Afecto y morada

Portada
Encuentro, 17 mar. 2004 - 480 páginas
Uno que se decide a fundar una familia, la construye sobre su propia capacidad afectiva y la del otro. Pero el mundo descarta nuestra capacidad afectiva, que es lo más frágil que hay en nosotros, y tiende a reducirla a instintividad. Y, así, las familias no se construyen para desarrollar la capacidad afectiva, sino por motivos bien distintos: para sacar provecho, por el dinero, porque apetece. Pero, aun cuando nos tomáramos en serio nuestra afectividad, llegados a un punto nos tropezamos con una incapacidad dramática: ¿qué podemos construir sobre nuestra afectividad que sea estable, seguro? ¿Qué cuentas se pueden hacer con la fidelidad o la lealtad? Pero sucede que el misterio de Dios ha venido entre nosotros, ha tomado nuestra fragilidad y no sólo no la ha descartado, sino que la ha librado de esa incapacidad suya última; la hace capaz de gratuidad y construye sobre ella una obra nueva, una humanidad nueva. Construye una amistad: una relación entre el hombre y la mujer, una casa, una morada, una sociedad y una época distintas.
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice

Nota para la lectura
5
Por qué se me da esta humanidad?
34
La implicación totalizadora
54
Primero está la belleza
75
La preferencia por Cristo
94
No es un pretexto
114
El corazón del problema
127
Según la armonía general
143
La distancia es estar dentro
260
Preferencia y signo
279
Un lugar
301
Para tu carrera en el mundo
315
El vínculo más fuerte
333
En el corazón de la apariencia
351
La raíz de la compañía
369
La lucha de Tersites
391

La afirmación amorosa
163
Para que se haga verdadero 1
185
Para que se haga verdadero 2
204
Situación de temporal
219
La adoración posible
241
La discreción
408
Otro mundo
425
Sobre nuestro frágil sí
441
Glosario
462
índice de referencias bíblicas
475

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 46 - Para la carta a los Hebreos, después del momento crítico de Jesús en su dolor, que terminó en la obediencia y en la entrega de la cruz, cambia el panorama: "y llevado a la consumación, se ha convertido para todos los que obedecen en autor de salvación eterna".

Información bibliográfica