211 Cosas que una chica lista debe saber

Portada
Penguin Random House Grupo Editorial España, 21 ene. 2011

El manual imprescindible, con trucos de la escuela de la vida, para chicas y mujeres de espíritu joven.

Consejos para el día a día:
Cómo bailar con un hombre más bajo que tú
Cómo bajarte del coche sin enseñar las bragas
Cómo cambiar una rueda sin romperte una sola uña

Si has llegado a la edad adulta sin saber cómo se pierden tres kilos en seis horas, cómo puedes estrangular a un hombre con tus muslos o cómo prever a la manera de tu abuela el tiempo que va a hacer, este es tu libro.

Sus lecciones fáciles de seguir y sus consejos impagables harán las delicias de todas las mujeres entre los 9 y los 99 años. Este libro no te subirá la moral, ni te hará oler mejor, pero te tendrá entretenida e informada.

Si quieres presumir entre clase y clase, entre plato y plato, o entre copa y copa, con los mejores trucos que te puede enseñar la escuela de la vida, no dudes en hacerte con este ejemplar de 211 cosas que una chica lista debe saber.

 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

muy bueno

Índice

Sección 1
Sección 2
Sección 3
Sección 4
Sección 5
Sección 6
Sección 7
Sección 8
Sección 16
Sección 17
Sección 18
Sección 19
Sección 20
Sección 21
Sección 22
Sección 23

Sección 9
Sección 10
Sección 11
Sección 12
Sección 13
Sección 14
Sección 15
Sección 24
Sección 25
Sección 26
Sección 27
Sección 28
Sección 29
Sección 30

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Sobre el autor (2011)

Bunty Cutler no nació en la India, donde su padre no fue miembro del Servicio Diplomático. De pequeña, no sufrió ningún horrible maltrato a manos de crueles monjas ni tampoco se educó en una escuela de élite donde descolló como alumna del año. No le concedieron ninguna beca para estudiar en Cambridge, donde nunca se hizo historiadora, ni vivió luego en París, donde no fue descubierta por un famoso director de cine. Después de no regresar a Inglaterra, no ocupó ningún cargo influyente en la BBC antes de que no la nombraran directora de un respetado periódico. Bunty no está casada ni tiene dos hijos, no vive en un edificio victoriano de Sussex y tampoco tiene segundas residencias en Cape Cod, Manhattan o Niza, donde no ha escrito dos famosas novelas posmodernistas. Su muy esperada autobiografia no va a publicarse en breve. En 2006, no le fue otorgado ningún título nobiliario en reconocimiento a su popularidad.

Información bibliográfica