Catálogo descriptivo de los objebtos que contiene el Museo Naval

Portada
Impr.de Luie Beltrán, 1862 - 253 páginas
0 Reseñas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 160 - ... ella el enemigo con todo el formidable resto de su armada; uno de los pilotos , con prudente temor , propuso al señor OqUendo su vuelta á las Dunas, pues quedaba tiempo, y la resistencia era imposible : ' ' No permita Dios , (le respondió) que con una - mancha tan grande menoscabe mi reputación. Jamás el « enemigo me ha visto las espaldas : lo que se ha de hacer es « arriar las velas y esperar resuelto al enemigo. " Al prevenirse para la defensa advirtió que la gente de mar y tropa, sobrecogida...
Página 232 - Direccion de hidrografía hasta su fallecimiento (en Madrid á 6 de setiembre de 1815). El carácter de D. José de Espinosa, modesto, sufrido y reservado ; su exactitud y esmero en el servicio y desempeño de sus obligaciones ; su propension á hacer el bien, ocultando siempre que le hacia; su constancia y buena fe en la amistad ; su ingenuidad y dulzura en el trato familiar ; su pundonor , prudencia y rectitud , son virtudes...
Página 159 - ... habiendo llevado (decía D. Antonio al rey) el « mayor peso de todo esta capitana real y Santa -Tere«sa, y tambien la almiranta real y algunos pocos galeo« nes , porque los demas con la bonanza se sotaventaron ." Principió la accion la almiranta real , siguiéndola los demas; pero como al virar derribase la cabeza una bala enemiga al valiente almirante Mateo Ulajani "la gente de su capitana « desatinada siguió sobradamente el bordo , y un patache que " le acompañaba hizo lo mismo , y ambos...
Página 156 - Pernambuco, sin arriesgarla á las contingencias de un combate. Empeñada la accion, se abordaron la almiranta española y la holandesa, y con ambas otro bajel de cada nacion; incendiado el navio auxiliar de la almiranta enemiga, se comunicó el fuego á la nuestra, ya muy destrozada por la popa y haciendo mucha agua; el almirante Vallecilla, herido y quemado el rostro y manos, y la gente que pudo, tuvieron que salvarse á nado. Abordáronse asimismo ambas capitanas; Hanspater, arrepentido de su...
Página 230 - El dia 6 de setiembre de 1815 falleció en esta corte á los 52 años y medio de edad el Excmo. Señor D. José de Espinosa y Tello de Portugal, teniente general de la real armada , caballero pensionado de la real órden española de Cárlos III, director del Depósito de hidrografía y ministro secretario que fué del supremo consejo del almirantazgo. Despues de una educacion muy esmerada , que recibió en casa de sus padres los condes del Aguila de Sevilla, entró á servir de guardia marina en...
Página 231 - Fuenterabía al Ferrol , á la perfecta conclusion de un atlas marítimo, tan apreciado en toda Europa , como monumento de la ilustrada generosidad de nuestro gobierno , y de la sabiduría de los marinos españoles. Hallándose el año de 1788 en Madrid con otros oficiales coordinando esta gran obra para publicarla, tuvo encargo superior de adquirir y recojer noticias para la expedicion de dar vuelta al mundo , que se preparaba á las órdenes de D.
Página 86 - El Almirante llamó a los dos capitanes ya los demás que saltaron en tierra, ya Rodrigo Descovedo, escribano de toda el armada, ya Rodrigo Sánchez de Segovia, y dijo que le diesen por fe y testimonio como él por ante todos tomaba, como de hecho tomó, posesión de la dicha isla por el Rey e por la Reina sus señores, haciendo las protestaciones que se requerían, como más largo se contiene en los testimonios que allí se hicieron por escripto.
Página 159 - ... de Cádiz con su armada por agosto del mismo año 39 , y llegando á vista de la Coruña se le incorporó la division que mandaba D. Lope de Hoces; pero ya la escuadra francesa, mandada por el arzobispo de Burdeos, habia desaparecido, y Oquendo continuó su viaje con direccion al canal, adonde llegó el 10 de setiembre. El 16, cercano ya á Calais, y á 14 leguas de las Dunas, descubrió doce navios de guerra holandeses, que luego fueron reforzados con otros cinco. Por un azar de la caza emprendida...
Página 232 - ... y esplendor, con tanta utilidad de la navegacion y comercio , como buen crédito de nuestra nacion entre las extranjeras. Basta leer las Memorias que coordinó y publicó en dos volúmenes para conocer el mérito y exactitud de las cartas publicadas en el tiempo de su direccion. Con no menor acierto y consumada prudencia manejó los mas...
Página 162 - Hizo esfuerzo para incorporarse en la cama, pro«nunciando remisamente ; enemigos , enemigos ; «déjenme ir á la Capitana para defender la armada «y morir en ella. Reconocí eran los últimos alien«tos , y poniendo yo á su vista un crucifijo , y ha«ciéndole las exhortaciones acostumbradas, espiró.

Información bibliográfica