Imágenes de página
PDF

su enfermedad, son precisamente los que no pueden, de hecho, someterse á la prescripcion, “Es en vano (dice Duhamel) que se dén reglas para despertar la atencion, si el sugeto es atronado, inconstante, presuntuoso; toda aplicacion del entendimiento, por otra parte, es un acto de voluntad, y la voluntad no puede ser forzada.” (1) En suma, tememos mucho que d' Alambert tuviese razon: las matemáticas pueden malear el entendimiento; pero jamás guiarlo. Sin embargo, aunque de una utilidad tan débil y aun tan dudosa, las matemáticas como gimnástica de la inteligencia no son indignas de atencion, en razon de que suministran al metafísico y al sicologista algunos materiales interesantes. Las nociones, el método y la marcha de estas ciencias son curiosas en sí mismas, y sobre todo en su contraste con las de la filosofía. Así pues, aunque la inscripcion de la escuela de Platon no sea sino una ficcion moderna, queremos admitirla como verdadera, y aun creemos decididamente que las matemáticas debieran cultivarse hasta cierto grado, por todo el que se dedique al estudio de la alta filosofía. Pero, por otra parte, somos de la opinion de Sócrates que desaprobaba el estudio de la geometría (y lo mismo dice de la astronomía) llevada hasta sus mas dificiles problemas.” Porque, aunque no le era estraña la ciencia (habiéndola estudiado bajo el célebre geómetra Teodoro de Cirene)” no veia qué utilidad pudiese tener, puesto que por su naturaleza consumia la vida entera del hombre, y le desviaba r consiguiente de otros muchos conocimientos importantes.” (2) Necesitamos terminar de golpe esta discusion, porque hemos escedido ya en mucho los límites que nos habiamos impuesto. Nos quedan sin embargo algunas observaciones que presentarémos en pocas palabras, aunque necesitarian de mayor desarrollo. La universidad de Cambridge dando un estímulo tan esclusivo á los estudios matemáticos y físicos, y desanimando por lo mismo indirectamente los otros ramos de una educacion liberal, ha trastornado positivamente todos los principios de una buena policía académica. En efecto ¿qué motivos hay para que en una institucion como esta, deba favorecerse un estudio con preferencia á los otros? La primera y principal condicion de estímulo es que el estudio favorecido tienda á cultivar mayor número de las mas nobles facultades y á un grado mas elevado. ¡Pues bienl las observaciones que preceden han tenido por objeto probar que las matemáticas no alcanzan este resultado sino del modo mas incompleto y precario, miéntras que un estudio demasiado esclusivo tiende positivamente á paralizar y malear la inteligencia.

(1) De mente humana, l. I, c. 8.
(2) Xenoph. Memor., l. IV, c. 8, S3, 3.

-299La segunda condicion es que la ciencia protegida abrace en su esfera la mas numerosa porcion de la juventud de las escuelas; pues, puede probarse fácilmente que bajo esta relacioni las matemáticas tienen ménos derechos al estímulo que los demas ramos de instruccion. La tercera condicion es que sea mas generalmente útil para la direccion de los negocios, ó para la ocupacion cómoda en el resto de la vida. Respecto de los negocios, ningun estudio es mas útil para la generalidad de los hombres que el de las matemáticas. En cuanto al descanso y comodidad, á que, segun observa Aristóteles, debe proveer una educacion literal, este estudio es aun ménos ventajoso que para los negocios. Ninguno de los ramos de instruccion académica está ménos cultivado fuera de las escuelas, y la razon es simple, en primer lugar, para amar las matemáticas se necesita una organizacion y giro de entendimiento mucho mas especial que para los otros trabajos intelectuales. En segundo lugar, nunca se cultiva voluntariamente segun observa Platon, un estudio impuesto por fuerza en la escuela. En tercer lugar, para servirme de la espresion de Séneca. “Hay cosas que aprendidas una vez, se fijan en el entendimiento, otras que para ser sabidas no exigen solo que se les aprenda, porque su conocimiento se pierde cuando se cesa de aprendérseles, por ejemplo la geometría, &c. (1): Así la máxima: non scholae sed vitidaecendum, la ha tomado precisamente al reves la universidad de Cambridge. La cuarta condicion es que, prescindiendo de su propia importancia, sea una especie de pasaporte para los otros conocimientos. Bajo este punto de vista las matemáticas (puras y aplicadas) son una ciencia aparte; no conducen directamente á ninguno de los otros ramos de conocimientos, y si llevan indirectamente á alguno, su ventaja es muy débil, accidental y no indispensable. La quinta condicion es que el estudio estimulado, independientemente de su importancia absoluta y relativa, sea de tal naturaleza que no pueda cultivarse con tanta generalidad y de un modo tan completo como lo merece sin un estímulo esterior. Las matemáticas necesitan por su propia naturaleza de este estímulo: ¿pero lo merecen? No podemos concluir sin espresar nuestro mas sincero respeto en favor de la venerable escuela de la que hemos tratado de señalar un abuso moderno en este artículo. A pesar de sus defectos, se encuentra hoy en el espíritu de esta institucion, una fuerza suficiente para levantarla en cada facultad, y en cada ramo del saber al mas alto rango entre las universidades europeas, si todos sus poderosos recursos estuviesen tan bien

(1) De benefic., l. III, c. 5,

dirigidos como lo estáa ya algunos. Varios puntos de la reforma son dificiles y deben venir de fuera; otros son, en comparacion fáciles, y se puede en rigor esperar que se verificarán interiormente. Entre estos, la primera y mas importante mejora seria establecer tres clases coordinadas é independientes de honores, de las que la una comprendiese los diferentes ramos de la filosofía propiamente dicha, antigua y moderna; el otro, las ciencias físicas y matemáticas; y el tercero Ias numerosas divisiones de los estudios clásicos, la filología, la historia, &c. No podemos añadir una sola palabra para justificar la conveniencia y esponer los pormenores de este proyecto; pero á propósito de la institucion del concurso filosófico, se nos ocurre y no podemos dejar de citar, como particularmente aplicable á la circunstancia, el noble testimonio dado á la influencia de los estudios metafísicos y morales sobre la perfeccion del entendimiento, por un pensador de los mas penetrantes, el mas antiguo de los Escaligeros: “Harum indagatio subtilitatum, etsi non est utilis ad machinas farinarias conficiendas, eruit tamen animum inscitiae rubigine, acuitque ad alia. Eo denique splendore afici, ut praeluceat sibi ad nanciscendum primi opificis similitudinem. Qui ut omnia plene et perfecte est, et practer, et supra omnia; ita eos qui scientiarum studiosi sunt, suos esse voluit, ipsorumque intellectum rerum dominum constituit” (1) F. R.

(1) De subtilitate, exerc. CCCCVII, s.

[ocr errors][merged small][ocr errors][merged small]

ARTICULO SEGUNDO.
Parte interna ó íntima estructura de los caminos.

Sin duda he llegado ya al punto mas interesante de esta Memoria; y por largo y prolijo que parezca, yo no puedo ménos de esponer los diversos métodos que se han propuesto para la construccion de caminos. No me lleva, como pudiera pensarse, el ridículo empeño de ostentar una vana erudicion: impéleme sí, la urgente necesidad de manifestar los escollos en que cayeron nuestros predecesores y contemporáneos, y en que, á no conocerlos, tambien nosotros pudiéramos hoy caer. (*)

(*) Si levantamos nuestra consideracion hasta las épocas remotas de la antigüedad, y buscamos en ella modelos que imitar, el viejo mundo nos los presenta en los restos venerables de la soberbia Roma; y el nuevo en el opulento imperio de los Incas. La igualdad y solidez, la anchura y rectitud, la comodidad y magnificencia que ostentaban los caminos romanos desde el centro hasta las estremidades del imperio, son superiores á cuantas descripciones pudiera yo hacer. Hablando de ellos Menestrier, dice que en algunos lugares ha encontrado muchas y grandes masas, compuestas de cal y pedernales del tamaño de un huevo, formando hasta la profundidad de diez y doce pies, un sólido tan duro y compacto como el mármol; y que despues de resistir á las injurias del tiempo por espacio de diez y seis siglos, apénas pueden romperse al golpe del martillo ó de otros instrumento . De los caminos del Perú, dicen los Sres. D. Jorge Juan y D. Antonio Ulloa, que, “todos fueron fabricados por los indios gentiles con gran proligidad, la mayor parte de los cuales han sido arruinados por el descuido de los nuevos habitantes. ¿En qué reino, aun de os mas celebrados se han visto caminos de mas de cuatrocientas leguas de largo de un piso sólido, de una misma anchura, y continuamente guardados sus costados con murallas ó paredes de suficiente grueso y ancho, sinosen el Perú! Los vestigios publican todavía la grandiosidad de esa obra.”... Pero ignorados hoy dia los métodos que siguieron los peruanos en la construccion de sus caminos, y sin recursos nosotros para imitar los de los romanos, seria ridículo que yo viniese ahora á proponerlos como modelos. Quédense pues en la clase de aquellos monumentos que al paso que escitan la admiracion, humillan el orgullo de las naciones modernas.

--- -

En toda construccion de caminos se deben distinguir dos sino una que consiste en la reparacion del terreno que a de servir de base; y otra en la formacion del camino propiamente dicho, ó sea en la colocacion de los materiales. Lo primero paes que recomienda Beatson inventor del método que voy á esponer, es que el terreno se prepare con los mismos materiales que se encuentren en él, y equivocadamente cree, segun verémos despues, que cuanto mas se acerquen á la calidad de la arcilla, tanto mejores son. Al terreno no se dará la figura convexa de costumbre, sino la angular, cuya cresta, formada por la reunion de los vértices, quedará en el centro, siendo la inclinacion lateral de casi una pulgada en cada pié. A los costados tambien se abrirán canales pequeños para que sirvan de desaguaderos. Preparado así el terreno, se asentará con un rodillo de madera que atraviese todo el camino, y tirado por caballos; pero como si fuese macizo, no podria manejarse fácilmente, se ahuecará y llenará de piedras, las cuales se podrán sacar é introducir cada vez que fuere necesario. Despues de aplanado y endurecido, se le echará una capa de arena, ó de cascajo menudo, ó de otro cuerpo poroso á fin de que el agua pueda penetrarlos. Esta capa se estenderá á nivel por toda la anchura del camino, y se le echarán encima seis ó siete pulgadas de buen cascajo ó de pedazos de piedra muy pequeños. Cuando se usare de estos, se los cubrirá de arena ó cascajo muy fino para llenar las cavidades; y por último, se asentarán todos estos materiales con un rodillo de hierro que atraviese todo el camino. Beatson confiesa que este método nunca se ha aplicado; y aunque hace algunos años que hizo esta confesion, yo ni he leido, ni ménos oido decir que se haya puesto en práctica; y afortunadamente que no, porque no es dable, segun se verá despues, que se pueda concebir un sistema mas contrario á la sólida construccion de los caminos. Si el terreno es arenoso, se emparejará su superficie, rellenando las cavidades que tenga; se asentará con el cilindro de madera: se echarán despues los materiales con que se ha de hacer el camino; y se procederá en todo lo demas del modo que acaba de esponer en el párrafo anterior. Mas si el suelo es un arenal profundo, se trazará la anchura del camino, y se abrirá á lo largo de su centro un foso de diez y ocho ó mas pulgadas de profundidad, y casi de la misma latitud. Este foso se llenará de turba ó de otras sustancias sólidas; pero á cada diez ó quince varas se le harán unos canales laterales para que el agua derrame por ellos. Hecho esto, ya cree su autor que los materiales no se esparcirán, cuya causa es la que principalmente contribuye á la pronta descomposicion de los caminos construidos en arenales. A veces exige la for

« AnteriorContinuar »