Teatro escogido de D. Pedro Calderón de la Barca, Volumen 1

Portada
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página xxvi - ... aquí la más principal hazaña es obedecer, y el modo como ha de ser, es ni pedir ni rehusar; aquí, en fin, la cortesía, el buen trato, la verdad, la fineza, la lealtad, el honor, la bizarría, el crédito, la opinión, la constancia, la paciencia, la humildad y la obediencia, fama, honor y vida son caudal de pobres soldados, que en buena o mala fortuna, la milicia no es más que una religión de hombres honrados.
Página xlii - o es malo o es bueno; si es bueno no me obste y si es malo no se me mande".
Página xxxv - MANUEL Que ingenio y arte hay para entrar y salir, para cerrar, para abrir, y que el cuarto tiene parte por dónde. Y en duda tal, el juicio podré perder; pero no, Cosme, creer cosa sobrenatural. COSME ¿No hay duendes? DON MANUEL Nadie los vio.
Página lxxvii - ... y, cuando he de escribir una comedia, encierro los preceptos con seis llaves; saco a Terencio y Plauto de mi estudio, para que no me den voces, que suele dar gritos la verdad en libros mudos, y escribo por el arte que inventaron los que el vulgar aplauso pretendieron, porque, como las paga el vulgo, es justo hablarle en necio para darle gusto.
Página 166 - El monte, arrojó de sí, Embrion de su pereza, Una fiera en forma de hombre, Un hombre en forma de fiera. Vivo, caduco esqueleto, El espectáculo era De animada anatomía, Sobre cuya piel grosera, Barba y cabello llegaban Desmelenados á crenchas; Llena de arrugas la faz (Que el tiempo en la humana tierra, Mal labrador, dejar suele A medio arar la tarea De los sulcos de la vida , Pues los abre y no los siembra); Del desplomado edificio Dudoso puntal la seca Mano, al revés de otros troncos Trataba...
Página 151 - Fueron mi primera cuna (Ya lo dije), sin que, en ellas, Tuviese mas padres que Las víboras que en sí engendran. Leche de lobas, infante, Me alimentó allí en mi tierna Edad, y en mi edad adulta El veneno de sus yerbas : En cuya bruta crianza Dudó la naturaleza Si era fiera ó si era hombre, Y resolvió . al ver que era Hombre y fiera, que creciese Para rey de hombres y fieras. Y...
Página 86 - Mas ya mi desdicha entiendo; desta suerte me negáis la entrada vuestra; pues creo que, cuando quiero subir arrepentida, no puedo. Pues si ya me habéis negado vuestra clemencia, mis hechos de mujer desesperada darán asombros al cielo, darán espantos al mundo, admiración a los tiempos, horror al mismo pecado, y terror al mismo infierno.
Página 114 - Árbol, donde el cielo quiso dar el fruto verdadero contra el bocado primero, flor del nuevo paraíso, arco de luz, cuyo aviso en piélago más profundo la paz publicó del mundo, planta hermosa, fértil vid, arpa del nuevo David, tabla del Moisés segundo: pecador soy, tus favores pido por justicia yo; pues Dios en ti padeció sólo por los pecadores.
Página 209 - ¡Quién vio Que para reinar no quiera Ser hijo de mi valor Uno,' y que quieran del tuyo Serlo para morir, dos? Y pues de tanto secreto...
Página xxv - Ese ejército que ves Vago al hielo y al calor, La República mejor Y más política es Del mundo, en que nadie espere Que ser preferido pueda Por la nobleza que hereda, Sino por la que él adquiere: Porque aquí a la sangre excede El lugar que uno se hace, Y sin mirar cómo nace Se mira cómo procede.