Compendio de la historia de España

Portada
Baudry, 1861 - 421 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 50 - ... muger siria que le acompañaba siempre. Persuadió Sertorio á los sencillos y supersticiosos españoles que por medio de la cierva se comunicaba con los dioses, y principalmente con Diana. Hizoles creer que la cierva le revelaba los secretos del porvenir, y cuando por sus espias sabia anticipadamente algun suceso favorable, aparecia la cierva coronada de flores, como fausto agüero de un acontecimiento próspero. Diestramente amaestrada, acercábasele entonces al oido, como para inspirarle la...
Página 249 - ... sin disimulo todos los defectos con que en alguna manera los oscureció. La nimia suspicacidad de que adolecía; la suma desconfianza con que trataba aun á los que le servían con mayor fidelidad; la ingratitud con que desatendió los heroicos servicios del gran capitán; el mal ejemplo que dejó á sus sucesores de la ninguna seguridad en la fe de los tratados, la cual duraba...
Página 104 - Mas si tan amante era de la justicia, no comprendemos cómo llevó el desamor' y el resentimiento hacia su hijo hasta mas allá de la tumba , dejando en su testamento por herederas del reino á sus dos hijas doña Sancha y doña Dulce , habidas de su primer matrimonio con doña Teresa de Portugal, con exclusión de don Fernando de Castilla, hijo suyo también y de doña Berenguela, jurado en León por su mismo padre heredero del trono á poco de su nacimiento, reconocido como tal por los prelados,...
Página 328 - Aun era mas dificil de concebir cómo despues de haber conquistado á Castilla la abandonaban con tanta generosidad al rey...
Página 362 - Datrymple y Luttrel, marcharon apresuradamente contra los españoles, y miéntras se ocupaban estos en aquellas conquistas, se apoderaron de la plaza de San Fernando de Omoa, que es la llave de la bahia de Honduras, y cuyo puerto sirve de escala en tiempo de guerra á las naves de registro, que conducen desde Guatemala los tesoros de la América española.
Página 58 - V, en que la tocó una principalisima parte de la revolucion que en todo el imperio romano, ya decadente, causaron las irrupciones de los bárbaros del Norte. Murió Teodosio I en el año 395 de Cristo, y sus dos hijos Arcadio y Honorio se repartieron sus dominios, tomando el primero los de Oriente, y el segundo los de Occidente; pero tuvieron la desgracia de que su padre les dejase encomendados á dos tutores ambiciosos , cuya infidelidad sacrificó á sus propios intereses los de sus soberanos...
Página 264 - ... asistiendo amortajado á un oficio de difuntos y permaneciendo encerrado en un féretro durante veinticuatro horas. Todas estas exaltaciones de su enfermo cerebro le ocasionaron una fiebre, de cuyas consecuencias murió el 21 de setiembre de 1558.
Página 2 - ... de 13,700,000 habitantes. España que en el dia* va á buscar el oro y la plata por entre mil peligros á los extremos del globo, poseyó en otro tiempo ricas minas de uno y otro metal, y actualmente conserva algunas bien copiosas de azogue,* hierro, estaño, plomo, y de toda especie de semimetales. Su rico suelo produce excelente trigo...
Página 181 - ... vasallos mismos, pudiera salir bien de una empresa superior aun á la constancia, á la politica y fino talento de un Don Alvaro de Luna ? Empeñado en este objeto se hallaba sin embargo cuando le acometieron unas cuartanas dobles y tenaces, que le condujeron al sepulcro en 21 de julio de 1454, á los cuarenta y nueve años de edad, cuarenta y siete de reinado, y trece meses de la muerte de su favorito. Dejó dos hijos de su segundo matrimonio : la muerte prematura del primero, llamado Don Alonso,...
Página 312 - ... hechiceros, y el rey se vió precisado á condescender, perdiendo por este medio la casa de Austria unos agentes tan poderosos. Entónces redoblaron sus esfuerzos los de la de Borbon ; y el monarca, agitado entre tanta diversidad de pareceres, resolvió consultar tan grave negocio con el pontifice Inocencio XII, y con una junta de ministros sabios y rectos, cuyo último dictámen, á pesar de algunos que le contradecian, fué que el derecho á la sucesion de España pertenecia á Felipe, duque...

Información bibliográfica