de razon y celo de castigar los delincuentes, no lo sintieran tanto. Del modo que se ha dicho sacaron en aquella sazon del monesterio de S. Francisco cuatro ó cinco retraidos, haciendo fuerza y violencia á la iglesia y quebrantando su inmunidad, y diciendo muchos vituperios y injurias á los religiosos, y sin oir á los que así sacaron, ni darles apenas tiempo para se confesar, los condenaron á muerte, poniéndolos en peligro de condenar sus almas por darles muerte repentina y con conocida pasion, porque sus delictos no merecian muerte, aunque los prendieran en la plaza. Y de estas muertes tan injustamente ejecutadas nunca hicieron penitencia, ni satisfaccion alguna á la Iglesia ofendida, ni á los muertos. Pues viendo el siervo de Dios Fr. Martin de Valencia que él y sus compañeros se desasosegaban con el cargo de la judicatura, y les era detrimento para la conversion de los indios y aprovechamiento de los españoles, acordó de dejar y renunciar la jurisdicción cuanto á lo que tocaba á los españoles, como lo hizo, y diéronse él y sus frailes á trabajar en la obra de los indios, procurando de favorecerlos y librarlos de los agravios que los españoles les hacian, por donde no menos odio les cobraron (como se vió en el capítulo pasado), hasta echar á algunos predicadores del púlpito porque les reprendian los malos tratamientos que á los naturales hacian. Parecíales á aquellos españoles que tenian razon de quejarse de los frailes y de estar mal con ellos, porque volvian tanto por los indios,

« AnteriorContinuar »